Seguidores

viernes, 19 de julio de 2013

El suicidio de... Ann Sexton



En cada página un cadáver.

La menor de las tres hijas de una familia burguesa nació el 9 de noviembre de 1928 en Newton, Massachusetts y pasó la mayor parte de su vida en diversos barrios ricos de Boston. Se habla de su poesía como "lírica confesional".
El 4 de octubre de 1974, la condición contradictoria del éxito social y la desgracia psíquica, ese juego incesante de la transformación la lleva, sin embargo, tras varios intentos fallidos, al suicidio. Bebe dos vodkas, toma un tercero en la mano y vestida con el abrigo de piel de su madre se encierra en el garaje. Sentada ante el volante de su Cougar rojo, pone en marcha el motor y enciende la radio.

16 comentarios:

  1. Lo de ser desgraciado es más cosa de factores internos que externos. Si el cerebro no te deja ser feliz puedes tratarlo con la psiquiatría o no hacer nada y acabar en suicidio. La pobre... en la fotografía da la sensación de que tenía un buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, en apariencia, tenía todo lo que desearía cualquier mortal, menos felicidad.

      Eliminar
  2. Siguiendo el comentario de S. Son las circunstancias de las personas, las que las conducen a los desequilibrios psíquicos, pero, es la fortaleza y a la madurez de estas, lo que las hace mantenerse con la cabeza bien amueblada.
    Que tengas buen finde, pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que hay grandes nombres de suicidas en la historia...

      Eliminar
  3. Si no era feliz todo lo demás le sobra. Opino que la felicidad depende de factores internos, ser desgraciado pues... también, según como te tomes las cosas. En cuanto a los desequilibrios psíquicos pues un poco de todo, circunstancias? puede, me inclino más por la genética. También tengo que decir que siento mucha curiosidad por saber qué se les pasa por la mente a las personas que suicidan, dicen que se arrepienten en el último momento, puede ser, tampoco se puede comprobar y el suicidio es un tema muy interesante, casi tanto como el asesinato (en serie más).
    Besos querido Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que se arrepientan, en general, de su decisión, al fin y al cabo es un acto de tremenda libertad.
      Ya sabes que esta sección tiene como objetivo complacerte, para ello fue creada, fuiste, por decirlo así, su musa creadora y a ti está dedicada.
      Besos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Tener todo lo necesario para ser feliz y no serlo... complicado cerebro y la sensación de llenarse de felicidad

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  5. Otro misterio para añadir a la lista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Quien sabe cual es la receta de la felicidad de cada uno ?
    Tenemos menús distintos , por supuesto que se puede tener lo que los demás creen que es TODO y ser tremendamente infeliz .
    Me gustaría leer algo de ella .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heroína de la ciénaga, la miseria, el dolor y la cloaca. También de una poema como "la caricia". Nadie sale indemne de su lectura. Digo en la entrada que se considera su lírica como "confesional". Es hacedora de versos con mayúsculas. Cualquier otro adjetivo sobra.

      Eliminar
  7. Triste pero muy cinematográfico su suicidio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No faltan en la historia suicidios para traer a estas páginas.

      Eliminar
  8. La felicidad es una variable, dependiendo de la persona.
    Yo, personalmente, prefiero vivir buscándola que morir sin conocerla. Igual anda cerca.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detalles es vitalista por naturaleza y, de esas personas, la felicidad siempre anda cerca.
      Un beso.

      Eliminar