Seguidores

martes, 21 de febrero de 2017

Leones



Un relato polaco cuenta la historia de un pueblo donde había un pequeño circo cuyo león había muerto repentinamente. El director del circo le preguntó a un pobre anciano judío si podría hacerse pasar por león, y el hombre aceptó, puesto que necesitaba el dinero. El director le dijo:
—Lo único que tienes que hacer es llevar puesta la piel del león y sentarte en la jaula, así la gente creerá que tú eres el león.
Y eso hizo el hombre, diciendo para sí mismo:
—Qué trabajos tan raros he hecho a lo largo de mi vida.
Un ruido interrumpió sus pensamientos. Se volvió justo a tiempo para ver cómo otro león entraba en su jaula y le miraba fijamente con ojos hambrientos. Temblando, encogiéndose, sin saber cómo salvarse, el hombre hizo lo único que le vino a la cabeza: entonar a gritos una oración hebrea. Nada más terminar las primeras y desesperadas palabras, Shema Ysroel (Escucha, oh, Israel)… el otro león se unió a él con adonai elohenu (el Señor nuestro Dios), y los dos leones falsos terminaron juntos la oración.

18 comentarios:

  1. Y es que...puedes ser cola de León o cabeza de ratón

    De todas maneras, curioso ver a dos leones rezando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy ha sido de leones, de leones y hombre; mañana, de ratones, de ratones y hombres, como Steinbeck...

      Es posible que los leones tengan más que rezar que los corderos.

      Eliminar
  2. Ese día se disfrutó doblemente en el circo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutemos del circo sin fieras, que bastantes fieras tenemos alrededor.
      Gracias por tu compañía.

      Eliminar
  3. Si es que…todos los caminos van a Roma, tan distintos, y a la vez tan iguales… Al final, todos pisamos distintos caminos, que desembocan en el mismo… Así que cuando te das cuenta, pues eso…juntos, que no revueltos… (bueno, a veces sí…) :-P

    Bsoss miles, mi querido Pitt, y muy feliz tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog lo que no puedes nunca saber es cual será ese camino a Roma, jajajajaja. Depende con quien revuelto tiene que ser una gozada, ahí lo dejo...

      Mil besos.

      Eliminar
  4. Y es que...nada es lo que parece...

    Besos, Pitt, querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo resume la historia perfectamente.

      Besos querida Marián.

      Eliminar
  5. Pues sí, no siempre las cosas son lo que parecen. Y a veces tememos lo que no debemos temer.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya!
    me ha gustadao el cuento.
    Gracias
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Lo que hace estar en paro, a todo se llega y mira por donde en este caso no es tan fiero el león como lo pintan y no todo es lo que parece.
    Besos Pitt.
    Puri

    ResponderEliminar
  8. Hola Pitt, paso a saludarte y darte las gracias por visitar mi pequeño espacio. Está claro que por sobrevivir nos podemos agarrar a un clavo ardiendo... Encantada de leer este relato. Saludos y Buen fin de semana !!

    ResponderEliminar
  9. Hola Pitt, paso a saludarte y darte las gracias por visitar mi pequeño espacio. Está claro que por sobrevivir nos podemos agarrar a un clavo ardiendo... Encantada de leer este relato. Saludos y Buen fin de semana !!

    ResponderEliminar