Seguidores

lunes, 30 de septiembre de 2013

¿Qué pasa cuando estoy muerto?



En cada página un cadáver.

Pienso que después de la muerte no hay nada pero, lejos de tener ninguna certeza sobre asunto alguno, leo con interés lo que dice Pim van Lommel: "La respuesta que tiene que buscar la ciencia es a la pregunta ¿tiene realmente la conciencia una base biológica?¿existe la conciencia más allá de la muerte?".
Sólo hace cuarenta años que es posible reavivar a pacientes y por lo tanto analizar científicamente cuestiones así, cifradas desde siempre en creencias o experiencias extrañas. Pacientes clínicamente muertos, con parada cardiorrespiratoria y encefalograma plano, poseen una conciencia más amplia, lúcida y clara que la conciencia normal (es verdad que parece que sólo sucede en el 18% de los casos, sin que haya explicación científica para ello) sienten las vivencias extrañas de siempre: salida del propio cuerpo, túnel oscuro y al final luz, un entorno no terreno de colores fantásticos; encuentros con parientes; visión retrospectiva de la vida: todo lo que se ha hecho y pensado está ahí; experiencia de unidad con todo. En general domina un fuerte sentimiento de felicidad y alegría (unido en ocasiones a instantes de miedo, que también significan conciencia) precisamente por el sentimiento y la consciencia de que están muertos. Estar muerto no es estar muerto sino otra forma de vida, cuentan. Y cuenta que el cuerpo no puede estar sin mí pero yo sí puedo estar sin mi cuerpo, que se es consciente sin cuerpo. Finalmente, sienten una gran decepción por volver. La consciencia de que vuelven es algo horrible, dicen. Ya nunca más tendrán miedo a la muerte.
Vaya usted a saber si no significaba eso la última frase que pronuncio Goethe antes de morir: "Luz, más luz", o si pedía más luz al ver que todo se iba apagando...

domingo, 29 de septiembre de 2013

Los ecologistas, esos arrogantes optimistas

No hay duda de que la intervención del hombre es decisiva en el planeta y de que sería conveniente concebir formas de contaminar menos. Pero no está claro que sea necesaria la amenaza de la desaparición de la especie para plantear estos cambios y, tal vez, desde el punto de vista de la madurez intelectual de la humanidad, ni siquiera sea recomendable ese punto de vista apocalíptico. Como las ciencias naturales nos han mostrado consistentemente, si algún principio rige la naturaleza es el azar.
El hombre moderno está obligado a convivir con una conciencia que quizá no tuvieron los hombres de otras épocas: la de que nuestra existencia es tan solo un accidente; y asimismo está obligada a convivir con el consecuente temor que se desprende de esta conciencia: que nuestra desaparición puede ser igual de azarosa.
Parece que los ecologistas, que en eso son cabales herederos de la arrogancia antropológica del romanticismo, son unos optimistas irredentos; creen que de los hombres depende que la naturaleza sea el infierno o un bucólico jardín.

viernes, 27 de septiembre de 2013

El arte cotidiano

El escenario multicolor en el que se desarrolla la vida de los países occidentales está sometido a la ley de la ósmosis. Un ciudadano corriente de estos países no se da cuenta de que un pintor que está en una buhardilla o un autor de poemas incomprensibles o un músico despreciado son magos que dan forma a todo lo que él aprecia en la vida.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Lujuria



Consultorio sentimental de Pitt el loco.

Quizá la más tradicionalmente "pecaminosa" de las viciadas conductas sea la lujuria, y que ha perdido toda su vigencia como tal concepto negativo. Desde la revolución sexual -sea lo que fuere tal cosa- la búsqueda del placer erótico es un referente sociocultural más, sin una determinada connotación de índole necesariamente moral.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Regreso

Olvida los malos momentos, la falta de noticias, la pereza, levántate y regresa, para mirar la escarcha deslizándose por los cristales y a los pájaros picoteando el otoño en el zumo de las moras.

martes, 17 de septiembre de 2013

Pausa

Tomemos un respiro, unos días de asueto. Algo de naturaleza, de fotografía, paseos, música, letras y poesía.
Os dejo "al alba".



Hasta la vuelta, amigos.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Bienvenido



Ya se presiente el otoño, vuelo de pájaro herido al alba, esa luz encallada como un barco en los confines de la mirada.

(Foto: Pitt Tristán)

sábado, 14 de septiembre de 2013

Horas de soledad



A veces alimentamos, a precio de nuestra sangre, un salvaje oficio de miseria; rincones desolados para gozarlos solos, donde un fértil desamparo nos canta al oído una sed que no acaba.

(Foto: Pitt Tristán)

viernes, 13 de septiembre de 2013

Deseos incumplidos



Siempre hay un lugar para la soledad, siempre llega de nuevo la soledad y, muchas veces, con ella la melancolía de un deseo incumplido. Leo estos versos de Enrique Badosa:

Digo cristales rotos en las manos,
agua seca en la sed, frio en los ojos,
ceniza en la cintura y en la voz.
También digo la tierra de tiniebla
para ya no esperarte en mi deseo.

(Foto: Pitt Tristán)

jueves, 12 de septiembre de 2013

W.B. Yeats



Agradezco todos los comentarios a la anterior entrada, tanto los que aumentan el conocimiento del poeta con sus fragmentos como aquellos que hacen referencia a los busca-hadas...
Como apunta Marinel, y otros, efectivamente me refiero a W.B. Yeats que no es un gran poeta por su vena patriótica y folclórica potenciada por aquellos que han querido hacer de él un vate obsesionado por las hadas y elfos del terruño, sino aquel artífice y decidido experimentador de estrofas y de formas que consiguió que Irlanda no sólo fuera la patria idílica de muchos, sino también y, sobre todo, que llegara a ser algo mucho más difícil: un mito con todo su sistema de referencias dentro de la cultura occidental. Ese es el Yeats que Pound y Eliot admiraron.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

La vida pasa

... y pasaremos la vida, como Yeats, no ya soñando, sino persiguiendo con sumo ardor a las hadas, algunas de carne y hueso.

martes, 10 de septiembre de 2013

La biblioteca huérfana

En cada página, un cadáver.

Declaraba Rafael Reig: "Me hace llorar que las cosas (libros, fotografías, objetos) duren más que las personas".
La tremenda experiencia de pasear y mirar entre los libros de la biblioteca de alguien que ha muerto es un viaje a la melancolía más extrema. Ahí quedan huérfanos los volúmenes, a la espera de que sean otros quienes los posean, los lean, les añadan notas en los márgenes.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Elegancia vital



Existe un nivel marcado por la elegancia vital, que se expresa no sólo con el pensamiento sino, entre otras cosas, en la manera de expresarlo oralmente y por escrito.

(Foto: Pitt Tristán)

viernes, 6 de septiembre de 2013

La mujer como maestra del amor

Consultorio sentimental de Pitt el loco.

Decía Giacomo Casanova: "En asuntos del corazón la mujer es tan instintiva que con la simple inspiración de la pasión enseña más en un minuto que lo que un hombre puede aprender en toda una vida".

martes, 3 de septiembre de 2013

Lo que nos une



Leo este texto del cacereño Mario Lourtau: No dejéis que la barbarie y la ignorancia distancien los senderos que nos unen. Al cabo compartimos las sombras y el sigilo, el agua y las cenizas, la soledad y el miedo, un lenguaje común de viento y de tristeza.

(Foto: Pitt Tristán)