Seguidores

lunes, 30 de septiembre de 2013

¿Qué pasa cuando estoy muerto?



En cada página un cadáver.

Pienso que después de la muerte no hay nada pero, lejos de tener ninguna certeza sobre asunto alguno, leo con interés lo que dice Pim van Lommel: "La respuesta que tiene que buscar la ciencia es a la pregunta ¿tiene realmente la conciencia una base biológica?¿existe la conciencia más allá de la muerte?".
Sólo hace cuarenta años que es posible reavivar a pacientes y por lo tanto analizar científicamente cuestiones así, cifradas desde siempre en creencias o experiencias extrañas. Pacientes clínicamente muertos, con parada cardiorrespiratoria y encefalograma plano, poseen una conciencia más amplia, lúcida y clara que la conciencia normal (es verdad que parece que sólo sucede en el 18% de los casos, sin que haya explicación científica para ello) sienten las vivencias extrañas de siempre: salida del propio cuerpo, túnel oscuro y al final luz, un entorno no terreno de colores fantásticos; encuentros con parientes; visión retrospectiva de la vida: todo lo que se ha hecho y pensado está ahí; experiencia de unidad con todo. En general domina un fuerte sentimiento de felicidad y alegría (unido en ocasiones a instantes de miedo, que también significan conciencia) precisamente por el sentimiento y la consciencia de que están muertos. Estar muerto no es estar muerto sino otra forma de vida, cuentan. Y cuenta que el cuerpo no puede estar sin mí pero yo sí puedo estar sin mi cuerpo, que se es consciente sin cuerpo. Finalmente, sienten una gran decepción por volver. La consciencia de que vuelven es algo horrible, dicen. Ya nunca más tendrán miedo a la muerte.
Vaya usted a saber si no significaba eso la última frase que pronuncio Goethe antes de morir: "Luz, más luz", o si pedía más luz al ver que todo se iba apagando...

28 comentarios:

  1. Se está estudiando en ratones lo que les ocurre a sus neuronas cuando mueren. Estas se iluminan y trabajan más de lo necesario justo en el momento en que están muriendo. El cerebro lucha hasta el final por no irse. La ciencia pronto tendrá algún motivo para desilusionar frente a esa creencia de que hay vida más allá de esta. Yo me quedo en el agnosticismo. Tan pedante negar como afirmar. Me encantaría que fuera como en los testimonios que cuentas pero no quiero confundir mis deseos con la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para variar, seguimos en la misma línea de pensamiento, jajajajaja. Quería traer esta "curiosidad" porque siempre es atractivo el juego de la supuesta verdad y el misterio, además da mucho juego exponer estos asuntos en una tertulia, jajajajaja.

      Eliminar
  2. Es algo que jamás sabremos, todo se basa en las creencias de cada uno.
    Yo al igual que tú creo que no hay nada, pero recuerdo que mi padre siempre decía : debe ser lindo porque nadie volvió jaja.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso es independiente el hecho de la existencia del más allá con las creencias religiosas... Me ha gustado lo que tu padre decía, jajajajaja, desde luego es un tipo inteligente y con sentido del humor.
      Cariños.

      Eliminar
  3. Estoy con S. Lo sé es la posición más cómoda, pero soy incapaz de afirmar o negar nada, es más, me sorprende tanto la fé que te lleva a creer en lo que no puedes ver ni demostrar, como la seguridad con que los ateos niegan la existencia otra vida. Que suerte! ya me gustaría a mi estar segura de algo en esta vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comienza así la entrada:
      "Pienso que después de la muerte no hay nada pero, lejos de tener ninguna certeza sobre asunto alguno, leo con interés..."
      ¿Te parece que estoy seguro de nada? Perdona si no me he explicado.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Nooooo! No me estaba refiriendo a ti jaja. Estaba hablando en modo divague sin referirme a nadie en particular jaja, pensando en voz alta. Disculpa, tengo la puñetera costumbre de utilizar la 2ª persona de una forma un tanto extraña. A ti te he entendido perfectamente, soy yo la que no me he sabido explicar.

      Eliminar
    3. Ahora te hemos entendido (por emplear el "nos papal") Jajajajajaja.

      Eliminar
    4. Jajaja, venga! nos vamos al plural mayestático: Nos llena de orgullo y satisfacción haber podido desfacer el entuerto.
      No es la primera vez que me ocurre, con lo que claramente el problema es mío. Con Ohma todavía nos reímos porque al principio de conocernos en un comentario que le hice y con una confusión igual que ésta, me mandó directamente a la porra.

      Eliminar
  4. Como comprenderás me importa un pimiento, jejeje
    Muerto el burro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que nunca has tenido ninguna duda, y si...

      Eliminar
  5. Nadie ha vuelto, como nadie vuelve de la acera de enfrente.
    Voy a buscar en Google a ver que dice pero en la segunda o tercera página de resultados.
    También espero poder volver a comentar en este blog después de mis humoradas, pero la vida en serio se parece a la muerte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, como digo tantas veces: que en mi epitafio ponga, ¡murió vivo!
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Yo vi un documental hace ya un tiempo que estudiaban el por qué de la luz al final del túnel, la sensación de bienestar, etc. Hicieron la prueba con gente que se montaba en una especie de aparato que daba vueltas y vueltas (pruebas que les hacen a los astronautas) y justo antes de perder la consciencia, sus neuronas soltaban una especie de "chispazo" que luego se interpretó como "la luz al final del túnel. También dedujeron que la sensación de bienestar era un trámite que hace nuestro organismo al despedir endorfinas para que el paso a la muerte no sea doloroso. Después de ver aquel documental, me quedé bastante chafada, claro...siempre te aferras a pensar que hay algo después, pero ya ves... Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario magnífico e ilustrador, es un tema que da para un gran debate filosófico. Un gran misterio y la única certeza del ser humano.
      Saludos y gracias por estar aquí.

      Eliminar
    2. Gracias a ti también por visitarme.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yo sí quiero creer que hay otra vida después de la muerte y no es por creencias religiosas ni chorradas de esas, es porque me da la gana, me niego a pensar que cuando me muera (y donen mi cuerpo a la ciencia porque no pago seguro de muertos de esos y no tendré dinero pa enterrarme) ya todo se termine, quiero creerlo, quiero pensar que veré esa luz, que iré al infierno donde se está continuamente de fiesta, del cielo paso, debe ser súper aburrido y quiero ver como me lloran los primeros días. Además me presentaré como espíritu de vez en cuando jajajaja. Es un tema tan tan interesante que me pasaría horas hablándolo, con vosotros desde luego...
    Besos querido Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste porque ya sabes que la sección de "en cada página, un cadáver" nació para complacerte, eres su musa.
      Besos, querida Maite.

      Eliminar
  8. La muerte...ese gran misterio de la vida.
    Quiero pensar que Goethe, debía pedir más de esa luz, consciente de que al fin veía la veía tras este túnel que es el vivir...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía Baltasar Gracián: "Los sabios mueren, más los tontos revientan".
      Ojala muramos... jajajajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Pues como cualquiera, no lo se... si está mejor estupendo, y si no hay nada como no me voy a enterar me da igual... total si esta vida que es la que estoy no la aprovecho al cien por cien para que quiero otra??
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opinas como García Lorca: "Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir".
      Besos.

      Eliminar
  10. Vivo, estoy segura, por tanto aprovecharé cada segundo de esta que me ha tocado vivir, con buenos y malos momentos, pero al máximo. Cuando muera, moriré con disgusto pensando que me quedaba mucho por hacer y ver en esta vida terrenal, ¿La otra ? Cuando la visite vuelvo y os cuento. Pero creo que , conociendo a mis padres y conociendome ellos a mi, si existiera esa vida, ya me hubieran informado sobre qué equipaje lpreparar.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga detalles, últimamente estás muy vividora.
      Estupendo.
      Un besote.

      Eliminar
  11. Yo creo en la reencarnación, así que después de una vida otra y tiro porque me toca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuese por la muerte nunca habría poesía en la vida.

      Eliminar
  12. Es curiosa la etiqueta que le has dado a esta entrada. Algunos dicen que quizá la consciencia esté fuera de nuestro cuerpo y nuestro cerebro sea un simple " sintonizador". Si muero antes que tú intentaré poner un comentario en tu blog para explicarlo todo. Si me dejan claro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si seguiré con el blog después de muerto, lo único que espero es que nadie quede muerto (de aburrimiento) mientras lo escribo.
      Gracias por estar siempre por aquí.

      Eliminar