Seguidores

jueves, 25 de septiembre de 2014

Conociendo a Pitt: desde la cuna

Nunca debí abandonar la cuna. En cuanto puse un pie en el suelo, empezaron a sacarme faltas, llevarme la contraria, darme lecciones. Les faltó tiempo para incorporarme al sistema escolar. Está claro que lo tenían todo preparado para hundirme.

39 comentarios:

  1. Sí, no tenian nada que hacer... Se aburrían y dijeron: vamos a hacer un Pitt para volverle loco. :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Joo pues vaya plan, yo por si acaso no pienso crecer más.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena elección, el niño conoce el corazón del hombre.
      Abrazote, Irma.

      Eliminar
  3. De unos barrotes a otros... la vida. ;)

    :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, por eso no hay que tomarse la vida muy en serio, de todas maneras no saldremos vivos de ésta.
      :*

      Eliminar
    2. Jajaja! Siempre consigues hacerme reír.
      Besos enfant terrible!

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. No se quien lo dijo: Durante los primeros doce meses de la vida de un hijo le enseñamos a andar y hablar, y durante los siguientes doce años le enseñamos a estar sentado y a callar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Triste inicio para la vida..... o triste vida la que iniciamos.
    Estoy pesimista, no me hagais mucho caso.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay.”
      José Saramago.
      Besos, (esto no es de Saramago)

      Eliminar
  6. jajjajaj... mis hormonaos con patas te aplaudirían... yo también!!

    ResponderEliminar
  7. En la cuna también te llevaban la contraria, solo que tú no te acuerdas. Biquiños!

    ResponderEliminar
  8. JAjajajajaj con lo a gusto que estabas en la cunita eh???? pero, hay que crecer, y aprender.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Yo también... crees que siendo bajita, ¿todavía entro? No me gusta la vida adulta, sobretodo desde hace un mes que me pasa de tooooo!! buaaah! Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy bajito, loco y bajito, es decir un loco bajito, creo que podemos entrar.
      ¿Qué te pasa, Soraya? No llores por eso. Como dije en otro comentario:
      Si vas a llorar, que sea de risa...
      Si vas a quejarte, que sea de placer.
      Besotes.

      Eliminar
  10. Lo tenían todo preparado para hundirte… pero no lo lograron. Mientras más grandes los obstáculos, más grande la victoria.
    Ganaste esa primera batalla Pitt (duela a quien le duela).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy tan seguro de no lo lograran, no sé, no sé.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Hola Pitt, siesque somos como Calimero, unos incomprendidos, con lo bien que estábamos en la cuna verdad?, cachissssss, yo estoy por volver a ella:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No te imagino a estas alturas con la pipa en la boca.

    Es mejor crecer, hombre, ¿no te acuerdas lo incómodo que era que te cogieran cada dos por tres pataspa'arriba?
    Y las veces que te tapaban la boca con "cualquier cosa"?

    Quita, quita, a la cuna los que se dejen manipular.

    Besos muy apretaos (ya que te gustan)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta que me cojan (como dirían en la Argentina) en cuanto a lo demás puedo comprender que no te guste qaue te pongan nada en la boca y eso. Por cierto, ahora que leo lo último, sí, me dejo, me gusta ser hombre objeto.
      Besos apretaos (no sé muy bien lo que son pero me gustan)

      Eliminar