Seguidores

miércoles, 8 de mayo de 2013

Hora de la muerte...



En cada página un cadáver.

Los médicos del siglo XVIII y XIX concibieron un variado abanico de métodos para verificar la muerte. A los pacientes se les cortaban las plantas de los pies con cuchillas de afeitar y se les clavaban alfileres bajo las uñas de los pies. Se les maltrataba el oído con fanfarrias de corneta, chillidos espantosos y ruidos excesivos. Un clérigo francés recomendaba meterles un hierro al rojo por el ano. Un médico francés inventó un juego de tenezas para pezones. Un anatomista del siglo XVIII alentaba a sus colegas a verter cera española hirviendo en la frente y llenarle la boca de orina tibia.

23 comentarios:

  1. Espero que todos estuvieran realmente muertos!!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos lo que era "padecer" la medicina de aquellos, y anteriores, tiempos. ¡Y nos quejamos de la seguridad social! Bueno ahora ya no nos quejamos, la echamos de menos.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Belén, esta no es una sección para mujeres delicadas como tú. Por eso he dedicido poner, antes del texto, la advertencia de: "En cada página, un cadáver".
      Besos.

      Eliminar
  3. Lo peor de morirte es lo que te hacían despues.
    Un abrazo que me voy rápido a cambiarme de siglo.

    ResponderEliminar
  4. Yo les diría al oído que la justicia en España es igual para todos. Si no sonríe al escucharlo está claro que está fiambre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Perdona no he entendido esa expresión: ¿justicia en España?

      Eliminar
  5. La verdad es que antiguamente más de uno se fue vivo al otro barrio y murió debajo de tierra,"que horror",ante semejantes torturas a más de uno le daría ganas de morirse de verdad.
    SALUD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de hecho alguno y alguna recomendaba a los sepultureros que pusieran el cadáver de su suegra hacia abajo, por si acaso.
      Salud.

      Eliminar
  6. Pues un masoca se lo pasaría pipa, ¿no? Se haría el muerto y todo.
    Buf, Pitt, leer esto después de cenar no es lo que yo diría aconsejable para tener dulces sueños.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Te digo lo que a la delicada Belén: este apartado no vale para personas tan sensibles.
    Que duermas bien a pesar de mi entrada, perdón, quiero decir de mi entrada bloquera, que me estoy liando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Que bárbaros, orina tibia?

    Saludos Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nos parece que nos tiempos no avanzan.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Más que verificar la hora de la muerte da la sensación de que querían rematarlos por si alguno se había escapado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a la gente pobre la utilizaban para todo tipo de experimentos médicos, aunque de sus prácticas posteriores no se escapaba nadie.

      Eliminar
  10. Aaagghh, esta claro que si no estaban muertos acababan deseando estarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Era una horrenda realiad, una barbaridad es esa fotito tuya del nick y las que pones en tu estilista blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¿Eso es verídico? o ¿es una PITTada?
    ¡no me lo puedo creer...

    ResponderEliminar