Seguidores

domingo, 8 de diciembre de 2019

El cambio climático. Consenso.



Se puede estar de acuerdo o en desacuerdo con todas o parte de las aseveraciones sobre cualquier tema, se pueden cuestionar unas ideas o se pueden apoyar unas tesis determinadas pero siempre hay cuestiones, independientes de la opinión, que son columnas para la reflexión. Oigo mucho, como reforzando la idea del cambio climático inmediato -recuerden, inmediato, nunca he puesto en tela de juicio el cambio sino que pongo en cuarentena su inmediatez y su causa antropogénica total- oigo mucho decía, el argumento del "consenso científico" y me he encontrado con esta perla para aquellos que preferimos enterarnos de las cosas y luego opinar sobre ellas.

El mito del consenso.

Históricamente, el reclamo de consenso ha sido el primer refugio de los granujas; es una manera de evitar el debate aduciendo que el asunto ya ha sido establecido. Cada vez que usted escuche que los científicos están de acuerdo en alguna cosa u otra, ponga a resguardo su monedero porque está siendo atracado.

Dejemos algo bien claro: el trabajo en la ciencia no tiene nada que ver con el consenso. El consenso es asunto de políticos. La ciencia, por el contrario, requiere de sólo un investigador que esté acertado, lo que significa que él o ella tienen resultados que son verificables por referencias al mundo real. En ciencia, el consenso es irrelevante. Lo que es relevante son los resultados reproducibles. Los grandes científicos de la historia son grandes precisamente porque rompieron el consenso.

No existe el consenso en la ciencia. Si es consenso, no es ciencia. Si es ciencia, no es consenso. Punto.

viernes, 6 de diciembre de 2019

Greta en Madrid



Parafraseando a Oscar Wilde podemos decir: Algunas personas causan felicidad a donde van, otras, como Greta, cuando se van.

martes, 3 de diciembre de 2019

Cambio, no sólo climático



Todo a nuestro alrededor cambia de manera constante, va borrando nuestra vida como la conocíamos, como si fuese humo. Y pienso que el pasado es solamente un artificio de la razón.