Seguidores

domingo, 31 de agosto de 2014

El olor de la manzana

La niña de cuatro años, a mitad de las vacaciones, dijo: "Esta manzana huele a traje de baño". La frase resume la condición de paraíso enrarecido en que suelen desembocar los días de descanso. No es lo mismo detenerse cuando uno no puede más que interrumpir la costumbre por mandato.
El calendario es un juego de la oca donde toca descansar a la fuerza.
Esa Ítaca variable donde el asueto se defiende y, una vez alcanzado, suele convertirse en el híbrido edén donde las manzanas huelen a traje de baño. Por contraste, la vida anterior adquiere peculiar relieve. Contemplados desde ese momentáneo jardín, los días hábiles brillan con una luz imposible de experimentar como presente. "La vida no se vive a sí misma", escribió Broch. Sólo desde fuera podemos apreciar su decurso. Para eso están la vacaciones, nuestra estancia en la luna.

16 comentarios:

  1. Has escrito todo un tratado filosófico en pocas palabras..
    Sí señor, para eso están hechas las vacaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja. Siempre es mejor el momento más adecuado.

      Eliminar
  2. ¡Oh sweet Pitt! Te sentaron de maravilla las vacas... que te remodelaron el espíritu.
    Besanises.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese espíritu cautivo en la realidad, jajajajaja.
      Besos.

      Eliminar
  3. El olor es la percepción y recuerdo que mas tiempo permanece en nosotros. Saltos y brincos filósofo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, filósofo, jajajaja. La magdalena de Proust.
      Saltos y brincos, jajajaja.

      Eliminar
  4. Volveré más tarde. Necesito media mañana de lunes para que la parte filosófica de mi cerebro despierte...

    Feliz semana!

    ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, por lo menos que tengas despierto el buen humor.
      Felices días.

      Eliminar
  5. Y a mí, que mi tiempo de vacaciones es el que me ponen y no el que quiero. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo más usual pero no lo más conveniente. Casi siempre pasa lo mismo.
      Besos.

      Eliminar
  6. Mis vacaciones de verano huelen a mar y mi traje de baño a šal. No rechazo esta manzana. Tengo suerte de poder disponer de ella en una u otra ëpoca. Me la como igual.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MIs vacaciones huelen a libertad, en realidad mi vida entera intento que huela a libertad. También tengo costumbre - y suerte- de disfrutar en cualquier época, bueno, en todas las épocas.
      Besos.

      Eliminar
  7. Entonces esas vacaciones, aunqeu sean forzadas, valen para algo... para apreciar lo que solemos despreciar por monotía... Para valorar lo perdido :) (como siempre)

    Broch tenía razón, quiza por no vivirse a si misma, tampoco somos capaces de valorar bien lo que tenemos...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí van los tiros Sakkarah, como tu perspicacia apunta. Nunca valoramos lo suficiente aquello que es coridiano.
      Muchos besos.

      Eliminar
  8. Vida más allá de la vida, realidad ficticia y tan precisa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre esas realidades ficticias y esas ilusiones ficticias anda el juego.

      Eliminar