Seguidores

lunes, 27 de agosto de 2012

El ángel fumador

"El ángel fumador" es el cuarto libro de poemas de Laura Campmany. El origen de tan sugerente título, que en el actual contexto antitabaco constituye todo un desafío y una deliciosa provocación, lo explica la autora en uno de sus poemas:

"Fumar no es un pecado.
Es solo una venganza
por las muchas maneras que ha tenido,
la vida, de dolerme.
(...) Yo he optado por llevar siempre conmigo
un coágulo de espuma en la garganta.
El ángel fumador,
me llamaba un amigo".

Brindo por Campmany, por el desafío, la provocación y la venganza. ¡Despertad, malditos!

14 comentarios:

  1. Yo prefiero provocar con otras cosas no fumando, que al fin y al cabo, es una opción como otra. Ahora bien como no suelo hacer la pelota a nadie, te diré que estoy muy contenta de haber dejado el tabaco.
    Pitt que te veo muy revolucionado ultimamente, jaja.
    Besos, hombre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si has querido decir revolucionado o revolucionario. Ya soy mayor para las dos cosas, para ejercerlas de manera activa pero, lo que se dice como algo ridiculizante (auqnue no sea tu caso), eso de "ir revolucionado" para mí es un halago, en realidad todo lo que sea diferente al tópico y a la opinión general para mí es un halago.
      Gracias, amiga.

      Eliminar
  2. Me parece muy bien que la gente reivindique, que los fumadores también tenéis derecho a fumar si os da la gana y a que no os traten con tan poco respeto, que a veces parece que sois asesinos, leñe.

    Y te lo dice una ex fumadora a la que el huno la ahoga literalmente, pero sólo pido, como lo hacía cuando fumaba (y muuucho), que no me echen el humo a la cara.

    Pitt, como estás con este tema muy reivindicativo o lo que sea, el otro día escuché en las noticias que ya hay playas para fumadores y para no fumadores... somos gilipollas a más no poder!!!
    Y claro, me acordé de ti y pensé: al misántropo le da un parraque!!! jajajaja

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plena razón a que no te echen el humo a la cara o de modo que te haga toser aunque no estés tan cerca. Los fumadores pasivos también somos dañados por los fumadores activos, incluso algunos fumadores pasivos han sufrido cáncer de pulmón, por lo que le tiraron encima. Y lo digo yo que tuve una madre desnaturalizada y fumadora activa quien me dañó, no sólo con el humo. Hubo una época ya sanada, con la gracia de Dios, en que ese humo me causaba las mismas reacciones viscerales que supe que el tufo u olor a aliento vinoso le causaba a las esposas de los alcohólicos. Hace años que ya siento compasión por los fumadores, lo que no impide que haya límites.
      -
      Un cariñoso saludo.

      Eliminar
  3. Yo, brindo por la libertad...de acción!!!
    Un abrazo para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  4. ¿Ya se han metido otra vez contigo por fumar, angelito? Si ejke.........

    Venga, activa el modo zen. Diles que te vas a morir pronto gracias al tabaco y listo. Ya verás qué a gustito se quedan... :P

    Besos, Pitt.


    Pd.: que sepas que ya estoy pensando en dejar de fumar... Pero, tranqui, que -si finalmente lo hago- no me meteré contigo. Salvo que me digas que sí porque te va la marcha, claro...

    ResponderEliminar
  5. Pitt, buen -o mal- día para traer a colación el tema del tabaco: mañana dejo de fumar. Es decir, esta noche. Estoy acojonadísima pero a la vez contenta y decidida y muy asustadiiiiiiita. No quiero recaer, ya una vez me quité y recaí. No quiero engordar tampoco, que eso es demasiado deprimente. Pero es que ¡no quiero pagar ni un puto céntimo más por un vicio que huele tan fatal! Había pensado dejarlo el 7 de enero, como siempre, pero me he leído un libro para dejar de fumar y de pronto me he encontrado pensando: no espero más, ahora que tengo tantas ganas de ser ex-fumadora, lo hago. Y ya se lo he dicho a mi pareja, a mi hija, a mi suegra, a mi hijastro... y ahora a ti, así que a ver si así me da vergüenza y no recaigo. Ya no es por no morirme a largo plazo, sino por comer a corto. Hasta esa venganza de la que hablas me está siendo vedada.
    Ya os diré cómo lo llevo.
    Besitos de una futura ex-fumadora (toco madera).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jana, yo tuve una vez puesto un Quitómetro en la lateral de mi blog. No es que me ayudara mucho, pero cada vez que lo miraba sonreía tras ver la pasta que me iba ahorrando.

      Por si te apeteciera tenerlo en tu blog:

      http://www.quitometro.org/quitonline.php

      Besos y ÁNIMO (no dejes de contarnos, porfa, que yo soy la siguiente... :P)

      Eliminar
    2. *L*, ¡gracias por tu apoyo! Creo que lo del quitómetro es mucho lío para mí porque soy una negadita para estas cosas, pero de todas formas voy a intentar no contar los cigarrillos que "no" fumo, por no estar obsesionada. ¡Bueno, esa es mi intención ahora, veremos si no acabo contando las caladas que no doy! De momento quiero fumarme el último y te juro que no tengo ganas de fumarlo, ésa debería ser la actitud. Por supuesto que os contaré cómo lo llevo. Ahora mismo tengo mentalidad de no-fumadora, y el libro que me he descargado me ha ayudado muchísimo a decidir que YA, que para qué esperar un día u otro.
      El enlace es: http://javeriana.edu.co/redcups/Es_facil_dejar_de_fumar.pdf Prueba a leerlo, ¡no pierdes nada!
      Besitos, guapa.

      Eliminar
  6. Alistarse en un ejercito para matar mujeres y niños extranjeros, en la policía para golpear a aquellos que exijan dignidad, en la iglesia para violar niños, está bien visto. Pero fumar, fumar es el peor de los vicios (desde hace poco, conste).
    ...Y así nos va.

    ResponderEliminar
  7. Sólo quiero añadir que no es mejor ni peor que nadie el que fuma o el que no fuma. Como dice Piedra, sólo es una cortina de humo.
    Como digo siempre: Hitler tampoco fumaba. Y eso no quiere decir que cualquier día no montes un holocausto.
    Ánimo a los que dejan de fumar, bendiciones a los que no fuman y al resto que haga lo que le dé la gana, menos echarle el humo a Verónica C., ni Eugenia Cristina.
    Me viene a la cabeza esa cancioncilla:
    María Cristina me quiere gobernar
    y yo le sigo, le sigo la corriente,
    porque no quiero que diga la gente,
    María Cristina me quiere gobernar.
    Besos, abrazos y café, copa y puro.

    ResponderEliminar
  8. no entiendo su esencia... a favor o en contra del tabaco...
    sea como sea...yo me manifiesto totalmente en contra de todo aquello que nos reste un apice de salud....

    Un abrazo...¡¡¡

    Déjame que te cuente
    www.dejamequetecuente.net

    ResponderEliminar
  9. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar
  10. Angel y fumador no caben en el mismo verso. Los fumadores sois el mismo demonio. Y esto podría ser irónico o podría ser una verdad disfrazada de ironía para que duela menos o podrían ser las ganas de tocarle las narices a quién con su humo me las toca a mí. El tabaco no puede poner de acuerdo a los dos bandos. Sólo el día que se invente un humo no molesto podremos hablar en igualdad de razones. Y a Laura Capmany que se vengue de otro que no sea yo porque si me tira el humo a la cara le meto el libro de poemas por el culo. Y que conste que no quiero polémicas. Eso nunca.

    ResponderEliminar