Seguidores

miércoles, 22 de noviembre de 2017

La masturbación masculina: técnicas


Como el título es lo suficientemente explícito, pueden hacer ustedes como cuando leen una crítica que contiene spoilers y desean ver la película: no continuar leyendo esta concesión al hedonismo, el onanismo y el divertismo. Tengan en cuenta que también era hora, de poner a prueba a nuestros seguidores. Les dejo con el tema:

Esta práctica ha sido siempre atacada por los sectores más conservadores de la iglesia, y demás gente de bien, con afirmaciones como:
“No te toques eso que te quedas ciego” ó “No te la machaques, que te salen granos”. Afirmaciones por otro lado, que todos los que estáis leyendo este documento, sabéis que son mentira.
Antes de meternos en materia, es muy importante que usted comience a familiarizarse con su miembro, su amigo el calvo. Míreselo, cójalo, vea como se hincha, píntele unos ojos, hágale ropita. Cuando ya sea uno más, estará preparado.
Y ahora ya, sin más dilación, vamos a pasar a relatar las técnicas milenarias que numerosos genios han ido acumulando en sus momentos de ocio, para nuestro disfrute.

1. La paja del misionero.
Materiales: Si es usted un neófito en la materia, necesitará sin duda una revista, una película, o algún tipo de material de índole estimulante. Los grandes maestros prescinden de todo este tipo de añadiduras. También necesitará papel higiénico, Klinex, o material similar.

Por analogía con su versión del coito, (de la cual solo se diferencia en que no conoces gente). Póngase cómodo, relájese, respire hondo.
Una vez recolectado el material, proceda a asir el miembro viril, firmemente (pero sin estrangular), y comience un suave movimiento de vaivén, rítmico… hipnótico, desde la base hasta el glande (o capullo). No se preocupe si inicialmente no siente nada. A medida que el movimiento prosigue, verá como le invade una agradable sensación.
Si su pene continua inerte y fláccido, compruebe con detenimiento los pasos anteriores. Si todo ha ido bien, al cabo de algunos minutos comprobará que necesita aumentar el ritmo: la maquina le pide más. La culminación de este paso llegará en breve. Con la mano que le quede libre, cójase el papel higiénico, y colóquelo en la trayectoria que intuya vaya a seguir el pegote que surgirá como colofón glorioso a la tarea emprendida. Nunca, repito NUNCA, lo haga sobre la revista, ya que si no, tendrá que pasar las hojas de tres en tres, e impedirá que otros familiares y/o amigos disfruten con tan preciado material.
¡Enhorabuena!. Ya es usted un iniciado en la paja del misionero.

2. Postre de la casa.
Materiales: Un melón, un microondas y un cuchillo de cocina.
Esta técnica no solo requiere un dominio de las técnicas anteriores, sino una gran pericia a la hora de elegir el melón: el objeto del deseo. No piense en él como en una fruta: véalo como un amigo, póngale nombre si es necesario. Con una precisión quirúrgica, haga una incisión transversal en uno de los polos. Deberá cortar lo suficiente para dejar hueco a su amigo el calvo. Compruébelo bien ahora, porque luego no tendrá tiempo, y podría echar abajo la operación. Una vez hecho el hueco, y comprobada con una incursión de reconocimiento, la validez de dicho hueco, prepárese para el segundo paso, que requiere una gran destreza.
Introduzca el melón en el microondas, después de haber extraído el miembro. Caliéntelo durante breves instantes, dependiendo de la potencia del microondas. Un calor excesivo podría echar abajo esta operación, y muchas otras. Con gran rapidez y agilidad, abra el microondas y, mientras aún esté caliente, introduzca al calvo repetidas veces hasta consumar la operación. Muchos testimonios avalan que es exactamente igual a una vagina.
Nota: No se olvide de tirar el melón a la basura, y no lo meta en la nevera para otra vez, ya una lamentable confusión puede llevarle a comer el auténtico postre de la casa (aunque por otro lado, no deja de ser un plato hecho por uno mismo, con todo el amor del mundo).

3. La mano que mece la cuna.
Materiales: Una silla, u otro mobiliario rígido, que le permita estar sentado. El papel higiénico.
Deslice su mano habitual debajo de sus posaderas, hasta agarrarse el muslo de la pierna contraria, y siéntese encima, presionando el antebrazo. Si lo está haciendo bien, notará como su brazo se adormece. Deberá investigar hasta encontrar el punto exacto de adormecimiento. Cuando con la otra mano se pellizque los dedos de la mano habitual, y no los sienta, habrá llegado el momento de la acción. Tendrá unos breves momentos hasta que el brazo recupere su riego, en que le parecerá que se la está machacando otro.

4. la mano que mece la cuna (Enhaced).
Materiales: Una silla, y esmalte de uñas rojo pasión.

La mecánica es la misma que la anterior, solo que antes deberá pintarse las uñas de su mano habitual., para que en este caso, parezca que se la está machacando otra (mujer, no mano).

5. Que te la pique un pollo.
Materiales: Un pollo muerto, una barra de pan, crema hidratante, y un microondas.
Extraiga la miga del pan, échela en un bol, y a modo de sopa de leche, úntela bien con la crema hidratante. Una vez tenga una masa compacta y suave, rellene el pollo desde su parte trasera con tal pasta. Introduzca a su amigo el calvo, para probar y hacer el hueco necesario, y al igual que con el melón, introduzca el conjunto (sin calvo) en el microondas. Una vez a la temperatura adecuada, proceda a ejecutar los pasos explicados previamente en “El postre de la casa”.
Esta variación da mejor resultado que la del melón, debido al tacto caliente y carnoso del ave. ¡Ojo!. Como en el caso del melón, le aconsejamos no dejarlo de nuevo en la nevera para posteriores usos.
Recomendaciones: Si su pollo tiene aun cabeza, decapítelo antes de efectuar el acto. Numerosos testimonios afirman que la mera visión de la cabeza asomando en las embestidas, corta bastante el rollo.

6. Twister contra el calvo.
Materiales: Una aspiradora, y una bolsa de plástico suave, y una muñeca pepona, o cualquier otro patético peluche.
Extraiga el escobón de la aspiradora, dejando libre el tubo succionador. Perfore un agujero desde la nuca del muñeco hasta la boca. Introduzca el tubo succionador desde atrás, de forma tal que aparezca levemente por la boca. Envuelva al calvo en la bolsa, y tenga a mano el interruptor del aspirador. Meta su miembro en la boca del peluche, conecte el aspirador, y el muñeco que le hizo feliz en su infancia le hará mas feliz ahora. El muñeco puede guardarlo para posteriores usos. Si lo desea, puede usted probar el artefacto con otros orificios de su muñeco preferido. Si el muñeco hace algún tipo de ruido cuando se le aprieta, es mucho mejor, porque casi parece que estuviese participando activamente. Si su muñeco es uno de estos, no lo deje escapar: no son fáciles de conseguir.

7. ¡Otto, a comer to Dog Chow!
Materiales: Un perro o un gato fiel y juguetón, y mermelada, miel o la golosina líquida preferida por su mascota. ¡Ojo!. No intente esta técnica si no confía totalmente en su mascota.
Unte copiosamente con la mermelada a su sonrosado amigo, llame cariñosamente a su mascota, y muéstrele el suculento menú. El hará el resto. Sus familiares y amigos ya no podrán decir que su mascota no sabe ningún truco, o que no sirve para nada.

Nota: Animales como tortugas, hámsters o peces de colores, no son recomendables para este método.

28 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jajajaja, muchos ya viven en el infierno.
      Pero, si es como predice, me pareceré en algo a Homero o a John Milton...

      Eliminar
  2. Tener una vida satisfactoria está al alcance de la mano de cualquiera. Y combate el insomnio. Lo importante es no perder esa chispa, no discutirse mucho uno con uno mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer siempre va asociado a la felicidad.
      Un placer y un honor contar con tus comentarios.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Dime qué tienes en la nevera y la alacena, y te diré cómo te la meneas

      Saludos

      Eliminar
    3. Una cuestión muy interesante.
      Podrías ilustrarnos, por favor, ampliando este horizonte.

      Saludos.

      Eliminar
  3. No te metas con la masturbación. Es hacer el amor con alguien a quien yo quiero” (Woody Allen)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me divierto con todos los miembros de mi familia pero con el que más me divierto es con el mío.

      Eliminar
  4. Bueno , vamos haber que te comento después de esta enseñanza pajera ajjajaj perdona pero es que no puedo con la vida .
    Desde luego he descubierto cosas que ignoraba ( casi todo) pero como decía mi abuela siempre es bueno aprender nunca se sabe lo que puede pasar ...Así pues oñido cocina desde luego el que no sepa Masturbarse que lea tu reseña seguro que no se arrepentirá .
    Amigo , tienes sentido del humor y eso vale más que mil orgasmos juntos jajajajja .chao y nada tú a lo tuyo ajjajajajja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me alegra hacerte reír, una noble aspiración, jajajaja.
      Siempre lo mejor.
      Chao.

      Eliminar
  5. Bueno, hemos de reconocer que en eso las majeres van más adelantadas...
    ellas lo hacen en digital, nosotros todavía vamos en manual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco hay que menospreciar la artesanía, 100% hecho a mano.

      Eliminar
  6. Jajajaja ha sido el café quien te ha dado la idea de tu entrada??? jajajajajaja

    Pues...muy ilustrativo, mucha información....nunca volveré a ver el melón igual!


    UF!

    Besossssssssssssss jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me pasó comentarte, yo ya vivo en la antesala del infierno, así que tantito más no pasa nada, pero tú no, a ver como te va, eh? :P

      Eliminar
    2. Pues sí, ha sido tu café. Ya ves, me incitas al placer y al sexo...

      Me has acojonado con lo del infierno, en la próxima entrada lo intento corregir con algo más conservador.

      Besos

      Eliminar
    3. Nadaaaaaaaaaaaaaaaaaa! me quieres llevar al infierno junto contigo! jajajajaja

      Acá te espero....jajajaja

      Eliminar
  7. Desde luego me has dado una lección magistral, he aprendido cosas que no sabía, por ejemplo lo del melón, jajajajaaja.
    Gracias por haberme hecho reír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se aprenden cosas en estos blogs tan intelectuales.
      Gracias por reír.

      Eliminar
  8. Me gustas, tienes una buena materia gris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy amable, por favor, sigue haciendo comentarios en este blog.
      Gracias.

      Eliminar
  9. Humoristica entrada.
    Y si alguna gente está en contra, algo de interesante debe de tener.

    Ayuda la imaginación con famosas, modelos, conductoras de noticieros, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que humorístico-instructiva, que no hay que quitarle su parte educadora.
      Saludos.

      Eliminar
  10. JAJAJA
    hola! me ha encantado la entrada.
    Sinceramente hace mucho no me divertia tanto leyendo algo!
    Acabo de descubrir tu blog y aqui me quedo, claramente!
    Abrazo, nos leemos
    Alvaro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te divierta la lectura del blog, que no es poco, jajjajaja.
      Darte la bienvenida y las gracias.
      Nos leemos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Menudo manual, nunca mejor dicho... ;)

    ResponderEliminar
  12. No te acostarás sin saber una cosa más y en este caso son varias jejeje
    Se lo comunicaré a mis amistades masculinas .
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar