Seguidores

martes, 21 de julio de 2015

A pesar del calor, más calor.



Se desnudó mientras él seguía acariciándola y besándola por todas las partes y le desnudó a él, ya sin ningún pudor. Besó ávidamente sus labios y su pecho y le hizo echarse desnudo junto a ella sobre la hierba. Le acarició el vientre y los muslos, le besó cada vez más apasionadamente hasta desencadenar su más ardiente deseo. Él la dobló debajo de sí y la poseyó con todas sus fuerzas, como si fuese la última vez que gozaba de su cuerpo y de su amor, y vio los ojos de ella iluminarse, su rostro trasfigurarse en un placer cada vez más intenso y conmovedor, sintió sus manos y sus uñas hundirse en los hombros y en la espalda y la oyó finalmente gritar en el delirio del placer sin límites ni ataduras, aquel que sólo los dioses pueden conceder a los mortales.

4 comentarios:

  1. "...áquel que sólo los dioses pueden conceder a los mortales." ...sublime Pitt.
    Y ojalá hiciera calor, en todos sus sentidos, todos los días del año... toda la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Por si fuera poco el calor.... Llevo tres entradas que arden las letras, porfa, dejar esas entradas para el invierno, jejejejeje

    ResponderEliminar
  3. e ingresaron en la unidad de quemados

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.