Seguidores

martes, 10 de diciembre de 2013

El sueño



En cada página, un cadáver.

El texto de hoy es un fragmento, el final, de este inquietante cuento de O. Henry:

Murray, el criminal acusado de asesinar brutalmente a su mujer –un homicidio provocado por la rabia de los celos–, al comienzo enfrenta la muerte con calma y, visto desde fuera, parece indiferente a su destino. Pero al acercarse a la silla eléctrica se le revuelven los sentimientos. Queda desconcertado, embobado y petrificado. Toda la escena de la muerte –los testigos, los espectadores, los preparativos de la ejecución– le parece irreal. Por su cerebro un pensamiento atraviesa como una llamarada: se ha cometido una equivocación terrible. ¿Por qué lo amarran a esa silla? ¿Qué ha hecho? ¿Qué crimen ha cometido? Mientras le ajustan las amarras tiene una visión. Sueña un sueño. Ve una casita de campo, brillante, llena de luz. Hay una enredadera en flor. Hay una mujer y un niño pequeño. Les habla y, claro, es su mujer, es su hijo. Está en su casa. Así es que, después de todo, hubo realmente una equivocación. Alguien cometió un terrible error. La acusación, el juicio, la sentencia de muerte, la silla eléctrica, todo eso es un sueño. Abraza a su mujer y besa a su hijo. Sí, la felicidad está aquí. Entonces, era un sueño. A la señal del guardia dan la corriente.
Murray había soñado el sueño equivocado.

27 comentarios:

  1. Un texto que refleja fielmente lo que puede ocurrir cuando se sueña el sueño equivocado. Por aquí diríamos cualquier semejanza con la realidad queda a cargo, en este caso, del lector.
    Muy bueno!!!
    Cariños….

    ResponderEliminar
  2. Las sillas eléctricas siempre me ponen el pelo de punta...y los sueños equivocados también. Interesante y triste desenlace para una historia que aún desconozco...voy a tener que ponerme al día :)
    Un fuertísimo abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También siento esa repulsión, instrumentos, como los sueños, misteriosos...
      Un fuerte abrazo y gracias por volver a pasar, te echaba de menos.

      Eliminar
  3. Las sillas eléctricas son tristes, como el entierro de las victimas de aquellos que nunca se sientan en ellas.
    Punto final y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sueños equivocados tenemos todos, lo difícil es el despertar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El noventa y nueve por ciento de los sueños no se realizan, esto contribuye a la buena marcha del mundo.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Siempre me he preguntado por qué esos cerdos que asesinan a sus mujeres porque las creen suyas y después se suicidan no se matan ellos primero. En este caso fue el sueño equivocado, o toda su vida fue un sueño equivocado... Pero si era real bien le vino que unas chispitas se lo llevasen al otro lado. Malas pulgas que tengo yo oiga... Un beso y gracias por tus felicitaciones tesoro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el autor va por ahí.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  6. Me parece un texto impresionante, por lo bien escrito que está y por lo que suscita en el lector de principio a fin.
    Te felicito por tu saber elegir siempre.

    ResponderEliminar
  7. Estos cuentitos me hacen tomar nota de lo bueno que puede ser lo breve. O me desesperan ante la imposibilidad de repetir esas maravillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, parece fácil ¿verdad?
      Yo disfruto de lo que leo ya que no puedo disfrutar de lo que escribo.

      Eliminar
  8. No me voy a poner demagogia , las equivocaciones se pagan.

    ResponderEliminar
  9. Y es que esos soñadores, cuando se trata de vivir su particular sueño como protagonistas, se aferran febrilmente a la posibilidad de despertar.
    Cosa que como en este caso creo entender, no dio opción a esos seres a los que besa cual Judas.
    Pues que se j...upssss
    Casi se me escapa una barbaridad, je,je,je
    Pero es que quedaba bien y todo, oyesss
    En fin, que lo mejor es no equivocarse de sueño, por si da la corriente...
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Uffffff impresionante Pitt!! un final desde luego espectacular para una historia, sin duda, que me encantaría leer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que me alegra que te guste alguna entrada, más de este contenido que nació para complacerte.
      Besos.

      Eliminar
  11. Algún día se descubrirá lo que son realmente los sueños. Supongo que, como casi siempre, esto sucederá cuando estemos preparados para escucharlo. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tenemos que estar preparados para algo creo que tardará en ocurrir, jajajajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Pitt, "Sí, la felicidad esta aquí". Me ha encantando el texto. Como siempre un gusto pasar por tu casa y leerte. Muchas gracias por compartir estas cosicas :)

    Un abrazo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tus bellas palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Interesante forma de plasmar el final. A veces no es tan importante la historia sino cómo la cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la literatura: el argumento son los personajes.

      Eliminar
  14. Podría ser que lo que vivimos sea solo un sueño, dentro de otro sueño...

    Podría ser que la realidad fuera el último despertar...

    ResponderEliminar