Seguidores

lunes, 16 de enero de 2017

Historias detrás de una fotografía



El comentario de la siempre aguda Prozac me ha llevado a explicarme con este largo texto sobre la imagen de hoy.

Cada fotografía cuenta una historia, una historia que son muchas. A veces se trata de una historia que tenemos que construir nosotros. En otras nos llega un fragmento de la realidad capturado en un instante. Pero en ocasiones la historia contada va más allá de la escena que el fotógrafo a capturado y se entrelaza con la historia de la propia fotografía.

Aquí tenemos una célebre fotografía que tiene mucha historia detrás suyo. Publicada por primera vez en 1937 retrata a los hijos de una familia aristocrática vestidos con sombrero de copa, frac y bastón, observados de cerca por un grupo de niños de clase baja y con mirada burlona. ¿Qué esconde detrás suyo esta escena que tan vívidamente retrata las diferencia sociales de otra época?.


La fotografía fue tomada por Jimmy Sime el día del juego entre las escuelas Eton y Harrow, dos de las más exclusivas escuelas inglesas de la época. Este juego de criket celebrado cada año es un evento que entonces atraía a multitudes. Los dos muchachos de la izquierda pertenecientes a la casa Harrow están vestidos con el uniforme de su escuela y esperan que sus familias los recojan para ir de vacaciones. Al mismo tiempo los muchachos de la derecha se ganan algunas monedas ayudando a los visitantes, abriendo puertas de taxi y devolviendo los cojines para cobrar el depósito de tres peniques. El fotógrafo los encuentra juntos, frente a frente pero separados por todo tipo de distancias.

La fotografía se convirtió en una imagen célebre que representaba las diferencias sociales. Fue utilizada una y otra vez por periódicos y otras publicaciones para hablar de las clases sociales de Inglaterra, de los problemas con la educación y con la perdurable lucha de clases, como una mofa a la aristocracia y como el retrato de una época de injusticias. Es posible ver todo esto en la fotografía, la exagerada elegancia de unos y los pantalones y chaquetas que le quedan grandes a los otros. La mirada burlona de estos frente a la distancia y seriedad de aquellos.

Cuando fue publicada por primera vez con el nombre “Every picture tells a story” no indicaba el nombre de los protagonistas, sólo el del autor. Cuando la misma imagen se publicó en los Estados Unidos por primera vez la escuela de los dos muchachos de la izquierda fue confundida y se quedaron para siempre como miembros de Eton. Hoy en día la fotografía se encuentra en los archivos de GettyImages con el nombre de “Toffs and toughs”. No fue hasta 1998 que los cinco protagonistas de la historia fueron identificados por el periodista Geoffrey Levy quien además se ocupó de buscar sus historias.

Los dos de la izquierda, los jóvenes aristócratas, son Peter Wagner y Thomas Dyson y para la época ninguno de las dos familias podía ser considerada parte de la élite inglesa. El padre de Peter era corredor de bolsa y el de Thomas un oficial de la artillería real. De acuerdo con el periodista que entrevisto a las familias, Peter estudio ciencias naturales y fue enlistado en el ejército. Pero desde joven empezó a tener problemas nerviosos, problemas con irritabilidad y cambios de humor. Pasó los últimos años de su vida pasando de un hospital mental a otro. Murió en 1984 con 60 años.

La historia de Thomas es incluso más triste. Un año después de aparecer en esta fotografía, los padres de este organizaron para que se fuera a reunir con ellos a la India donde su padre se encontraba destinado. Llegó en la época de los monzones y durante esta temporada caliente y pesada de la india Thomas cayó enfermo de difteria. Murió en Trimulgherry el 26 Agoto de 1938 con apenas 16 años. Su padre, capturado por los japoneses moriría en un campo de concentración Koreano cuatro años después

Mientras tanto las historias de los otros muchachos George Salmon, Jack Catlin y George Young fueron diferentes. No eran miembros de la clase baja sino de la clase trabajadora y el día de la fotografía se escaparon de la escuela para ganar unas monedas el día del partido.

George Salmon tenía una familia numerosa con ocho hermanos y su padre era el gerente en una fábrica de mantequilla. Después de la guerra en la que sirvió en la Marina Real, Salmon se hizo empresario para la industria del metal y estableció una firma con negocios por toda Europa. El padre de Young trabajaba haciendo carreteras, y después de la guerra que participó con su amigo Salmon, Young estableció una empresa de limpieza de vidrios. Ambos viven bien acomodados y tienen muchos nietos y bisnietos (al menos hasta el momento en que el articulo original fue escrito). Jack por el otro lado entró a trabajar para el gobierno en Weymouth donde todavía vive, siguió escalando en el poder hasta encontrarse en una alta posición en el Sistema de Seguridad Social pero aun conserva malos recuerdos de la fotografía que lo convirtieron en un estereotipo.

Existen muchas historias detrás de la misma fotografía. Diferencias sociales que puede que no sean más que diferencias de vestidos. Historias personales, tragedias y vidas felices. Estereotipos y errores que se arrastraron a través de los años y finalmente la vida real que siempre llega a ser más compleja que cualquier fotografía.

25 comentarios:

  1. Pues me alegro que un comentario mio haya propiciado una entrada así.

    Me gustaría extenderme y luego lo haré, pero primero tengo que atender un trabajito, (no soy de la mafia)

    Un beso para la espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, durante la espera me voy a tomar un cafelito.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Vamos a ver si soy capaz de decir algo con sustancia.
      Una fotografía es como un escrito, un cuadro, una canción, etc. Detrás de todas ellas hay una historia (eso lo sabe todo el mundo) la real, la que se retrata en ese instante, la que llevó a escribir eso, a pintar lo que se pintó o a componer...pero luego está la historia imaginada, aquella que pone el receptor cuando le llega la fotografía, el escrito...que a veces puede coincidir con la historia real y a veces no.
      En el momento en que alguien escribe, fotografía, etc algo y lo muestra, en ese momento le deja de pertenecer en parte para pertenecer a todos.

      Y muchas veces, hay personas que no saben leer más haya de lo que significa la m con la a ma...y ¿qué? para ellos es eso ma.

      Es lo que hay, no doy más de mi misma, pero si quieres te cuento la historia que hay tras de mi, jajajajajajaja

      Un beso

      Eliminar
    3. Eso último si que sería interesante, porque eres una persona interesante per se.
      Me refería sobre todo a la impresión que causa una imagen, y concretamente una imagen antigua, a la historia que provoca en nuestra imaginación y también a su forma estética, la interpretación de los sentidos, la adquisición de lenguajes múltiples, la percepción de la realidad global y, a la vez, soporte de la ficción.

      Un beso.

      Eliminar
    4. Ea, lo que he dicho, estamos de acuerdo.

      En ambas cosas, el per se y el resto ;)

      Un beso (menudo festival nos estamos pegando)

      Eliminar
  2. Leo ahora los dos posts. A mi si me transmiten las fotografías. Me encanta la imagen que captura un instante y pensar lo que la rodea. Quedarse en el instante es muy simplista.
    La historia que hay detrás de esta foto es fantástica. Es la vida, que rara vez es predecible.

    A mi me gusta la energía de las fotos. Y soy una firme defensora de los selfie jiji

    Besos Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verda es que la respuesta al anterior comentario responde también al tuyo.
      El pasado se puede conocer pero no se puede cambiar, el futuro se puede cambiar pero no se puede conocer.
      Ya me gustaría ver un selfie tuyo, jajajajaja, ya que eres tan aficionada.

      Besos, Tatu.

      Eliminar
  3. Como me alegra que el comentario de Prozac te haya llevado a contarnos esto. Me encantan las fotos e indagar en ellas, algunas porque forman parte de mi vida y las que no, por derrochar imaginación...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Como me alegra que el comentario de Prozac te haya llevado a contarnos esto. Me encantan las fotos e indagar en ellas, algunas porque forman parte de mi vida y las que no, por derrochar imaginación...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es que los comentarios de Prozac dan mucho de sí.
      Compartimos gusto por las fotos y sus efectos.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Gracias, Pitt, muy amable por tu parte.


      Un besito.

      Eliminar
  5. ¡Qué interesante historia que confirma que las apariencias engañan y que la suerte de los feos (que para nada lo son) los bonitos la desean.
    Una estupenda entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una curiosidad que corrió mucho en la época. Si te gustan este tipo de cosas intentaré incorporarlas, como ya te dije con la foto de la Loren.
      Gracias.

      Eliminar
  6. Eso no quita para que, por desgracia, y en un elevado porcentaje las diferencias sociales sean abismos que consoliden las diferencias. Sin ir más lejos, en nuestro país las desigualdades se agrandan que hacen que seamos el segundo donde más han aumentando dentro de la UE

    A los nenes de la izquierda, una buena paliza les daba...en una partida de criquet o de mus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más fácil en el mus.
      Claro que tienes razón, de hecho la foto tiene esa intención como instantánea. Otra cosa es lo que ocurrió después.

      Eliminar
  7. Aun cuando la fotografía es un instante paralizado en el tiempo, ésta, tiene vida propia, tiene voz y sentimientos… Y no sólo en cuanto aquello que ha sido fotografiado, sino, en torno a aquel que la ha fotografiado, y más aún, a aquel que la observa. Un verdadero paraíso de emociones vividas e interpretadas…

    Interesante post, mi querido Pitt… Una muestra más, de las muchas que nos dicen de la vulnerabilidad de la vida y sus apariencias…

    Un placer, amigo…

    Bsoss y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos todo eso que tan bien resumes es lo que debe poseer una buena fotografía, trasmitir emociones y sentimientos es conectar inmediatamente con el espectador. Poseer ese punto brillante e instantáneo que puede convertir una simple toma en una de las mejores historias.
      Y hablando de fotos, no olvidemos a las/los modelos, como en la pintura. Tú podrías haber servido como modelo para una Afrodita pintada por el gran Apeles. Pero aunque tienes un cuerpo como para quemar Troya y Persépolis juntas, tu arma principal son los ojos.
      Gracias como siempre por tus amables comentarios, Ginebra.

      Eliminar
    2. Pero qué rebonito lo que me dices, Pitt…

      La mirada…ese maravilloso universo que nos dice tanto de las personas...Graciass!!! :-)

      Bsoss de madrugada!!

      Eliminar
  8. Vamos que te has entretenido en explicar ehhh.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, la historia merece la pena.
      Beso.

      Eliminar
  9. Buena fotografía con una interesante historia.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Este es un claro ejemplo de que una fotografía no vale más que mil palabras...
    Me ha encantado la historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que sea de tu agrado, las palabras también tienen su valor, claro que sí.
      Saludos.

      Eliminar