Seguidores

miércoles, 20 de julio de 2011

Bésame

Bésame, amor, en esta noche triste.
Te diré las palabras que mis labios,
de tanto amor, mi amor, no se atrevieron.
Amor mío, amor mío, es tu cabeza
de oro tendido junto a mí, su ardiente
bosque largo de otoño quien me escucha.
Óyeme, que te llamo. Vida mía,
sí, vida mía, vida mía sola.

Rafael Alberti

3 comentarios:

  1. Que se cumpla ese beso y que sea perpetuo en el tiempo.

    Muy lindo, saludos,
    Diana

    ResponderEliminar
  2. Y a la llamada acude la princesa rauda y veloz, con la espera de ese beso eterno.

    Mariko

    ResponderEliminar
  3. Alberti... A veces el amor paraliza y no s hace enmudecer.
    Que preociosos versos. Gracias Pitt.
    Abrazo anisado

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.