Seguidores

domingo, 27 de octubre de 2013

Ternura y desolación



Consultorio sentimental de Pitt el loco.

Mis queridos locos. Aprovechad la verdadera juventud, cuando el amor era descubrimiento, tanteo, celebración de lo inaugural; luego será madurez, pérdida de la inocencia, dolor y conciencia de muerte, espacio sagrado y maldito a la vez. La época en que la ternura y la desolación se combinan e interrelacionan.

(Foto: Pitt Tristán)

25 comentarios:

  1. No voy a decir que no estoy de acuerdo... porque lo estoy...
    Lo que no vamos a dejar es ausentarte, porque esta mezcla de ternura y desolación...
    Besos ;)

    ResponderEliminar
  2. Bonito texto, y aun mas bonito mensaje.
    Hay que saber disfrutar de quienes tenemos a nuestro alrededor, y cuando alguien nos deja apoyarnos en los demás.

    Gran blog.
    Saludos, Lola.

    ResponderEliminar
  3. ¿Has venido alicaído de tu descanso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos viajes culturales, ya sabes, y sus consiguientes resacas... jajajajajajaja

      Eliminar
  4. Mejor ya no digo tu nombre porque guarda palabras, miradas, momentos, que guarda muy dentro mi soledad y no puedo evitar ponerme a temblar, cuando digo tu nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy regreso junto a ti para bien o para mal, como el ave a su guarida que
      teniendo el alma herida se ha olvidado de volar.

      Eliminar
    2. Gracias amigo, no sabes como te lo agradezco. Un abrazo

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Agradezco la canción, que nadie piense mal. Me encanta Alejandro.

    ResponderEliminar
  7. Después de la segunda parte, se puede volver a vivir lo primero con mayor fuerza, porque se acaba. ojalá que para eso sirva perder la inocencia, para tener conciencia de que las oportunidades hay que tomarlas completas y gozar mayormente.
    Mi cariño, Pitt!

    ResponderEliminar
  8. En la juventud no se piensa en la madurez, en ésta, en cambio, no dejamos de pensar en lo que perdimos por no pensarla...
    Hace falta mucho, mucho tiempo para ser joven, dijo Picaso y el problema es que el tiempo no es dado a esperar.
    Una lástima, aún así, hay que tratar de conservar parte de las etapas de la vida en algún rinconcito interno, para sacarlas de paseo cuando merodee el desaliento ante lo inevitable.
    Hala, ya.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía somos jóvenes, disfrutemos ahora.
      Besos.

      Eliminar
  9. Me siento joven, pero soy consciente de que el tiempo pasa. Mi cuerpo aguanta y mi razón me dice: no te olvides que cada día, cada instante se convierte en pasado en un parpadeo.

    Bébete cada mirada captada como si fuera la última que tus ojos puedan mirar.

    Se sigo,
    Besos,

    ResponderEliminar
  10. Ah! Tu fotografía me gusta mucho. Da gusto encontrar fotógrafos y buenos escritores en un mismo ser.

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Muchas gracias, aunque me temo que ni soy buen fotógrafo ni buen escritor, quizá por eso debo agradecer más todavía el cumplido, bella Pat.
      Besos.

      Eliminar
  11. Y nos pasamos el resto de nuestra madurez tratando de encontrar ese amor tan loco, exaltado y que nos llenaba tanto por dentro como por fuera. Qué utopía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La memoria, esa ramera, otorga al pasado una belleza que conmueve.

      Eliminar
  12. Yo no he tenido esa juventud loca (o por lo menos no tan loca como debería), así que voy a disfrutar del amor más madura (cuando lo encuentre claro). Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mandarica, mientras tanto disfruta de ese otro tipo de amor... más carnal.
      Besos.

      Eliminar
  13. Vaya... llega tarde tu aviso. Pero mi yo del pasado te da las gracias de todas formas.
    Me gusta la fotografía :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, venga, que tu eres una jovencita.
      Gracias por lo de la foto.

      Eliminar
  14. Lo más triste, cuando pierdes la inocencia y la capacidad de confiar ciegamente, no sólo en la persona concreta que te haya traicionado, sino en el amor en general, en su grandeza, una pena perder esa sensación mágica.
    Besos

    ResponderEliminar