Seguidores

lunes, 15 de abril de 2013

Sin rencor

Repito con frecuencia -quizá algún lector lo recuerde- que para ser feliz hay que tener buena salud y mala memoria. Algunos abandonan el pasado. Deciden que da igual si ayer fueron ricos o pobres, instruídos o ignorantes, orgullosos o sencillos, amorosos o de corazón frío. Estos hombres y mujeres caminan con el paso ágil de la juventud. Han aprendido a vivir sin rencor en un mundo sin memoria.

25 comentarios:

  1. Mala memoria Pitt?, me encantaría tener memoria selectiva, coincido contigo, sin rencor.

    Besos Pitt

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!! sin rencores es como se vive más feliz, ¿la memoria? pues que me parece estupendo tener mala memoria, porque para perdonar hay que olvidar.
    Pura filosofía, eres genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo ves así, nada tengo que añadir.
      Besazo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El rencor,las rencillas,el resquemor nos hacen anclarnos en el pasado,y lo peor es que todo esto se retroalimenta y crece,sufrimos y nuestra "salud mental",se deteriora.¿Qué sentido tiene el rencor?.
    Gracias y saludos,Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es por uno mismo. Más feliz sin según que recuerdos.
      Gracias a tí.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Con lo recorres por ahí no creo que tengas tiempo ni de aburrirte ni de recordar lo que no desees.
      Besos.

      Eliminar
  6. Eso quiero yo, tener mala memoria para el pasado y ocuparme del día a día. Estoy en ello también, como Tracy. Lo malo es que, por ahora, me invento los recuerdos sin darme cuenta, a mi total conveniencia. Eso sí, me distraigo mogollón yo sola :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, además de distraerte sola que es una buena elección, distráete también con otros, por lo menos conoces gente.
      :)

      Eliminar
  7. Es verdad, cuando aprendes a ser feliz pareces mucho más joven. Incluso a veces la gente piensa que te ríes de la vida... Hay que pensar menos y divertirse más. Por cierto, con las fotos tan bonitas que siempre pones... Hoy he echado de menos una de tus imágenes ;) Otro día será...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libera y la libertad es salud, juventud y dicha. Si te gustan mis fotos pondré alguna, tampoco quiero aburrir, hay coss mejores para ver, casi todas. Pero, muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  8. Justo acabo de leer estos versos sobre la vejez:
    "Te asombra la dulzura del declive,
    la paz del cuerpo,
    la ausencia de rencor en la memoria"

    Seguramente, porque con la edad se aprende precisamente a eso, a olvidar lo negativo y quedarse con lo que realmente importa.

    Me ha gustado tu entrada de hoy, Pitt.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si acaso lo aprenderas con la edad porque a las jovencitas como tú les corresponde vivir para poder olvidar.
      Gracias por el cumplido, me encanta cuando algo te gusta.
      Besos.

      Eliminar
  9. Memoria selectiva, una forma de ser feliz. El rencor es dañino.
    Hoy has dejado una buena entrada.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario que es muy halagador viniendo de tu persona, una mujer con criterio.
      Saltos, brinco y lo que sea menester.

      Eliminar
  10. Quizás sea mi formación como historiador, pero disiento en parte: creo que la carencia de rencor no debe implicar falta de memoria; aprender de aciertos y errores. Con el olvido corremos el riesgo de perder no sólo lo desagradable, también puede irse lo bello.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bello es escaso, y lo bello también es cotidiano. Admiro la historia y a los historiadores, tan importantes que son a los primeros que tratan de quitar del medio cuando alguien quiere usurpar el poder que no le reconocen los hechos pasados, ni los presentes. La reflexión, como muchas otras, tienden a la exageración, a poner la verdad en la cuerda floja: para ver si aguanta.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Bueno, es cierto que se puede recordar algo y perdonarlo. No es lo mismo recordar que rememorar. Si recuerdas pero no sientes la ira ante ese mal recuerdo ya puedes estar tranquilo. Aunque es cierto que si no recuerdas nada de nada te preocuparás menos por el futuro. En fin, la felicidad parece que no la elegimos como no elegimos tener memoria. Ella nos señala a nosotros si le apetece. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ensalzo la falta de memoria porque yo mismo no tengo memoria, en detrimento de mi persona por supuesto, pero todos tenemos tendencia a consolarnos sobre todo pensando en que poco vale lo que no tenemos. Llámalo soberbia.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Coincido con Pelayo en que vivir sin rencor no debe implicar amnesia. Es preferible recordar sin ira y sin dolor lo que puede habernos dañado, puede ser que cuando ya sea así, se recuerde muy ocasionalmente. Recordar con resentimiento nos daña, pudiendo dañar incluso nuestra salud. Es mejor confiar en que "Dios hace concurrir todas las cosas para el bien de los que le aman" (Romanos 8,28), de modo que hasta lo que nos ha sido amargo, puede ocasionar un bien mayor.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía Quintiliano (Hispanorromano, 35 d.C.-95 d.C): El que miente necesita tener buena memoria.

      Un cariñoso saludo.

      P.D.: Querida Eugenia Cristina, como me consta que lees otros autores no hace falta que cites siempre al mismo. No es por nada, no creas que ando muy lejos del monoteísmo, sólo creo en un dios menos.

      Eliminar
  13. Estoy contigo, solo el que olvida podrá ser feliz. Además, a veces el tiempo juega a nuestro favor y las cosas se solucionan solas, sobretodo esas que rebosan carga emotiva. Pasado un tiempo, las vemos en frío y no son para tanto.
    ¿Para qué recordar aquello que no merece la pena? Quedarse con lo bueno es mucho más práctico. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era también un poco de sátira sobre la conveniencia del perdón, del olvido y esas cosas, queriendo significar que, si eso ocurre y vivimos felices por ello también hay que pagar un precio. Es difícil, como alguien ha apuntado, tener memoria selectiva o, como dice S., que la memoria no elija por sí misma que recordar, pero una cosa es segura: el que sufre, no olvida.
      Lo siento. Besazo, guapa.

      Eliminar