Seguidores

martes, 25 de abril de 2017

W. A. Mozart - Requiem (fantastic performance) [Arsys Bourgogne] [HD]



Independientemente de que Mozart dejara incompleta esta obra debido a su muerte creo que si tuviera que darle un sólo calificativo sería: estremecedora. Durante su audición nuestra alma recibe un juego de emociones que no puede controlar. Una obra que encuentra sus raíces en la vida, en su drama; tanta fuerza, tanto dinamismo, tanta profundidad no puede hablar de otra cosa sino de la vida.
Rogaría a los cada vez menos lectores, lo cual es un positivo signo de depuración, que escuchen de nuevo este maravilloso regalo para nuestros sentidos.

Después de las anteriores entradas musicales, aunque no conocía a este Mozart, me he dicho voy a parecer un tipo sensible a la belleza, y me he puesto a buscar por ahí. No todo va a ser de reír.

9 comentarios:

  1. El genio Mozart. Con esto si que te has ganado mi corazón para siempre.

    Crecí con la música clásica, mi madre era profesora de piano, huelga decir qué instrumento aporreo, verdad? Jajajaj.

    Esto que nos has regalado es alimento para el alma. Si al escucharla cierras los ojos y abres el corazón será casi como tocar el cielo.

    Pero la risa es también necesaria y bella, muy bella. Y tú eres un amante de lo bello y exquisito.

    Mil besos, mi querido y admirado Pitt.

    * Gracias por este regalo. Voy a cerrar los ojos y dejarme llevar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto va a parecer de cachondeo. ¡Mi padre fue músico profesional, pianista, a la sazón también profesor, y compositor!
      Al contrario de la opinión popular, de las leyendas urbanas sobre los artistas, era un tipo muy recto y serio. Yo hubiera preferido que fuera humorista.

      Hablando de la obra que nos ocupa es, como bien dices, para cerrar los ojos y dejarse llevar, desde esa breve pero doliente introducción de la orquesta, pasando por el tono suplicante, por la infinita resignación en una de las páginas más sentidas e inspiradas de la producción mozartiana.

      Mil besos.

      Eliminar
  2. En mi familia hay una violinista, un guitarrista, un inicio de pianista, un trompetista, y yo, que escucho, y escribo; hay momentos en los que el alma te pide esta música, para sentirte volar entre los ángeles…

    Gracias por tu regalo, por avivar y alimentar esos sentidos, que desgraciadamente y en los tiempos que corren, no fluyen como debieran para ese maravilloso equilibrio y armonía que mente y alma necesitan…

    Bsoss enormes, mi querido Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, a vosotros, que con amable paciencia, queréis compartir mis anhelos, mis filias y mis fobias. Eso sí es un regalo que acepto encantado.

      Besos enormes, querida Ginebra, mujer sensible y total.

      Eliminar
  3. Siento desentonar pero en mi familia no hubo ningún músico, pero igualmente te agradezco, porque es sublime, que hayas puesto a Mozart

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es desentonar, jajajajaja. La verdad es que, personalmente, siento una sensación muy especial con muchas obras de la música clásica y me gusta compartirlas con vosotros, almas generosas y sensibles.

      Eliminar
  4. Pues sí que lo pareces, has acertado de lleno y aunque la belleza se esconde en todas partes, a veces es sublime por definición.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que parezco sensible, jajajajajaja, como si dijéramos un diamante en bruto, bueno, lo dejamos en una circonita...

      Un abrazo, Raquel.

      Eliminar
  5. Para mi, la Gran Obra aunque inacabada. Me doy sobredosis de Réquiem cada mes.
    "Lacrymosa" me parece sublime.

    Saludos, Pitt.

    ResponderEliminar