Seguidores

sábado, 27 de enero de 2018

Tristeza y felicidad



Es curioso cómo la felicidad pura, sin adulterar, no deja poso en nuestros corazones, mientras que las aguas turbias de la tristeza manchan por doquier.

27 comentarios:

  1. Será porque la felicidad se va con el fluir de nuestra sangre y la tristeza se queda como un coágulo hasta que deja de doler..
    Un sábado sin dolor y lleno de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, siempre deseamos lo mejor pero luego el día hay que aceptarlo como viene, si lo aceptamos ya tenemos ganado un menor sufrimiento o una mayor felicidad que viene a se lo mismo.
      Gracias, e igualmente.

      Eliminar
  2. Qué verdad.
    Será que la felicidad, por efímera y pequeñas, no nos cala como lo hace el eterno sufrimiento.
    Y porque además no sabemos valorar la felicidad. Estamos muy equivocados con lo que es.
    Bueno, me entiendes.

    Besos, Pitt querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te entiendo. Y te veo cuando lo dices. La historia nos enseña que el dolor acaba estando presente en la biografía de todas las personas en algún momento de su vida y el malestar que produce nunca se acaba de olvidar aunque se pueda ignorar.

      Besos, me gusta cuando me dices eso de querido, hace sentir que alguien le quiere a uno.

      Eliminar
  3. Voy a hacer un recorte de esta pagina con lo que has escrito aquí arriba y lo pondré con un imán en mi frigorífico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es tremendo halago. Yo tengo una (de las muchas, demasiadas) libreta donde apunto todo aquello que me puede ayudar a subir la moral en un momento dado.
      Viene bien.

      Eliminar
  4. Suele ser así... y es una pena.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. El recuerdo de un evento triste es siempre triste. El recuerdo de algo alegre, tiene algo de tristeza también. Es tan solo recuerdo.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica puntualización sobre que hasta el recuerdo de algo alegre, por pasado, contiene esa tristeza, esa melancolía. Por ser tan solo recuerdo. Recordar, de "re-cordis", volver a pasar por el corazón. De ahí la melancolía cuando no la tristeza de la tragedia.

      Muy bueno el comentario y muchas gracias.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Somos masocas por principio y viciosos al final

    Disfrutemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchas relaciones sociales somos masocas y tus palabras se vuelven de oro sobre todo en las relaciones con el sexo contrario.

      Disfrutemos.

      Eliminar
  7. Es curioso... no cala porque pensamos que la felicidad es algo imposible de lograr, pero si fuéramos capaces de sentirnos felices de a poquito, con las cosas más sencillas que la vida nos ofrece sin esperar grandes ocasiones ni ofuscarnos cada día por tonterías, posiblemente la felicidad nos empaparía...

    Besos, Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y porque la felicidad, o sus momentos, son efímeros y cuando son recordados, como apunta Frodo en su comentario, también tienden a producir tristeza.

      Besos

      Eliminar
  8. Así es... la tristeza es pegajosa y la felicidad como un soplido. Deberían ser igual de pegajosas, pero son antónimos hasta en su forma de ser.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre esos adjetivos y esas metáforas tan acertadas. Sylvia, eres es el oasis en un mundo de cierta tristeza. Grande escritora.

      Besos.

      Eliminar
  9. Es así como dices. Una pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, por lo que voy leyendo de vuestros comentarios, algo universal.

      Besos.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. En la cosas tristes es cuando más de acuerdo nos ponemos todos. Porque son una verdad incuestionable.

      Eliminar
    2. Disculpa, Pitt
      Para mí la tristeza no es una verdad incuestionable. Por más tropezones que tengamos existe el poder mental para valorar las situaciones y alejarnos de todo cuanto pueda dañarnos; de no ser así estaríamos enfermos.
      Saludos

      Eliminar
    3. Ninguna disculpa, agradecido de tu colaboración.
      Pues no será una verdad incuestionable. Lo mío sólo son opiniones, ni tengo capacidad intelectual ni autoridad para hablar ex cátedra ni intención alguna de hacerlo. Tengo que confesarte que, como persona sencilla y simple, me da un poco de miedo eso del poder mental, ¿es eso del profesor Xavier de X-men, no?
      Pero hay ocasiones que no sabes por qué camino tirar, quizá tú puedas ayudarme en, por ejemplo, esta disyuntiva: el mercurio cura la sífilis pero perturba la mente, y esto plantea un dilema para un caballero, ¿no crees?: el cipote o la mente.

      Salud.

      Eliminar
  11. Hola, Pitt
    Todo depende de la persona puesto que, para mí, la felicidad es un estado mental y la tristeza un inquilino que está de paso. Atesoras en la mente los momentos felices, los blindas para que te protejan en caso de abatimiento y vives tranquilamente :)
    Los recuerdos felices nos hacen sonreír; las situaciones tristes hay que enviarlas a la tierra del olvido; sería absurdo revivirlas, eso sería masoquismo intelectual.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las emociones son necesarias para el ser humano y cada una de ellas cumple una función determinada. Podemos encontrarnos con personas que contienen y evitan ponerle nombre a las emociones que sienten, que las reprimen todo lo posible, pero eso no evita que las estén sintiendo ni que en algún momento tengan que usar las palabras para poder liberarlas.
      En este caso, la tristeza es una de las emociones peor vistas desde la antigüedad, incluso se la llegó a considerar como un pecado capital. Dicho esto, no podemos negar que hay una tristeza que es inherente al ser humano y que cumple una función adaptativa.
      El tema es muy largo pero hay demasiada moda de aparentar felicidad y si no es así, como tú misma afirmas, eres un masoquista.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Es lo que tienen las penas, como son más y pesan más, no se van, las cabritas.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.