Seguidores

jueves, 2 de mayo de 2013

El favor



En Berlín, después de la Segunda Guerra Mundial, el dinero escaseaba, los suministros eran pocos, y parecía que todo el mundo padecía hambre. Para ese entonces, la gente contaba la historia sobre una joven mujer que vio a un hombre ciego siguiendo su propio camino a través de una multitud. Los dos comenzaron a hablar. El hombre le pidió un favor: ¿Podía ella entregar una carta a la dirección que marcaba el sobre? Bueno, eso quedaba camino a su hogar, así que acepto.
Empezó a alejarse para llevar el mensaje, cuando ella se volvio para ver si había cualquier otra cosa que el hombre ciego necesitara. Pero solo pudo ver correr al hombre a través de la multitud sin sus gafas oscuras ni su bastón color blanco. Fue directa a la policía, quienes hallaron la dirección del sobre, encontrando montones de carne humana a la venta.
¿Y que había dentro del sobre?
"Este es el último que te envío por hoy".

15 comentarios:

  1. Impactante microrelato Pitt. Tejer una completa historia y conmocionar al lector con tan pocas palabras, no es fácil.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado con la boca abierta. Literal.

    ResponderEliminar
  3. Guau! Muy buena la historia. Lo bueno, si breve...

    ResponderEliminar
  4. Tremendo el relato, empiezas con ese tono amigable entre dos desconocidos...cuando ves al ciego correr ya te pones en alerta pero el final no lo esperaba y me ha sorprendido.
    Podría darse esa situación con el hambre y después de una guerra?
    puede, aunque nos de miedo solo de pensarlo.

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo. Escalofriante desenlace- Y verdaderamente inesperado. El terror tiene recursos excelentes. En este caso los tuyos.

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo, Pitt. Creí que era una historia verdadera hasta que he leído los comentarios, buff, me dejas con la respiración cortada. Eres una caja de sorpresas, cada vez más.
    Si tienes más, ya estás tardando en ponerlos, por favor.

    ResponderEliminar
  7. Impactante,demoledor y emocionante microrelato. Situación no de ficción,sino perfectamente plausible ante una situación de miseria y de tan terribles carencias como la que describes.
    Pienso que desgraciadamente ante situaciones de este tipo los limites no están establecidos.
    Gracias y saludos,Pitt.

    ResponderEliminar
  8. Qué buenoooooo!!! esos finales impactantes me encantan!! buenísimo, buenísimo, lo mejor que he leído hoy, porque en los últimos días he leído cosas muy buenas ufff unos poemas preciosos que ya te recomendaré.
    ;)

    ResponderEliminar
  9. Además este último envío era de carne bondadosa.

    ResponderEliminar
  10. Me paso el día leyendo y he tenido que esperar hasta por la tarde para leer algo muy bueno, un mini relato genial, con todos los parámetros ordenados de mas a superlativo.
    No salto que no se rompa la magia, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué horror...
    Una buena samaritana dirigida hacia el matadero,hacia su propia muerte a causa de su bondad.
    Si es que no se puede ser buena,ché!
    Muy buen relato,supongo que de ficción,pero que sabiendo lo que sabemos de la historia,tampoco sería descabellado que fuese real.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Un cuento estremecedor, Pitt. Había escuchado que nunca hay que matar al mensajero, pero comérselo ya es otra historia.¿por qué será que ya nada me extraña?

    ResponderEliminar
  13. La casualidad la salvó de una muerte segura.
    Y hay quien duda aún de que seamos animales.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  14. Ay! se me han revuelto las tripas...

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡UAUUUUUUU!!!
    Pitt relatador genial.
    Un micro que consigue poner el vello de punta.

    ResponderEliminar