Seguidores

domingo, 7 de julio de 2013

Suicidio santo

En cada página un cadáver.

No todos los suicidas son iguales. Tampoco a los ojos del Señor. Hace tiempo me contaron la historia de una sirvienta que se ahorcó por el amor a Dios. Se sentía sola sin su cura de siempre y la pequeña parroquia a la que pertenecía en su pueblo natal, y se colgó de la barandilla con una bufanda. Apenas había muerto, cuando se puso blanca como un lirio. Si hubiese sido un asesinato o un suicidio al uso, se habría puesto completamente negra. Le dieron cristiana sepultura y el cura dijo que nada más morir ya estaba con el Señor. De modo que no importa lo que haga uno si lo hace por amor a Dios.

12 comentarios:

  1. Si lo dijo el cura...con la Iglesia hemos topado.
    Pero en nombre de Dios y por amor a Dios se han cometido enormes atrocidades a lo largo de la Historia. Debo suponer que todas perdonadas y todos sus autores habitan al lado del mismo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Si es que cuando Dios está contigo siempre tienes razón, sin duda una gran ventaja.

    ResponderEliminar
  3. Como dice Detalles, tantas barbaridades se han cometido en nombre de Dios..... La religión es lo que tiene, y provoca !!! fanatismo !!!.
    En el caso que nos ocupa.... Esta buena mujer ¿ Se suicidó por el amor de Dios, o por el amor, o dependencia hacia el cura que se fue ?
    Saludos, y que tengas un buen comienzo de semana, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices, problemas de ignorancia y dependencia.
      Feliced dias.

      Eliminar
  4. Los curas para mí...¡lagarto, lagarto!

    ResponderEliminar
  5. Pues se estaría acostando con ella, porque según la iglesia si te suicidas no tienes derecho a enterrarte en un campo "santo". Pero bueno, como en todas partes hacen lo quieren y hay enchufes.
    Qué gilipollas la tía... ufff ...
    Interesante de todas formas, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, que los curas no piensan en eso.
      Besos.

      Eliminar
  6. Qué curiosa historia. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir. Aqui no aprenderas nada útil si acaso alguna curiosidad. Jajajajaja.

      Eliminar