Seguidores

sábado, 23 de agosto de 2014

Los sueños



Algunas cosas las vi, otras las descubrí y otras las soñé. Pero mis sueños son tan importantes como todo lo que adquirí furtivamente. Más importantes, porque son lo intuitivo en su estado más puro. Sin ellos, los hechos no son más que una especie de despojos, como cuentas sueltas de un collar. Los sueños son tan veraces y manifiestos como las verjas de hierro, que centellean negras con la lluvia. Más veraces, quizá. Son el esqueleto de toda realidad.

(Foto: Pitt Tristán)

6 comentarios:

  1. Esqueleto a partir del cual se construye esa realidad.
    Besos y no dejes de soñar

    P.D. Muy apropiado Dalí...Él si que tenía sueños quizá de grandeza- que lo fue - y supo manifestar esa realidad insconciente, muy creativa y desde luego, superior.

    ResponderEliminar
  2. Qué bello. Reivindiquemos los sueños.

    ResponderEliminar
  3. El equilibrio entre el esqueleto de la realidad y los sueños es lo ideal. (consejos doy que para mi no tengo ^_^) Yo prefiero soñar...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por verdad y belleza en su entrada, para ir en pos de los sueños.

    ResponderEliminar
  5. Sueños... siempre me ha parecido un tema hermoso. Pero más hermosas me parecen las personas que escriben sobre ellos.

    Un saludo. <3

    ResponderEliminar
  6. Es como dices...

    Hay que soñarlo para poder vivirlo...

    Muchos besos

    ResponderEliminar