Seguidores

martes, 7 de diciembre de 2021

También hay gente buena

 


Dos hombres, gravemente enfermos, compartían el mismo cuarto en un hospital.
A uno de ellos lo hacían sentar una hora por día recostado en su respaldo para favorecer un drenaje. Su cama daba a la única ventana del cuarto. La cama del otro, en la otra extremidad quedaba al margen de toda posibilidad de ver por la ventana.
El que estaba junto a la ventana le describía al otro todo lo que había fuera, espacios ajardinados, fuentes, y lo que hacia la gente que pasaba.
Pero éste falleció y dejó al otro sin sus explicaciones. Y le pidió a la enfermera que le acercara a la ventana para poder disfrutar un ratito de las vistas. La enfermera le dijo que la ventana daba a una pared de ladrillos y no se veía nada, y que su compañero era ciego y se inventaba las historias porque quería comunicarle la alegría de vivir.

9 comentarios:

  1. Hay gente muy buena, buena y cabrona.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Mientras estuvo vivo disfrutó del paisaje del ciego.
    Y es que no hay más ciego que el que no quiere ver.
    Salut

    ResponderEliminar
  3. Conocía esta historia. Y no está mal el haberla leído nuevamente.
    Una creativa mentira, más bien invención, que le dio algo de alegría al otro paciente.
    Sí, es un ejemplo de que hay buena gente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Un claro ejemplo de bondad. Precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una bella historia que nos demuestra que hay gente buena y sobre todo que a pesar de sus dificultades luchan por vivir, y hacer felices a quien les rodea. Como es en este caso en concreto, el ciego se inventaba una vida de color para hacer la convivencia de su compañero de habitación mejor y llevadera. Hay que creer en el ser humano que aunque haya mucho desgranado por ahí, también hay gente que merece la pena conocer. Un fuerte abrazo y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pitt, preciosa historia. Hay gente buena que intenta que los demás sean felices y son capaces de inventar historias hermosas como ese señor ciego del hospital. Increíble, me ha gustado mucho Pitt. Graciasss por compartir.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Que historia más sugerente, me ha llegado al corazón Pitt, la gente buena hace cosas increíbles pero de forma tan sutil que nos cuesta reparar en ello.
    Me gusta mucho la foto que has puesto, me la voy a llevar al archivo de fotos que me cautivan. ¡Gracias!

    ResponderEliminar