Seguidores

martes, 7 de abril de 2015

Sapientia sola libertas est

Quiero agradeceros de corazón a todos los lectores, amigos, seguidores y comentaristas de este blog el tiempo que hemos compartido hasta la fecha. Ha sido emotivo, entretenido, divertido y constructivo leer vuestras opiniones y vuestras aportaciones que, por otro lado, siempre han sido el alma del blog.
Una época con varios viajes previstos, una búsqueda de la libertad -por el medio que indica el título-, nuevos proyectos, renovadas ilusiones y afán por el descubrimiento me hacen imposible dedicar el tiempo que merece esta producción y la lectura a quienes tan amablemente acuden a leer a uno mismo. En realidad abandono, al menos de momento, las redes que, para una mínima correspondencia requieren de un tiempo que he decidido invertir en otros asuntos.
Mi recuerdo, afecto y agradecimiento al erudito señor S; a la adorable Pat; a la inquieta Tracy; la surresalista Atrápame Pez; la efusiva Athenea; la inteligente Lectora de Almas; la provocativa Anónima (¿canaria?, jajajajaja); la castiza Yeste Lima; la amorosa Ficticia; la simpática Soraya; la cordial Carmen Magia; la delicada Nefertiti; la amable Susana; la sensible maduixeta; la seductora Alma Baires; la emotiva Marinel; la poética Amapola Azul; la suave Mía; la interesante Tatu; la sensible Haydeè; la frescura de Solaire; la afeciva Ame; la agradable Taty Cascada; mi deseada Gela Gelita y, en fin, también a aquellos que dejaron la lectura pero con los que compartimos bellos sueños, entre los que se encuentran en un lugar muy especial de mi corazón la electrizante Pommette; la bellísima Maite; la impulsiva mentalhesitation; la gran poeta Verónica Calvo y mi amada *L*...
Me dejo en el tintero, a riesgo de pecar de injusto, a muchos que iré recordando pero lo dejo ahí de momento. A todos un hasta luego con mi más sincero agradecimiento.

Epílogo: Séneca es un grande la literatura de todos los tiempos, y sus máximas son un curso intensivo de sabiduría. De todas ellas me quedo siempre con esta: Sapientia sola libertas est. Es decir: la sabiduría es la única libertad. No se puede decir más con tan pocas palabras.

domingo, 29 de marzo de 2015

Eva y Adán



Consultorio sentimental de Pitt el loco.

Un día , en el Paraíso, Eva llamó a Dios y le dijo: Señor, tengo un problema...

- Cual es el problema Eva?

- Pues se que me has creado, me diste este hermoso jardín, un bello cuerpo, toda mi gracia, inteligencia, amor, ternura, este sexto sentido maravilloso, los hermosos animales que me rodean... pero discúlpame, no soy del todo feliz... como que me falta algo.

- ¿Cómo es eso Eva?

- Pues estoy sola y harta de comer manzanas...

- Creo que tengo la solución... ¡crearé un hombre para tí!

- ¿Qué es eso ?

- Es una criatura toootalmente imperfecta...! maniático, mentiroso, tramposo, rencoroso, engreído, en fin... te va a dar problemas. Pero será fuerte y mas rápido que tú; le gustará cazar y maltratar a los animales que ahora te rodean y solo para divertirse. Tendrá un aspecto simplón, vulgar y prosaico, con muy poco cerebro, no dará explicaciones ni se complicará, algunas veces será grosero y altanero, pero estará preparado para el trabajo
duro, será pagado de sí, con muchas actitudes de niño tales como pegarse, dar patadas al aire y recordar a su madre...
Pero como te estas quejando de tu soledad y tu aburrimiento, le crearé una sola virtud de tal forma que satisfaga tus... eh...necesidades.
Pero eso sí: tendrás que halagarle, reírle sus chorradas, valorar sus aptitudes, hacerle creer que es el mejor, que satisface tus necesidades maravillosamente... podrás ser hipócrita con él, porque como ya te he dicho,
será muuuy simple y se creerá tooodo lo que tú le digas.
Necesitará siempre de tu consejo para actuar correctamente y tendrás que estar muuuy al pendiente de él para que no se despiste.

- Parece difícil Señor, pero está bien, dijo Eva sonriendo irónicamente. ¿Cuándo tendré al hombre en mi paraíso?...

- Pues te lo voy a crear ya... pero con una condición ...

- ¿Cuál Señor?

- Como será envidioso, rencoroso, vanidoso, arrogante, egocéntrico, narcisista, falso, machista, insufrible, celoso, cabrón y muuuy pero muuuuuuy mamón... tendrás que hacerle creer ¡qué lo hice a él primero!

viernes, 27 de marzo de 2015

Campo de amapolas



La primavera hace que hasta Pîtt, el poeta loco, publique sus rimaa:

Niña que duermes en cuna
de las amapolas rojas,
pequeña, dulce y airosa
como nacida del campo
libre, sana y sola.

Pitt Tristán

jueves, 26 de marzo de 2015

También yo me dormiré



También yo me dormiré y entonces quizá te despiertes y pienses esto que yo estoy pensando, tal vez me imaginarás enredada en algún árbol enmarañado de los que sabes que me encantan y me quieras alcanzar tocándome, sacándome del mutismo de estación de radio apagada, volviéndome a traer hacia tu lado, hacia el amor que nos dio el sueño...
Gioconda Belli.

(Foto: Pitt Tristán)

martes, 24 de marzo de 2015

Espero que seas de Letras



50 SOMBRAS DE LUISI.
Ángel Sanchidrián.

Salgo de musicoterapia y voy a tomar algo con las amigas. Con todas menos con Reme, que le ha dado la ciática en la conga y se ha marchado a casa. Vamos a un sitio nuevo que conoce Virtudes que por dos euros te ponen una caña y un pincho así de grande, que con un par ya has cenado.
Allí la Marce nos cuenta que se está leyendo el libro ese de darse azotes. Por lo visto es de un señor rico que coge a una chica jovencita y en vez de darle besos y hacerle arrumacos la toma por una piñata y la escaralla. Es lo que se lleva ahora en el sexo. Claro que a ella le debe gustar porque vuelve a por más, como la gata flora, que si se la metes grita y si se la sacas llora.
El caso es que de camino a casa no dejo de darle vueltas al tema y me sorprendo a mí misma pensando en hacer algo parecido con Manolo, que es lo que tengo disponible. No es que a mí me guste que en la cama me traten como a una yegua, pero a lo mejor así resucitamos nuestra vida sexual, que lleva muerta desde que empezó a tener más tetas él que yo.
Llego a casa y me doy una ducha de las esmeradas, poniendo especial énfasis en frotar el peluche y aledaños, que quede apetitoso. Luego voy al salón en ropa interior, apoyo una mano en el marco de la puerta y le digo a la cosa esa que hay despatarrada en el sofá que me acompañe a la habitación.
Él no entiende nada pero obedece, por no discutir y porque el tema pinta retozón, que no acostumbra. Así que se pone en marcha y cuando pasa junto a mí le suelto un manotazo en el culo y un “que te como, pirata”. Crece su extrañeza.
- Luisi, ¿has bebido?
- Calla, señor Bermúdez, y tira que te voy a dar la paga -. Le doy otro azote mientras avanzo detrás de él.
Manolo en estas cuestiones muy exquisito no se pone. Cuando cruzo el pasillo y le doy alcance, él ya está con los calzones por los tobillos diciendo “rápido, que empieza el Pasapalabra”. Pero no le hago caso. Hoy no va a ser el “aquí te pillo, aquí te mancillo” de siempre.
Le digo que se tumbe boca abajo y pienso. Necesito un látigo, que es muy erótico, que me lo ha dicho la Marce, pero en casa no tengo de eso así que cojo un cinturón, uno con la hebilla de golfi. Así, en bragas y con un antifaz de cotillón, le arreo un latigazo en la espalda. Manolo se caga en mis bisabuelos, en mi gazpacho y en el ministro de hacienda.
Hay que pensar otra cosa porque la dominación con latigazos no ha dado los resultados esperados. Manolo sigue retorciéndose intentando que la mano le alcance la zona donde le he atizado para aliviarse el escozor. Así que ahora me tumbo yo en la cama y le pido que me dé azotitos. A la segunda hostia que me suelta en el culo con la manaza abierta, que la tiene como una peineta de berenjenas, estoy empotrada contra el cabecero de forja toledana. Esto parece un rodeo americano. Así tampoco.
- Te voy a estimular el punto ge - le digo con sensualidad, pasándome la lengua por los labios. Quizás haya exagerado un poquito el matiz sexy y haya parecido una vaca bebiendo, pero bueno, ya está hecho.
- Eso - dice él -. Bájate a los columpios que tengo la mazorca a punto de hacer palomitas.
Para mí que este no se ha enterado muy bien de lo que le voy a hacer. Me humedezco un dedo con saliva y le pongo la banderilla. Manolo clava las uñas en las sábanas, aprieta los dientes y su voz se vuelve aguda. Su cara ahora mismo es como dos huevos fritos con labios.
- Hiiiiiija de puta…
Saco el dedo deprisa. Ya no sé ni por qué sombra voy, pero a las cincuenta me da a mí que no llegamos. Voy a pasar al erotismo verbal. Esto no puede fallar porque lo he visto en un montón de películas españolas y siempre funciona.
- Manolo, dime cosas feas
- Guarrilla
- Eso es
- Putita
- Así, sigue, dime más
- Cotilla, histérica, eres como tu madre, todo el día tocando los cojo…
- Pero qué hablas, borracho
- Yo a esa señora no la quiero más aquí en Nochebuena
- Mira, Manolo, mi madre vendrá a esta casa cuando ella quiera. No empecemos otra vez con lo mismo, te lo pido por favor.
- Bueno, pero hay mandanga o no hay mandanga
- Ya por no oírte, hijo mío
- Venga, ponte boca arriba, a ver si me da tiempo de ver el rosco, que hay casi un millón de bote
- ¿Ya estás dentro?
- Qué hija de puta que eres.

lunes, 23 de marzo de 2015

Las cinco reglas de oro de la vida



Las 5 reglas de oro de la vida:

1. El dinero no compra la felicidad. Pero es más cómodo llorar en un BMW que en una bicicleta.

2. Perdona a tu enemigo, pero no olvides el nombre del muy bastardo.

3. Ayuda a alguien cuando esté es problemas y se acordará de tí cuando esté en problemas de nuevo.

4. Mucha gente está viva solamente porque es ilegal dispararles.

5. El alcohol no soluciona los problemas, pero tamopoco lo hace la leche.

sábado, 21 de marzo de 2015

Súplica para un aplazamiento



Consultorio sentimental de Pitt el loco.

"Todo es demasiado rápido, todo acaba muy pronto.
El ritmo apresurado, el jadeo, el desmayo final,
el súbito aquietarse de la llama y del ardor,
los miembros fláccidos y el desvanecimiento del deseo.
Sepamos dominarlo, que el amor ha de ser más
que el celo animal de un perro vagabundo.
Demoremos el instante, sepamos aguardar antes
de perder todos los sentidos y pasar a la consumación
de lo que mejor sería preservar. Que los labios
y las manos hagan cuanto necesitamos para satisfacer
todas las demandas. Que las bocas ansiosas y las lenguas
traviesas apacigüen nuestros más hondos deseos
hasta que...hasta que..."

Petronio lo llama "Súplica para un aplazamiento".