Seguidores

viernes, 4 de octubre de 2013

Anacreonte



Me reprochan los lectores que las últimas entradas son "de funeral" -de hecho hay una sección que se dedica a eso- y, entre otras sugerencias, a tomar unas copitas para alegrar el cuerpo y me ha recordado a Anacreonte, que olvidaba sus penas bebiendo vino y componiendo ditirambos que quitan las angustias del alma y los gestos amargos del rostro. Porque Anacreonte fue señor de la palabras, y con las palabras, poeta de la vida.
Echa un trago, lector, y repite con Anacreonte, en el silencio mojado de la lengua, estas palabras:

Cuando bebo el suave vino,
con un rapto placentero
a las nueve Musas canto
y con himnos las celebro.

Cuando bebo el suave vino,
los cuidados, los consejos,
alejándose de mí,
luego vuelan por el viento.

Cuando bebo el suave vino,
rociado con ungüentos
y abrazado a mi dama,
al amor canto en mis versos.

Cuando bebo el suave vino,
luego el alma desenvuelvo
como pez en ancho vaso,
y a los bailes me encomiendo.

Cuando bebo el suave vino,
mis desdichas sobrellevo:
bebe, huésped, bebe y vive
que si vivo es porque bebo.


27 comentarios:

  1. Está bueno eso de que si vivo es porque bebo, si fuera por eso yo estaría muerta. El vino ni lo huelo, y quien dice el vino... Nada que no me encomiendo a bailes ni le canto a las musas ni na de na. ¡qué triste!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se trata de una elección personal está muy bien, lo más bonito es la diferencia, la diversidad. Me parece que la bebida ayuda a socializar; mi madre defiende lo contrario.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Vamos mejorando hoy nos traes a un poeta de buen vivir.
    Lo celebro con saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de marcha al cuerpo, sobre todo ahora que se acercan las fiestas...
      A saltar y brincar como cabras locas.

      Eliminar
  3. Tampoco te pases, a ver si ahora no va a acertar con el teclado.
    Un buen vino, en buena compañía, no hace olvidar las penas, pero ayuda a sobrellevarlas.
    Por nosotros!! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo bebo poco, pero cuando bebo me convierto en otra persona, y esa persona si bebe mucho.
      ¡Por nosotros!
      Un beso.

      Eliminar
  4. Has cambiado de tercio y también en éste te desenvuelves pero que muy bien.
    Te mereces una vuelta al ruedo y salir porla puerta grande del ordenador.
    ¡Ole!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso me atrevería a decir que en este tercio me encuentro más cómodo. Tengo querencia -por emplear un símil taurino-.
      ¡Ole!

      Eliminar
    2. Oye, pues por probar que no quede... A partir de ahora le daré a los ditirambos para quitar las angustias del alma, jajaja...

      Besos, obediente Pitt.

      :P

      Eliminar
  5. He puesto el comentario donde no tenía que ser, joeeeeee... O_o

    Mil perdones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero tienes que beber, luego darle al ditirambo, esa es la secuencia.
      Ahora que estás en la Escuela de Idiomas (leo tu blog) te dejaré esta cancioncilla anónima:
      He that drinks well, does sleep well;
      He that sleeps well, doth think well;
      He that thinks well, doth do well;
      He that does well, must drink well.

      Besos

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Jajajajaja. Otros dicen que aunque intentan ahogar sus penas, éstas saben nadar.
      Lo de beber para olvidar es una coartada, la verdad es que algunos hombres somos como los vasos de cristal sonoro; para que produzca sus mejores sonidos deben estar mojados.

      Eliminar
  7. No soy yo mucho de beber pero reconozco que el puntillo es muy guay... y hace volar la imaginación, qu es uno de los mejores ejercicios.
    Besos, querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le he dicho a detalles en respuesta a su comentario (por si no lo has leído), yo también bebo poco, pero cuando bebo me convierto en otra persona, y esa bebe mucho.
      ¡Viva la fiesta!
      Besos.

      Eliminar
  8. Dicen que cuando uno bebe no se convierte en otra persona sino que aparece la verdadera persona que hay en su interior.
    A mi el vino me gusta. Recuerdo una vez que bebí la luna dentro de mi copa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece más literario lo segundo que lo primero así que me quedo con lo segundo.
      Decir dicen muchas cosas.
      :)

      Eliminar
  9. Je, casi mejor que yo no bebo... :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  10. jajaja venga va... un trago que no se diga!
    pero sin repetir los versos de Anacreonte, mejor con la pose de la foto :D

    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Con la pose de la foto! Vamos de cabeza.
      :D
      Besos.

      Eliminar
  11. Anacreonte y yo haríamos malas migas, porque si bien es verdad que beber desinhibe y te hace "vivir" distinto todo, también te produce muchos quebraderos de cabeza,ja,ja,ja
    Yo es que con dos copitas ya me río sin ton ni son y si bebo más, no sé ni cómo vivo,ja,ja,ja
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú misma. También puedes hacer alguna tontería sin beber, no te prives.
      Besos.

      Eliminar
  12. Será que bebo por una cuestión de fe, en Dioniso o Baco, para entendernos, porque a mí el vino me encanta y soy tan devota de Dioniso que a mí el vino me redime y no hay pena que se me resista con una simple copa... Será cuestión de fe lo que a mí me pasa.
    Por cierto, decía Bukowski que una vez dejó el vino y las mujeres y fueron los peores veinte minutos de su vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Bien, bien. Lo de Bukowski es buenísimo; no me extraña que lo cites porque tú misma eres un poco como su obra, unas veces realista y brutal, y otras, tierna y sentimental.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Si es un tinto del Priorato aún te lo acepto.
    El resto de vinos solo me van bien para combatir el insomnio.

    Besos Pitt

    ResponderEliminar