Seguidores

sábado, 1 de abril de 2023

Ganaderías. Juan Pedro Domecq

 


Juan Pedro Domecq es el nombre de una ganadería brava española que fue fundada en 1930 por el empresario gaditano Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio y que está registrada dentro de la Unión de Criadores de Toros de Lidia.1​ Los toros de esta ganadería pastan en la finca Lo Álvaro, situada en el término municipal de El Castillo de las Guardas, en la provincia de Sevilla.

El origen de esta ganadería está relacionado con la histórica vacada que tuvo en sus manos el ducado de Veragua, de la que conservan sus elementos distintivos: el hierro, la divisa blanca y encarnada así como la antigüedad en la que lidiaron por primera vez en la Plaza de toros de Madrid, el 2 de agosto de 1790.

Historia de la ganadería

El bodeguero jerezano Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio iniciaba su aventura como ganadero en 1930 tras haber adquirido la antigua ganadería del duque de Veragua y haber hecho una compra de eralas y sementales a Agustín de Mendoza, Conde de la Corte. Una compra que, según García Sánchez, estuvo motivada por su deseo de "prestigiar sus vinos y licores y satisfacer la afición que al mundo del toro tenían sus hijos".2​ En 1937, a la muerte del ganadero, sus hijos asumirán las riendas de la vacada, desechando lo que tenían de origen Veragua y haciéndose con más reses del Conde del Corte y de la ganadería de la Viuda de Tamarón.2

Progresivamente la familia Domecq empezó a configurar la creación de un fenotipo propio el cual se difundió gracias a las distintas ramas familiares que se hicieron con toros de la ganadería matriz así como las sucesivas ventas que se hicieron a otros ganaderos interesados en reses de Juan Pedro Domecq. Cabe destacar, como apunta García Sánchez, las ramificaciones que se originan en 1951, con la creación de la ganadería del Marqués de Domecq, a cargo de Pedro Domecq Rivero; en 1952, por medio de la línea Osborne; en 1968, con la ganadería de Salvador Domecq, de la que derivará también la de su hermana María Dolores (El Torero); o la creada en 1978, tras la división de los últimos lotes, por parte de Fernando y Borja Domecq con la creación de Jandilla.3

Tras la muerte de Juan Pedro Domecq Solís, heredero de la ganadería familiar, tomaría las riendas su hijo Juan Pedro Domecq Morenés quien regenta la vacada en la actualidad.

Características[editar]

Los distintos cruces de sangre realizados por la ganadería de Juan Pedro Domecq a lo largo de su historia han permitido al hierro gaditano disponer de un tipo de toro único y diferenciado del resto de los existentes en la cabaña brava. Por esta razón, la legislación vigente reconoce a los toros de esta ganadería como creadores de un encaste del que han participado, más tarde, otras ganaderías:15

  • Elipométricos y eumétricos, más bien brevilíneos con perfiles rectos o subconvexos.
  • Toros más finos de hechuras de los derivados de «Parladé».
  • Bajos de agujas, finos de piel y de proporciones armónicas.
  • Bien encornados, con desarrollo medio, y astifinos, pudiendo presentar encornaduras en gancho.
  • El cuello es largo y descolgado, el morrillo bien desarrollado y la papada tiene un grado de desarrollo discreto.
  • La línea dorso-lumbar es recta o ligeramente ensillada. La grupa es, con frecuencia, angulosa y poco desarrollada y las extremidades cortas, sobre todo las manos, de radios óseos finos.
  • Sus pintas son negras, coloradas, castañas, tostadas y, ocasionalmente, jaboneras y ensabanadas, estas últimas por influencia de la casta Vazqueña. Entre los accidentales destaca la presencia del listón, chorreado, jirón, salpicado, burraco, gargantillo, ojo de perdiz, bociblanco y albardado, entre otros.


Almendralejo. 01.04.2023. Luis Reina, reaparece de forma excepcional, Talavante y Emilio de Justo. Toros de Juan Pedro Domecq

 


Video promocional de la Plaza de Toros de Almendralejo:


Una tarde memorable, para el recuerdo, con una triple Puerta Grande se vivió en la reaparición de Luis Reina en Almendralejo. Toreando por las calles salió el público, que vivió una gran tarde de toros en la que Alejandro Talavante brindó dos grandiosas faenas confirmando su estado de gracia, cortando dos orejas y rabo de un Juampedro de vuelta al ruedo, que pudieron ser más de no fallar con la espada en su primero. Cuatro orejas paseó un magistral Emilio de Justo, al igual que Luis Reina, que firmó una tarde importante en la tarde de su regreso a los ruedos.


Ficha del Festejo:

Hierro de Juan Pedro Domecq - España

Plaza de toros de Almendralejo (Badajoz). Corrida goyesca. Lleno. Toros de Juan Pedro Domecq, el quinto premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

• LUIS REINA, que hacía su reaparición, dos orejas y dos orejas.

• ALEJANDRO TALAVANTE, ovación y dos orejas y rabo.

• EMILIO DE JUSTO, dos orejas y dos orejas.

Detalles: Fernando Sánchez y Juan Luis Moreno se desmonteraron tras parear al primero.





Ganaderías. Flor de Jara

 


Flor de Jara (anteriormente denominada Bucaré) es una ganadería española de reses bravas, y que proviene directamente de la Casta Vistahermosa. Esta fue vendida por Pedro José Picavea de Lesaca a Manuel Suárez Cordero, que a su vez la repartió entre sus hijos; una de ellas fue para Dolores Monge, viuda de Murube, y a raíz de esta nacerá la ganadería de Bucaré, y que hoy se conoce como Flor de Jara. Las reses pastan en la finca “Zahurdón”, situada en el municipio madrileño de Colmenar Viejo; está inscrita en la Unión de Criadores de Toros de Lidia.

Historia de la ganadería

En 1932, D. Joaquín Buendía Peña y su padrino compraron la ganadería del Conde de Santa Coloma y la llevaron conjuntamente hasta que se separaron; Joaquín se quedó con el viejo hierro del conde y su padrino Felipe Bartolomé con el hierro vazqueño de Rafael Surga, que habían adquirido conjuntamente antes de comprar el del conde.8​ Joaquín creó su propia ganadería usando el hierro anteriormente comentado, y más tarde creó la línea que lleva su nombre dentro del Encaste Santa Coloma.910​ Hacia el año 1996 hace una repartición de la ganadería entre sus trece hijos; seis de ellos, Pilar, Carmen, Elena, Concha, Rocío y Javier Buendía, crean con su parte una ganadería a la que llaman primeramente Bucaré, que empieza a cosechar ciertos éxitos y alcanza un cartel estimable. En 2008 se la venden al actual ganadero y propietario Carlos Aragón Cancela, matador de toros originario de la localidad madrileña de Colmenar Viejo, y que pasa a llamarla como Flor de Jara.


Características

La ganadería está formada por toros procedentes del Conde de Santa Coloma y Joaquín Buendía Peña, en la línea de este último. Atienden en sus características zootécnicas a las que recoge como propias de este encaste el Ministerio del Interior:22

  • Toros epilométricos, subcóncavos y brevilíneos. Son animales terciados, pero de conjunto armónico, de esqueleto y piel finos. En la cabeza resulta relevante, además de la concavidad del perfil frontonasal, el aspecto de los ojos, que son grandes y saltones. Pueden presentar el morro afilado con la cabeza alargada y estrecha de sienes, aunque lo más frecuente en que esta sea más ancha de sienes con el morro ancho y chato.
  • Las encornaduras no son muy desarrolladas. El cuello tiene una longitud media, la papada aparece muy poco marcada (degollados) y el morrillo no alcanza un grado de desarrollo muy acusado. El dorso y los lomos son rectos, la grupa redondeada, las extremidades de longitud media y la cola fina.
  • Las pintas típicas son principalmente cárdenas y negras, dándose en menor medida tostadas y berrendas (en negro y en cárdeno). Las pintas castañas y coloradas aparecen de forma excepcional. Los accidentales más frecuentes son el entrepelado y aquellos en forma de manchas blancas (careto, lucero, estrellado, jirón, aldiblanco, bragado, meano, calcetero, coliblanco y rebarbo).

La línea morfológica de Buendía es la más abundante del encaste Santa Coloma y la que tiene mayor influencia de la línea Saltillo de la Casta Vistahermosa. En estos toros predominan las pintas cárdenas en todas sus variantes y negras, dándose en menor medida tostadas y berrendas en negro y cárdeno. Estos pelajes suelen ir acompañados de una amplia variedad de accidentales.