Seguidores

domingo, 9 de febrero de 2014

La memoria relatada

Leo en muchos blogs textos de experiencias que su autor trae a la memoria. La memoria es una reconstrucción siempre recomenzada. Una memoria asistida por el deseo. Deseo de que lo pasado sea presente, pero también de saber acerca de ese tiempo y sus contenidos. No hay manera de recordar directamente. No hay tal objeto, no hay el complejo proceso que alguna vez fue una experiencia. Todo el que recuerda con intensidad quiere hacer un relato de lo recordado. Toda vida recordada tiende a desembocar en una forma de novela. La neurociencia de nuestros días sostiene que los contenidos de la memoria no están, no hay tal lugar, y que cada vez que recordamos (sea un color, un olor o una conversación), se reconstruye al instante, no siempre igual.
Saber contar lo vivido es la mejor manera de recordar.

32 comentarios:

  1. La memoria juega malas pasadas, a veces incluso recuerda uno cosas que no le han ocurrido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dices, cada vez que recuerdas algo lo reestrenas poniéndole o quitándole según tu estado de ánimo, dándote o sin sin darte cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, nunca se puede revivir la experiencia, deja un poso pero no se restituye.

      Eliminar
  3. Es difícil recordar dos veces lo mismo de la misma manera porque nosotros nos encontramos en constante evolución y nunca somos los mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, también cambia nuestra perspectiva.

      Eliminar
  4. debe ser que como los recuerdos son nuestros los recordamos a conveniencia de cada momento, especialmente si se los relatamos a alguien. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces es que, además, mentimos descaradamente, qué sería de nosotros sin la mentira.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. La visión de nuestros recuerdos cambia, como vamos cambiando nosotros con el paso del tiempo y el aumento de nuestras experiencias. El recuerdo es el mismo pero la interpretación, creo que no.
    Por fin de vuelta, se extraña este rinconcito ¿Sabes?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El recuerdo vive como eso, como recuerdo, pero no se revive la experiencia del suceso.
      Gracias por esa nostalgia, es un piropo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Eso si recordamos bien las cosas, porque es cierto eso de que muchas veces cambiamos la historia en nuestra cabeza a medida que los años pasan. Biquiños Pitt!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso puede ser un mecanismo de defensa.
      Besazo, guapa.

      Eliminar
  7. y luego está el que de todo no te acuerdas.. hay datos que se olvidan y luego la historia no es 100% real a lo que se vivió.. supongo que nos quedamos con lo que más nos interesa.. y luego estoy yo.. que me suelo acordar de muy pocas cosas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que lo sugestivo, lo diferente está en que no existe esa memoria como lugar donde buscar.

      Eliminar
  8. Un aroma, màs que ninguna otra cosa me hace revivir momentos pasados en otros lugares y con otras personas, pero son imàgenes difuminadas que al ponerlas en palabras cambian cada vez.
    Un beso de lluvia, Misàntropo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre cambian, de ahí su dificultad para describirlas, de ahí la grandeza de hacerlo.
      Un beso, también llueve, mansamente.

      Eliminar
  9. Hay sucesos que no se quieren olvidar ya sea por hache o be, y se conservan no intactos, pero sí bastante nítidos.
    Otros sí se quisiera que desaparecieran, y parece que hasta se consigue, pero no es así. Y vuelven a asomar cuando se dan unas ciertas circunstancias que los reinician.
    El mundo de la mente es muy complejo. Teorías hay muchas.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, esta es una curiosidad más.
      Bicos.

      Eliminar
  10. Es verdad que los recuerdos cuando vuelven lo hacen cada vez con algún cambio, es muy difícil como dices recordar siempre el mismo suceso tal y como pasó exactamente, pero, qué me dices de los recuerdos que han sido pesadillas.... yo he vivido alguna, que recuerdo una y otra vez tal como realmente pasó, me gustaría recordarla con algunos cambios pero no hay manera.

    Besos apretaos, Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me niego a recordar aquello pesadillesco, hay gente que parece gozar reviviendo esos momentos, de pérdida traumática de un ser querido, de un accidente, de una disputa... si no lo deseas puedes cortar ese pensamiento o, al menos, no insistir en recordarlo exactamente.
      Besos apretaos.

      Eliminar
  11. No me extraña leer que la ciencia demuestra que los recuerdos son recreaciones del pasado, saber practicar sanamente el arte de narrar un recuerdo es un placer.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es probablemente lo más bello de todo, que por medio de la literatura podamos recuperar un pasado.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Ante todo, me gusta esta tertulia virtual. Encuentro que en esta entrada se mezclan varios temas. Uno es que familiarmente se dice: “el saber no ocupa lugar”, al menos, no uno que se haya podido medir, lo cual no significa que no exista. Cuando se trata de objetos o fenómenos del mundo físico se puede demostrar existencia pero no inexistencia, a diferencia de objetos matemáticos que “tienen principio y fin en la redoma cerrada de la razón”. Volviendo a lo físico, sólo se puede afirmar que no se ha encontrado. Tampoco se debe olvidar que una teoría científica vale mientras no aparezca otra que explique lo mismo y algo más, y por lo tanto, la reemplace. Vale decir, las afirmaciones científicas son transitorias, por definición. Si la neurociencia actual no ha encontrado un lugar, puede ser que sus instrumentos sean de una escala muy grande para medir algo mucho más pequeño; quizás en forma semejante a como hace medio siglo usábamos computadores (ordenadores en España) con núcleos de ferrita que ocupaban un volumen muchísimo mayor que otras máquinas que después fueron haciendo lo mismo. Al menos en reportajes de temas científicos, se ve a escala macroscópica como se activa cada parte del cerebro al relacionarlos con lo que expresan voluntarios; e incluso dentro de lo microscópico hay diferentes escalas, encapsuladas unas dentro de otras, cada cual con su organización (me voy alargando mucho); las moléculas orgánicas que forman cada célula, en general son enormes en comparación con las más pequeñas, como los iones que ejecutan procesos indispensables para la vida y no parece que se pueda afirmar que no hay almacenamiento a nivel menor, incluso que la información genética, que cabe toda dentro de una célula, con muchísima redundancia en la información y muchísimas combinaciones de sólo 5 tipos de molécula. En todo caso, la forma de las letras con que aprendemos a leer no es muy explicable que las inventemos cada vez que las recordemos, se puede decir lo mismo de nombres, números, formas, conceptos, lugares precisos tal como se veían cuando pasaron a ser recuerdos, solamente se encogen de tamaño al encontrarlos nuevamente si uno ha crecido en tamaño, conservando la misma forma y un sinfín de detalles; lo mismo se puede decir de tantos datos concretos. Estoy muy de acuerdo con “detalles” que dijo en estos comentarios que LOS RECUERDOS SON LOS MISMOS Y CREE QUE LO QUE VARÍA ES LA INTERPRETACIÓN; por ejemplo, aunque no es lo mismo, sólo es interpretación y recuerdo inconsciente, no consciente: algo curioso es que al ver en TV, reportajes o trozos de programas que fueron grabados hace decenios, veo jóvenes a las mismas personas que entonces veía viejos, al mismo tiempo que los reconozco e individualizo perfectamente, aunque no los había recordado en tanto tiempo. Si los reconocí, esa información estaba conmigo. Lo que se ha vivido no cambia por mucho que algunos digan otra cosa: lugares con todas sus características, hechos, palabras textuales, rostros y sus gestos, voces y mucho más, permanecen invariables. Se reconoce a alguien después de mucho tiempo por sus gestos y su voz, sin error. Se puede recordar mucho algunos sucesos y otros: poco; pero a medida que surgen, van recordando otros relacionados que estaban relegados al desván, por decirlo de algún modo, pero no olvidados.
    Lo que dices: “Saber contar lo vivido es la mejor manera de recordar.” Es hermoso y más bien literario.
    Debo partir en dos este comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debí partir en dos este comentario.
      Algunas veces alcanzo a buscar significados de lo que leo en tus entradas y comentarios. Por ejemplo, cuando Marinel dijo “vaya tela” o cuando dijiste “echarle caña al mono”, lo busqué antes que lo explicaras; y con otras expresiones que no conozco. También otras citas más académicas como la del pensador de las concepciones líquidas. Casi siempre ando muy atrasada para alcanzar a comentar. He pasado de dulce y de agraz, mi hijo mayor se ha caído dos veces: la primera en el antejardín, de espaldas con silla de ruedas y todo, fue laborioso para mí, hacer que se pusiera de bruces y buscar y acarrear objetos que le permitieran, trepar de a poco a algo en que pudiera sostenerse; la segunda: estaba dentro de la casa, usando para algunas de sus idas y venidas, un andador que pone frente a él, tiene cuatro ruedas y manillas con freno; se cayó, causándose un esguince en una rodilla, lo que obliga a una pausa en su tratamiento principal. Ambas hacen presente que si pierde estabilidad está en serios aprietos; pese a todo, avanza lentamente. Acá en el hemisferio sur estamos en verano y un resfrío muy completo, entre otras cosas, me tiene con la nariz grotescamente herida.

      Un cariñoso saludo.

      Eliminar
    2. Yo mismo no sé si al mes que viene podré recordar este magnífico, y sucinto, comentario de un modo preciso.
      Un cariñoso saludo y espero la pronto recuperación de tu hijo. Precaución con el antejardín.

      Eliminar
  13. yo a veces tengo amnsesia disociativa o protectora para mantener a salvo sólo aquellos recuerdos que ayudan a avanzar hacia delante; no dar pasos en balde.. .

    (bueno..., puede que la cerveza tamb mengúe mi memoria.. no lo tengo claro jajjaj)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he mantenido que para ser feliz es necesario tener buena salud y mala memoria.
      Si la cerveza la mengua, ¡viva la cerveza!

      Eliminar
  14. Y hay los que merecen ser contados y los que no... Cabe a nosotros decidir el peso que le vamos dar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, a algunos es mejor echar tierra encima...

      Eliminar
  15. La memoria para mí como parte de la inteligencia es muy importante, mas creo que con el intenso bombardeo de estímulos que sufrimos en la actualidad uno ya no sabe si lo vivido es 100% personal o no. El problema es que esa información visual, auditiva y olfativa en parte viene condicionada por una herencia histórica y en su mayor medida negativa que nos hace cada vez más temerosos e inseguros.
    Cada vez es menos importante memorizar porque la tecnología nos brinda un abanico inmenso de opciones para poder guardar esos recuerdos, como fotos, blogs, etc. que nos permiten recopilar fácil pero efímero todo lo que tenemos como importante. El problema está en la manipulación de la memoria colectiva, muchas cosas que tenemos almacenadas en nuestro hipocampo no son más que la distorsión de una realidad.
    Para mí es más importante el razonamiento que la memoria, para memorizar ya tenemos la escritura.
    Un saludo Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en lo que dices, en eso de la manipulación, que ya no sabemos que de lo recordado es verdadero o falso.
      También soy más de apreciar el criterio que la memoria.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Nada más cierto, aunque, ahora que recuerdo, recuerdo tan poco que ...

    ResponderEliminar