Seguidores

viernes, 24 de marzo de 2017

El misterio de la música



Ninguna de las muchas explicaciones que he leído sobre el misterio de la música me parece satisfactoria: por qué nos importa tanto, por qué nos cuesta vivir sin ella, si no tiene en sí misma ningún contenido inteligible, si no podemos decir que nos sirva para nada, y si además nos puede provocar efectos tan diversos: tristeza y euforia, ternura y energía, abandono y vigilia, ensoñación y lucidez.
Tal vez la lectura es un vicio que permite menos variaciones: pero la música podemos disfrutarla mientras nos hace compañía de fondo y también cuando nos sentamos codiciosamente para escuchar por primera vez un disco recién adquirido, en una grabación de hace muchos años y en la inmediatez de una sala de conciertos o de un club, en soledad o en compañía, en el recogimiento severo de una sesión de cámara o mientras gozamos de una copa en un local de jazz.

5 comentarios:

  1. A veces música , a veces silencio.
    Todo puede ser bello.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es siempre una parte importante de nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  3. Hay música para todos los gustos, y para todos los momentos.Aunque también podemos decir que el silencio también es música. Cada cosa tiene su momento.
    Besos Pitt.
    Puri

    ResponderEliminar
  4. Yo soy verdaderamente adicta a ella… La necesito y la disfruto en muchos momentos y situaciones de mi vida, aunque supongo que como la gran mayoría… Es musa, es cobijo, medicina, vitamina, provocadora y causante de tanto… que me quedaría corta, o toda la noche escribiendo jajaja…

    Muy buena la música que nos dejas… De esa para disfrutar en directo!

    Bsoss musicales!!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar