Seguidores

lunes, 6 de marzo de 2017

Relato chick lit. 2/no se sabe cuántos



La verdad es que está todo bien jodido. Bueno, como siempre, incluso puede que esté mejor, no sé. No habíamos llegado a la mitad del siglo XX y ya tenían que ponerle un ordinal a las guerras mundiales. Cada uno se queja de lo que le toca vivir. Natural. Esto venía a cuento porque conozco a una chica que tiene dos hermanas, una de ellas es licenciada en Ciencia Químicas, con un postgrado en Ciencias Nucleares, la otra es Ingeniera Superior con un doctorado en Ingeniería Civil, mi conocida trabaja en un pluticlú y gracias a eso pueden comer las tres. Yo no me quejo, puedo vivir, sin lujos, sin muchas expectativas, sin Blahnik -a su creador no le gusta que a sus zapatos les llamen "manolos"-, ni Hermes, ni Vuitton, pero para eso se han inventado las imitaciones. Además siempre te tropiezas con alguna alegría para el cuerpo. Ayer, en un pub, se me acercó un chico, fino, educado e, imaginaba, con pene. Todo eso ya es bastante. Nunca rechazo un acercamiento, es una de las cuatro leyes de la espiritualidad hindú: "La persona que llega es la persona correcta". Del resto de las leyes ya hablaremos si llega el momento. Era un tipo apuesto y divertido, físico de profesión -por mis prejuicios pensaba que un físico tenía que ser aburrido y nada de eso-, a él le gustaba la Física, la vivía, y la conversación tomó ese derrotero. Me contaba que aunque Flash Gordon era el héroe y siempre se quedaba con la chica, era el científico el que realmente hacía funcionar todo aquello. Sin el doctor Zarkov no habría naves espaciales, ni viajes a Mongo, ni se salvaba la Tierra. Seguramente para que no me pareciera un friki, terminó diciendo, muy digno, que, héroes aparte, sin ciencia no hay ciencia ficción. Me comentaba que se sumergió en las matemáticas avanzadas y estudiar física teórica. Sin poder evitarlo pensé en los protagonistas de Big Band Theory. El tío vivía la profesión, hasta me hablo del bosón de Higgs, una partícula descubierta recientemente responsable de la masa de todas las demás, incluso se había popularizado y todo, también por el nombre con el que había sido bautizado en el libro de Leon Lederman, "La partícula divina". Qué casualidad, como yo, divina. Se mostraba fascinado y me contagiaba su fascinación. Me dijo que este descubrimiento se estaba convirtiendo en algo de interés público, si no, me decía, no estaría, por ejemplo, entre los protagonistas de una de las canciones de Aviador Dro: "Protones contra protones/ monopolos y muones/ un chasquido espacio temporal/ nuevo bosón escalar". El caso es que hasta me estaba poniendo cachonda. Pensaba, ¡joder! si estos físicos han sido capaces de encontrar el bosón de Higgs, mal se tiene que dar para que no encuentre el punto G. Me resultaba altamente atractivo. Me dijo que me invitaba a otra copa, que estaba esperando a un amigo. Acepté. Su amigo resultó ser un surfero, se distinguen enseguida porque no importa a la distancia que se encuentre el mar siempre van con la tabla. Son dignos de encomio, se pueden tirar horas con su tabla esperando que llegue esa ola. Otra cosa que distingue a los surfers es el pedazo de cuerpo que tienen. Y allí me encontraba yo, entre dos grandes físicos. Nos fuimos a otro garito y a otro, el peso de la conversación lo llevaba el físico, entre divertidas apreciaciones y algo de ciencia, el surfero era más callado, y tomamos unas copas y otras, y entre unas cosas y otras cosas y unas copas y otras copas, yo ya estaba más que animada, ¡qué majo el físico!
Terminé la noche acostándome con el surfero que, dicho sea de paso, no debía tener ni puta idea del bosón de Higgs, ni del otro.

23 comentarios:

  1. Si es que en los caminos del placer, todo es imprevisible… o quizá fueron las copas que complicaron eso de atinar, aunque bueno, atinar, atinaron… jajaja... Divina ella… y divino tú!! ;-)

    Un placer leerte y disfrutar (te), mi querido Pitt...

    Bsoss gigantes, y muy feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, gracias Ginebra, ahora me he vuelto autor de novela romántica moderna, jajajajajaja.

      Besos.

      Eliminar
    2. Pues te has vuelto maravillosamente bien!! ;-)

      Muacckss!!

      Eliminar
    3. Jajajajaja, es un simulacro de escritor.

      Musckkkkks

      Eliminar
    4. Pues yo lo he creído de arriba a abajo! (al centro y para dentro) jajaja... Me ha salido solo :-P

      Eliminar
    5. Entonces lo llamaré "Confesiones a mi diario".
      Arriba... para dentro.
      Abajo... para dentro.

      También me ha salido solo.

      Eliminar
    6. Yo ya no sigo con eso de entrar y salir, que me lío… Eso sí, te mando un remuackssss enorme!! :-)

      Eliminar
    7. Por cierto, si te apetece, he comenzado hace poquito un nuevo camino bloguero (no estoy quieta ni durmiendo)… te dejo el enlace, sabes que me encantará verte por allí…

      http://genevasoul.blogspot.com

      Pues eso… más Bsoss!! :-)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Me encanta embolsar me

    El nombre es lo de menos

    ResponderEliminar
  4. Bueno te leo y me has dejado sin comentario......
    un abrazo grande desde lo lejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tomo como algo bueno, jajajaja.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  5. Para según qué es más apreciable el físico de un surfero que la amena conversación del físico...

    Muy ameno tu relato por cierto ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para según qué y, sobre todo, para según quien.

      Gracias.

      Eliminar
  6. El botón de Higgs tiene su encanto, cada uno lo sitúa donde quiere, seguro que el del surfero lo encontró en diferente sitio a donde lo situaba el físico, je. je.j je.
    Yo escojo al físico para saber más del acelerador de partículas que es algo que me atrae muchísimo.
    Besos Pitt ( en una ocasión me dijiste que querías conocer mis dibujos, aún te interesan).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda ficción tiene su base en algo de verdad, los físicos que conozco bastante son una gente con un gran sentido del humor, de ese bueno por lo inteligente, de ese que mantiene siempre la atención en la conversación, lo del surfero si está inventado, sólo los veo de lejos en Zarauz o en San Sebastián, jajajajaja.
      Claro que estoy interesado en ver tu obra, faltaría más.
      Besos.

      Eliminar
  7. Me lo he pasado muy bien leyendo tu relato...
    Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mejor piropo que ese, sobre todo no aburrir, jajajaja.
      Un abrazo y gracias a ti.

      Eliminar