Seguidores

miércoles, 29 de agosto de 2012

Desierto

El desierto tiene muchos recursos para someter a quien viola sus secretos.
Puede recurrir a un calor tan abrasador como para hacer que la piel arda igual que el papel, disolver los ojos o licuar los huesos. Puede ensordecer a uno con el silencio, aplastarlo con su desolación, modificar el tiempo y el espacio de manera tal que quienes lo crucen pierdan el sentido de la orientación hasta el punto de no saber dónde están ni quiénes son. Puede inventar espejismos de sobrecogedora belleza, como una cascada, o un frondoso oasis, y hacerlos desaparecer en cuanto parece que uno está a punto de tocarlos, de volverlo loco de frustración. Puede alzar dunas montañosas para bloquear el paso, adoptar formas laberínticas de las que no exista la más remota esperanza de escapar.
¡Cuánto se parece el desierto a la vida!

Os dejo por una buena temporada. Hasta siempre.
Espero que nos quede Pepe Deapié.

33 comentarios:

  1. Siempre existe la posibilidad de que un girasol nazca en la duna más caliente de ese desierto, para decir que no todo es aridez debajo del sol, que también queda la fuerza del corazón de quien tiene la dicha de observarlo.
    Un beso con todo el anís posible. Siempre pendiente de tu regreso y ¡regresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sara, me voy con un sabor amargo, sanamente amargo, como el regusto de algunos manjares.

      Eliminar
  2. Pero, bueno, ¿cómo que nos dejas? ¿Vacaciones? No sé, podías haber avisado, todavía podrías decir hasta cuándo, Pitt. Que me dejas un poco p'allá, joder.
    Si es por vacances, pásalo bien y disfrútalas a tope. Y acuérdate de vez en cuando de los que quedamos por aquí sin vacaciones ni ná de ná. Y sin fumar.
    Mil besos y hasta siempre, Pitt y más que Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer, de repente, me hice mayor. Así lo cuenta Miguel D'Ors:
      Se acabó la película, muchacho. Esto es la vida./ Ya estás frente al azote feroz de la intemperie,/ ya estás casado y calvo, ya saliste de aquellos/ años-technicolor. Esto es la vida. Inútil/ que te cuentes mentiras:/ no sonará, borrosa, una trompeta/ aliada. No llegará John Wayne/ con el Séptimo de Caballería.

      Eliminar
  3. Si te vas de vacaciones, pásalo muy bien, te vamos a echar de menos.
    Espero que no te vayas al desierto.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy en el desierto. Anoche el cielo estaba tachonado de estrellas. Era hermoso. Los egipcios creían que eran hijas de Nut, la diosa del cielo, quien las alumbraba todas las noches y se las tragaba por la mañana. También creían que eran las almas de los muertos, que aguardban en la oscuridad al regreso de Ra, ela dios sol.
      Quién sabe.

      Eliminar
  4. Hablas del desierto? de la vida? tal parece que fuera del amor.
    Voy a extrañarte Pitt... avisa cuando vuelvas!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según la tradición, cuando Buda pronunció su primer sermón en Sarnath, cerca de Benarés, su palabra puso en marcha la Rueda de la Ley: de ahí los molinos de oraciones, movimiento perpetuo, un mantra de luz que gira multiplicando sus ondas hasta el infinito. Sin embargo, a veces, desearía que el mundo se detuviera, para así poder estudiarlo y encontrarle un sentido.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Explica uno de mis contertulios habituales que, cuando no sabes que añadir, siempre puedes decir: Cosas de la vida.
      Sucesos de la gente, que diría Conrad.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  6. Hoy por fin, a medida que recorría el texto se me iban ocurriendo frases ingeniosas que plasmar en un comentario y entonces llegué al final y lo increíblemente visual que es, quedó aplastado por un hasta siempre... es irónico y muy frustrante, pero en fin...
    Extrañaré muchísimo espiar tus ocurrencias sin ser vista y espero que no tardes demasiado en volver.

    ResponderEliminar
  7. Atrás quedan los sueños que hoy son sólo hielo o piedra, agua dulce como un beso desde el otro lado del horizonte.
    Pájaros pálidos en jaulas de oro.

    ResponderEliminar
  8. Oyeeeeee, Pitt: ¿tú eres misántropo, o teatrero? :P

    Te echaré de menos como unas veinticuatro horas o menos, porque regresas mañana mismo, ¿a que sí?

    Para el camino, por si te aburres, ponte esto que estoy escuchando ahora mismo (igual es demasiado para ti, pero bueno... Es mejor que sea cañera a que te mande una de esas con las que quieras cortarte las venas con una barra de pan):

    http://www.youtube.com/watch?v=yZQ-qlkoHhc


    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son siempre más sinceras las cosas que decimos cuando el ánimo se siente airado que cuando está tranquilo.
      No me equivoco.

      Eliminar
    2. De eso nada, monada. Con el ánimo airado se dice cada burrada a veces que mareeeeeeee, mareeeeeee.... Airados se puede ser sinceros y, como diría el gran Pocholo, "insinceros" también.

      Por otra parte, has de saber que incluso los dioses se equivocaban.

      Y a lo que dices más abajo, "nada debe volver", salvo que sea una orden (y ni aún así), yo le sacaría una puntillita: "es imposible que algo vuelva tal cual; nada se repite del mismo modo; todo es distinto siempre". Como dijo aquel filósofo sobre el agua de un río... Supongo que sabrás de qué y quién hablo.

      Cuídate, Pitt. Haz lo que tengas que hacer. Ya sabes: lo que el corazón te dicte, o lo que la mente te ordene.

      Besos.

      Eliminar
    3. Eres una de mis seguidoras más queridas y como sé que me comprendes más allá de la misma compresión sólo tengo que decirte: Hallarás consuelo en tus mismas palabras. El deseo complacido es el mejor antídoto contra el veneno que los demás nos inoculan.

      Eliminar
  9. Tus ultimas entradas, ahora me doy cuenta, eran más un llamar la atención que una provocación, no?
    Pitt, un abrazo y espero que lo de irte sea otra llamada de atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos felices no volverán jamás.
      Nada debe volver.

      Eliminar
  10. "Ay del que se enamora hasta en un desierto..." dice la canción.
    Me da mucha pena tu decisión.

    ResponderEliminar
  11. Una contricción sincera es más eficaz que mil flagelaciones. Y tengo que arrepentirme por mi soberbia.

    ResponderEliminar
  12. Espero que no sea broma lo que dices.
    A ver que hago yo sin ti...
    quien me va aponer verde( y eso que soy del sevilla), cuando hable de toros ...
    Mira que como tardes en venir te espero como la Sara MOntiel...FUMANDO EHHHHH.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Inma Luna, ser sevillana deberíaa ser suficiente para ser feliz. No solo te admiro, po que admiro todo lo andaluz, sino que te envidio. Lo de los toros, en el sentido de controversia, no deja de ser una de mis ironías, una me mis, a veces, desafortuandas intervenciones, pero no entiendo Sevilla sin toros igual que no entiendo la vida sin libertad.

      Eliminar
    2. El tema es que a propia gente de Sevilla no entiende que sea Sevillana ya que al igual que a ti, no conciben una sevillana que pasa de semana santa, feria de abril, toros,etc etc que hacen de un tierra un tópico típico, en el que yo no encajo...
      Asi que... seré una ironía pero eso si sevilana.

      Eliminar
  13. Iba a escribir que te echaré de menos. Luego he pensado que iba a parecer una típica frase de cortesía. A continuación me he dado cuenta de que uno de los pocos Blogs que leo habitualmente pierde uno de sus dos protagonistas. Te echaré de menos Pitt. Hagas lo que hagas a partir de ahora, sé feliz. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido mimarzgz. Sólo el hecho de mimar a Zaragoza es digno de encomio. Eres de esas personas que, en la sombra, dan cobijo a la inteligencia, a la sabiduría, una vez despojada de la soberbia, del protagonismo, al estilo aragonés -tan reacio a la inutil alabanza como a doblar la cerviz- eres un hombre entero, de raza, que nunca emplea una frase de cortesía para ocultar sus sentimientos. Gracias de corazón.

      Eliminar
  14. Pero hombre, que lo de fumar tampoco era para tanto. Hoy te veo francamente agobiado. Desde luego la vida da unos golpes que pocas ganas dan de escribir un blog pero incluso esos golpes son fugaces. Podrías dejar una especie de continuará. Actualizo más mis ideas comentando aquí que escribiendo en mi blog. No me dejas seguir con el deporte de mosca cojonera. Y no digamos el de asumir un pensamiento interesante, un buen poema o una frase ingeniosa casi a diario... Qué palo. Anda, por lo menos deja un interrogante y una puerta entornada que eso seguro que sí puedes hacerlo. Y sea lo que sea lo que te pase es imposible que dure más que tú así que ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amado Sergio, independiente de ese -admirado por su lucha de colectivo gay- tampoco te amo por una pulsiñon sexual, te amo por tu dignidad, por tu inteligencia y, por que no decirlo, me lees entre líneas. Tengo poco que añadir a tan dignos seguidores, si acaso ese límite entre la melancolía y el desasosiego. No son mis mejores palabras, ni siquiera intento que sean, incluso en contra de nuestra voluntad convertimos los senderos abiertos en dogmas cerrados y así ha sido por los siglos de los siglos, quien sería yo para cambiarlo, pero a tí merecería dar una explicación, por tu sincera exposición, por tu franca prosa, porque a pesar de mis carencias has sabido estar en la lectura de quien sólo tiene un pequeño espacio en el mundo para expresarse. Siempre te he entendido, siempre te he querido, siempre me he sentido querido por tu persona. Sé que Bertold Bretch me cuestionaría este exceso pero te pido que no cambies, igual que hay gente que debería cambiar, hay quien no debería hacerlo nunca.

      Eliminar
  15. que que que???? cómo que nos dejas una larga temporada??? como de larga? cómo de temporada? Me parece fatalísimo de la muerte. que te quede claro. Espero poder seguir leyéndote de vez en cuando.

    Y a mí lo que más me gusta del desierto es el silencio y el cambio de frío (noche) al calor (del día)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, mi niña Ana, ¿sabes lo fácil que es adular? Eres tan divertida, tan buena, tan joven que no puedes comprender que, en un momento, una pequeña flecha hiera el corazón de forma mortal. El talón de Aquiles se llama así por una razón parecida. A mí me han encontrado el talón de Aquiles y, de momento, no puedo continuar cojeando. Nunca dejes de aprender, aprovecha lo que todos nos enseñan, yo siempre lo intento y cuando veas esa bestia rojiza de ojos de fuego y colmillos de tigre, que sólo puede ser el feroz demonio Kalachaka, piensa, que al fin y al cabo, se trata de un demonio protector.
      Piensa siempre la palabra que lees, tu reflexión unida a tu creatividad te salvarán de todos los males, serán por siempre, tu demonio protector.

      Eliminar
  16. Ohhh pit, suena despedida, a una despedida demasiado amarga, No te vayas, o al menos no te vayas del todo, aparece de vez en cuando, no hace falta que me adules, porque no me gusta leerte por adularme, la adulación es muy fácil, bien lo dices. Me gusta leerte, saber que estás ahí y las frases que me dejan pensando un buen rato. No desaparezcas del todo.

    Un abrazo fuertote.

    ResponderEliminar
  17. Estoy muy impresionada.

    En la multitudinaria fiesta de disfraces que es la "blogósfera", algunos van a cara descubierta, otros usan solamente antifaces y algunos más: usan máscaras completas, con la diferencia que acá, además de los casos en que un personaje disfraza a una persona, también un personaje puede disfrazar a varias personas o bien una persona disfrazarse de varios personajes diferentes, a la vez. La imaginación nos ayuda a interpretar cada cual a su modo, con equivocaciones y aciertos, si se pretende identificarlo con la realidad. Lo que me lleva a una pregunta que no inventé: "¿Es real la realidad?".

    Este "blog" es muy atractivo, eso importa mucho.

    Pitt Tristán: me impresionas tanto como personaje que te siento como persona; y me siento culpable por la parte que me tocaría de lo que dices que te ha afectado, aunque como soy humana, espero que mi parte sea menor en el total; y pese más, lo de los demás comentaristas. No quiero dirigirte una flecha hiriente ni siquiera en parte. Cuando leí lo del desierto, pensé en el desierto florido del norte de mi país; y Verónica C. lo dijo antes que yo.

    Mi concepto de compadecer es quizás diferente a lo que interpretas. Para mí, compadecer es “padecer con” es decir es condolerse o “sentir el dolor con”, en la medida que eso es humanamente posible; ya que quien acompaña no puede sentir exactamente lo mismo que quien lo sufre en carne propia. Digo dolor porque las adicciones se originan en insatisfacciones dolorosas; y lo que se necesita es sanar esas heridas profundas. Otros dicen que las adicciones se combaten con aficiones, ese es otro cuento, para mí, más superficial, aunque ayude en cierto grado.

    Por otra parte, no puedo dejar de pensar que quizás sigas el consejo de “L” de declararte moribundo por el tabaco, sólo que habrías cambiado la causa. Disculpa, son divagaciones.

    Mis mejores deseos y un cariñoso abrazo.

    PD: Quizás ponga esto en los “blogs” de otros lectores para que alguien lo vea, si ya no te asomas por este espacio.

    ResponderEliminar
  18. Con una buena cantimplora en tu poder, los espejismos áridos se vuelven verdes en la maceta de tu alma.

    Gracias por tus comentarios.

    Un abrazo de arena.

    ResponderEliminar
  19. Según leía la descripción del desierto pensaba... hace falta irse tan lejos para sentir la fuerza del desierto, muchas veces la tenemos mucho mas cerca de lo que podemos imaginar.

    Se te echará de menos Pitt, pero cada cual tiene que tomar sus decisiones.

    ResponderEliminar