Seguidores

miércoles, 30 de noviembre de 2022

La sala del terror.

 

Lo cuenta Pla Ventura: La sala del terror



Ruíz Miguel suele llevar a su casa a sus amigos cada vez que su corazón se lo pide, algo digno de encomio hacia su bendito ser. Al respecto, en cierta ocasión, Paco llevó a su hacienda a varios comensales a los que quería agasajar y, la primera vez que pisaron su casa, Ruíz Miguel le dijo: “Ahora pasaremos a tomar café a la sala del terror” Y más de uno se estremeció al escuchar al maestro. Claro que, al entrar en el salón aludido todo el mundo comprendió la metáfora porque, el mismo, está repleto de las cabezas de los toros más significativos con los que el diestro de San Fernando ha triunfado por esas plazas de Dios.

Lo dicho, como explico, resulta una anécdota simpática de un hombre singular en su género pero, si profundizamos muy pronto comprenderemos que, el salón del terror no es otra cosa que la efigie que nos muestra la carrera de un torero admirable, de un hombre ejemplar en todos los órdenes que, como alguna vez dije, jamás se apeó del estrado que le correspondía y, como cité en algún que otro momento, tenía motivos para hacerlo porque, su vida, a Dios gracias y a su tremendo esfuerzo estaba resuelta.

En la actualidad, muchos toreros de los de relumbrón, si disecaran las cabezas de los toros que lidian y las colgaran en sus respectivas casas, al salón en cuestión habría que llamarle salón del cachondeo porque, los toros que lidian son eso, puro esperpento, razón por la que no tienen cabeza alguna disecada, sencillamente porque sentirían vergüenza si tuvieran que mostrarla a sus amigos, caso muy distinto el de Ruíz Miguel que, entre otras muchas cabezas pudimos ver la del toro de Miura que le cortó el rabo en Sevilla.

martes, 29 de noviembre de 2022

Las Ventas. Madrid y el coste de las corridas

 

Simón Casas desvela por primera vez lo que cobran Morante, Juli, Talavante y Victoriano del Río en Las Ventas: casi un millón


lunes 28 noviembre, 2022

Simón Casas ha vuelto a poner sobre la mesa este domingo 27 de noviembre, en declaraciones al programa El Toril, el alto coste que tiene el montar una corrida de máximas figuras en la primera plaza del mundo.



El productor Simón Casas estuvo, en la noche de este domingo 27 de noviembre, en el programa El Toril, de Onda Madrid, donde fue entrevistado sobre distintos asuntos de la pasada temporada taurina y también desveló algunas cuestiones interesantes que atañen a los entresijos del mundo taurómaco, como que organizar un cartel de primer nivel en la primera plaza del mundo cuesta casi un millón de euros. Unas cifras -a todas luces altísimas- que son el fiel reflejo del coste que tiene montar un cartel de esta magnitud en una Feria como la de San Isidro u Otoño.

Simón Casas contestó a todas y cada una de las preguntas realizadas por los miembros de El Toril en relación a la gestión de los espectáculos taurinos en la primera plaza del mundo durante la temporada: «Anunciar a Morante, Juli y Talavante con toros de Victoriano del Río en Las Ventas, por ejemplo, cuesta 900.000 euros. Se me ha caído el casco -radiofónico-, pero la cartera no porque la tengo perdida», dijo en tono jocoso cuando señaló la cifra.

Unas palabras que dejaban a las claras el alto coste que tiene para la primera plaza del mundo montar un festejo de este nivel. Recordamos que, antes de la llegada de la liberalización de precios a Las Ventas -el pasado septiembre-, la plaza de toros de Madrid a plaza llena rondaba los 600.000 euros de ingresos, dinero, eso sí, a repartir entre los honorarios de los toreros, ganaderos, personal de plaza -unos 400 trabajadores en total-, gastos del festejo, canon de plaza…

Pero no ha sido la única vez que Simón se ha referido a los altos costes que tiene el montaje de una corrida de toros en la primera plaza del mundo. Ya en 2018 puso sobre la mesa los emolumentos que cobraba una máxima figura del toreo como Alejandro Talavante en Madrid: «Un torero como Alejandro cobra en Madrid 240.000 euros por corrida, lo que supone casi el 50% de la taquilla neta de Las Ventas. Eso es justamente lo que ganan las máxima figuras. La afición tiene que saber que eso es una economía insostenible que altera gravemente el futuro de la fiesta«.

Pero el coste de una corrida de toros también está ligado al precio de los animales a lidiar. Ya en 2013 el propio empresario francés declaró a los compañeros de MidiLibre el precio de la corrida de Miura para ese año, comparándolo con el que había tenido para dicha empresa la corrida de Garcigrande. 84.000 se pagó por la corrida de Zahariche, mientras que los toros venidos de tierras salmantinas rozaron los 54.000 euros. Diez años después y con la alta inflación y los cambios de posiciones de ambas ganaderías en el mercado, el precio de cada una ha cambiado sustancialmente.

Actualmente rematar un toro en el campo ha subido casi un 20% respecto al precio que había antes de la pandemia, de ahí que según ha podido saber este medio por boca de varios ganaderos, el coste de un animal desde que nace hasta que está listo para salir a una plaza ha pasado de 5.000 a 6.500€, una cantidad que se debe de ver compensada a la hora de adquirir una corrida de toros por parte de la empresa.

lunes, 28 de noviembre de 2022

Enseñar al toro.


 Decía el viejo dicho que: Los toros no sabían embestir, puesto que no han ensayado antes de saltar al ruedo, embisten, cierto es, pero esa acometividad hay que advertirla y definirla durante la lidia  ¿Acaso fue Miguel Ángel aquel que mencionó: que una escultura es lo que queda después de quitar al bloque de piedra lo que le sobra? 

Pues, en el caso del toro bravo, una embestida adecuada es lo que resulta después de corregirle en tiempo récord, los defectos que naturalmente le acompañan.