Seguidores

domingo, 2 de febrero de 2020

Anciana devota



Cuentan de una devota marquesa que, ya hacia el fin de sus días y sabedora de ello, era consolada por su director espiritual, el cual le decía: “Señora, le espera el Paraíso, el cielo, dónde todo es belleza y virtud, le espera Dios Padre para bendecirla en el más soñado de los lugares...” Y así todo un discurso de magníficas expectativas a lo que la condesa asentía con la mirada perdida, y reflexiva le respondió: “Sí, padre, sí pero es que, sabe usted, como en casa no se está en ninguna parte”.

18 comentarios:

  1. Jajajaja...es buenísimo. Y tenía razón la marquesa que por mucho que nos hablen del Paraíso nadie quiere ir a él.
    Un abrazo, Pitt

    ResponderEliminar
  2. la lógica o en todo caso el sentido común siempre vence... saludos...

    ResponderEliminar
  3. La respuesta de la marquesa creo que es muy inteligente...y por supuesto como en casa en ningún lado.
    Un abrazo Pitt.

    ResponderEliminar
  4. Como diríamos por acá, vieja pero no boluda

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Pitt, a esta marquesa lo que le pasaba es que no quería dejar el mundo de los vivos.
    Muy bueno si señor, te deseo una feliz semana besos de flor.

    ResponderEliminar
  6. No era tonta la condesa, jajajaja. Más vale pájaro en mano.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuánta razón la buena Sra!
    Muy buena reflexión. Nos pasamos la vida elucubrando e imaginando paraísos y utopías sin prestar mucha atención a lo más próximo...

    ResponderEliminar
  8. Oye, pues estoy de acuerdo con ella, ja ja ja.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  9. Tocada por la Iluminación.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Más vale lo malo conocido...
    Sonrío.

    Besos, Pitt.

    ResponderEliminar
  11. Cuanta razón tiene la señora, mejor pájaro en mano que ciento volando como dice el refrán.
    Besos Pitt
    Puri

    ResponderEliminar