Seguidores

miércoles, 29 de octubre de 2014

La rosa blanca y el ruiseñor



"Dicen en Arabia que hace mucho tiempo todas las rosas eran blancas. Una noche, bajo la luna menguante, un ruiseñor se posó junto a una de esas rosas, una rosa blanca de tallo muy largo, y nada más verla, se enamoró perdidamente de la flor. Hasta entonces nadie había oído nunca el canto de un ruiseñor... Pasaban toda su vida en silencio, de princiìo a fin; pero el amor de aquel ruiseñor por aquella exquisita rosa blanca era tan intenso que una canción de increíble belleza brotó de su garganta. El ave desplegó las alas, rodeó a la rosa en un abrazo apasionado y entonces... El ruiseñor apretó la rosa contra su pecho, pero con tan desbocada pasión que las espinas se le clavaron en el corazón y murió rodeando a la flor con las alas.
La sangre del ruiseñor manchó los pétalos blancos de la rosa. Por eso, desde entonces, algunas rosas son rojas cuando florecen".

Yo creo que es verdad, aunque es muy triste. Seguramente el ruiseñor fue feliz. Ganó para sus hermanos la facultad de cantar y ahora todos ellos cantan para nosostros. También conoció el amor. Consiguió más que muchos de nosotros con su muerte.

41 comentarios:

  1. Jooo qué abrazooo más triste pero que tierno a la vez, en realidad creo que el ruiseñor sabía que iba a morir de amor.

    Abrazote utópico pero sin espinasss ehhh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irma. Sin espinas, jajajajaja.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  2. Hermosa leyenda, Tristán, con final triste, pero impregnada de lo que siempre buscamos, el amor
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso buscamos, y de alguna forma siempre nos cuesta la vida. Eros es causa de Tanatos.
      Besos.

      Eliminar
  3. Perder la vida por amor, no es morir, es trascender la vida misma, pero a otro nivel. Aquel ruiseñor murió feliz y ello vale más que toda su vida junta. Pero además, desde aquel día, la rosa de Arabia le dio color a su existencia y fue tal la trascendencia de aquel momento de su historia, que aquel rojo sangre, se imprimiría en su descendencia, eternizando aquel encuentro.
    Es un bello pasaje literario, que nos presentas generosamente en este tu blog, y que lo comentas con tanta propiedad.

    Muy buena elección Pitt.
    ¡Saludos amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro misterioso, culto, elegante lector y comentarista Juan Carlos vuelve a envolvernos de riqueza con sus letras. Agradecido por ello te envío mi más sincero abrazo.

      Eliminar
  4. Por eso yo siempre me despido con Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, para evitar las espinas, pero evitando las espinas...
      Saltos y brincos.

      Eliminar
  5. una historia muy bella a la vez de triste..... morir por lo que se quiere.....

    ResponderEliminar
  6. Una historia muy bonita y triste que me ha hecho recordar un cuento de Oscar Wilde que leí cuando era una adolescente, "el ruiseñor y la rosa"
    Gracias por esta preciosa història.
    un beso, Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en ese cuento el ruiseñor también muere con el corazón atravesado por las espinas de un rosal.
      Gracias a tí.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Pitt, que bonita leyenda, me ha gustado muchísimo, aunque es triste pienso como tu, que aun muriendo el por lo que mas quería conoció el amor que muchos de nosotros ni en sueños, y menos aun hacer un sacrificio así o algo parecido:), preciosa de veras.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar siempre ahí, leyendo y comentando este blog. Gracias Piruja.
      Besos.

      Eliminar
  8. Que historia más bonita y triste!! no la conocía pero desde luego que hora veré las rosas rojas de otro modo... Besoootesss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia para personas sensibles, como tú.
      Besos.

      Eliminar
  9. Ahora me gustan todavía más las rosas rojas y los ruiseñores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es maravilloso, poder ver con otros ojos aquello que tenemos cerca.
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola
    a veces hay Que sentir esas espinas por desgracia por Amor aunque luego seran sustituidas por petalos suaves
    Te adoro

    ResponderEliminar
  11. Hay amor que por amor mueres, diría yo de esta historia tan bonita y ¿triste?

    No sé...si conoció el amor, al menos murió feliz, que como bien dices tú, es mucho más de lo mucho que es.
    Ufff, que enredado me ha quedado...como el mismo amor.
    Me ha recordado tu historia este retazo de uno de los poemas de Omar Khayyam:

    El aura primaveral
    despierta al jardín, mimosa,
    y el ruiseñor, por la rosa
    entona su himno nupcial.

    Bajo la aromada sombra
    de los tupidos rosales,
    en las horas estivales
    reposa en la mullida alfombra.

    Sus pétalos al caer
    sobre ti, te irán diciendo:
    Como tú, vamos volviendo
    hacia donde fue el nacer.

    Quizá el volver a la nada sea renacer al amor, qué sé yo...cosas de las mías de siempre, no hagas mucho caso.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que el ruiseñor encontró el sentido de su vida...y además dio sentido a la existencia de los que le seguían.
    Es muy poético,Pitt. Es de cuento....como eL príncipe valiente o el soldadito de plomo. Encantadoramente infantil, romántico y esperanzador. Todo lo que hacemos tiene un significado y un porqué...haya el sufrimiento y la muerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso el sufrimiento y la muerte quería decir...y hasta las rojas rosas tienen su propia historia para existir.
      Besos

      Eliminar
    2. La vida es dura: hasta para conseguir un pedazo de felicidad hay que pagar un alto precio.
      MIl besos.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Es bellísimo el escrito, como el amor.

    No se puede añadir nada a lo que tú ya has dicho.

    Beso.

    ResponderEliminar
  15. Bonita leyenda, pero yo soy más práctica...
    tú estás seguro de que el ruiseñor se enamoró?... naaaa, seguramente la usaba como vestidor para cambiarse las plumas y por presumido... pasó lo que pasó.

    perdón....

    besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea la tuya una pregunta retórica te diré que yo nunca estoy seguro de nada, pero al menos ese texto tiene una belleza que se puede disfrutar. Seguramente ni el ruiseñor ni la rosa eran del todo inocentes.
      Beos apretaos

      Eliminar
  16. La primera vez que leí esta triste y hermosa leyenda, bellamente ilustrada, ya estaba apenada y me produjo dolor físico en el pecho. Buena lectora, ¿no? El que dijeras que era cierto, además me recordó el poema irónico “Caso” de Rubén Darío en que termina diciendo: “Pues el caso es verdadero. Yo soy el herido, ingrata. Y tu amor es el acero: si me lo quitas, ¡me muero! si me lo dejas, ¡me mata!” También recordé el poema “La leyenda de la flor del ceibo” que no es trágico, a lo sumo, dramático y aun eso está en duda; no se puede saber en qué estado de ánimo estaba la moza que estuvo “esperando al novio toda la velada” aunque si “por entretenerse” se pasó “la hoja del ceibo por entre los labios”, podría haber sido solamente para abreviar la espera, quedando la incógnita sobre su ánimo. Sólo se dice que así se tiñeron de rojo las flores del ceibo. Y entre otros, me ha hecho recordar versos ¿del mismo Rubén Darío?: “rosa de dolor, gracia femenina… saber amar es saber sufrir y el hacha besar que nos ha de herir” y de Juana de Ibarbouru: “¡Qué broche más bello, qué joya más grata, que por ti una llaga color escarlata!” en que asocian amor con mucho dolor. Aunque por lo que dice Juan Carlos, quizás no sea dolor. En la vida vamos teniendo sueños, esperanzas, alegrías, frustraciones, dolores: los hilos blancos, dorados y negros que tejían las parcas o lo que nos toca por un sinfín de circunstancias, incluyendo el libre albedrío manifestado en las acciones de muchas otras personas y las nuestras. A mí me conforta: "no temas, gusanillo de Jacob, coquito de Israel, Yo estoy contigo".

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan ilustrativa y culta.
      Un cariñoso saludo y mi agradecimiento por tus interesantes aportes.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Como la vida misma.
      :-(
      Aun así, carpe diem. No queda otra,

      Eliminar
  18. Bonita leyenda,, morir por amor fue el sentido de su vida.. Beso

    ResponderEliminar
  19. Y su canto se percibe mejor al atardecer, de noche o antes del alba, rompiendo el silencio de la espesura ...

    historia romàntica de perfumes y sinfonìas

    Un beso, Misàntropo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummmm, qué bonito comentario.
      Un beso, chusa.

      Eliminar
  20. Copiado del libro "La Orden" de Tim Willocks

    ResponderEliminar