Seguidores

martes, 27 de abril de 2021

Juan Bernier

 


MÁLAGA

 

Yo, poeta de secano, tiendo labios al aire

y el esperpento de tierra, la moral arada

se pierde en la estepa horizontal, lejana.

Sólo queda espuma, pensamiento,

junto al mar, junto al monte, junto al cielo.

 

Leo algún poema del cordobés Juan Bernier (1911-1989), también leo que su obra gira alrededor de su homosexualidad, su efebofilia y la conciencia dolorosa de la singularidad.

Su participación en la Guerra Civil, en el bando franquista, lo saca de su solipsismo y lo arroja a la bestialidad del entorno: “… escribo rendido de marchas y contramarchas y de la emoción de las fatigas del combate. He visto veintitantos heridos rojos en un puesto de la Cruz Roja; heridos que nosotros pasamos a la bayoneta. He cargado muertos en camiones… Hemos robado al pueblo y hemos comido de él, de sus matanzas, de sus gallinas”.

Pero el retorno a la normalidad solo supone la constatación de su marginación, que le hace volver como vencedor para vivir como vencido.

6 comentarios:

  1. Muy buenos días, leyendo el pequeño-resumen de su vida, creo que cuando regresara de la contienda fue su verdadera guerra. Por muchas cosas entre ella lo vivido pero también su condición sexual, en esa época seria un verdadero infierno. Un besuco y feliz martes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pitt, totalmente de acuerdo con Campirela. Qué duro además lo que se vive en una guerra. Para no olvidar jamás. Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Lo peor, bueno lo peor todavía tuvo un triste epílogo para este gran poeta del bando franquista que sufrió por su homesexualidad por parte de aquellos cuyos ideales defendió.

    Besos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.