Seguidores

domingo, 31 de agosto de 2014

El olor de la manzana

La niña de cuatro años, a mitad de las vacaciones, dijo: "Esta manzana huele a traje de baño". La frase resume la condición de paraíso enrarecido en que suelen desembocar los días de descanso. No es lo mismo detenerse cuando uno no puede más que interrumpir la costumbre por mandato.
El calendario es un juego de la oca donde toca descansar a la fuerza.
Esa Ítaca variable donde el asueto se defiende y, una vez alcanzado, suele convertirse en el híbrido edén donde las manzanas huelen a traje de baño. Por contraste, la vida anterior adquiere peculiar relieve. Contemplados desde ese momentáneo jardín, los días hábiles brillan con una luz imposible de experimentar como presente. "La vida no se vive a sí misma", escribió Broch. Sólo desde fuera podemos apreciar su decurso. Para eso están la vacaciones, nuestra estancia en la luna.

viernes, 29 de agosto de 2014

Leyes de la espiritualidad hindú

Como habréis observado por la etiqueta de las últimas entradas, adquiere el blog un aire de Almanaque, de esos antiguos que en cada hoja llevaban una frase, un aforismo, una curiosidad, una efeméride, un pensamiento que, junto con las chorradas propias del autor, pretenden ser una píldora en el devenir diario.

Hoy dejaremos las cuatro leyes de la espiritualidad hindú:
- La persona que llega es la persona correcta.
- Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido.
- En cualquier momento que comience es el momento correcto.
- Cuando algo termina, termina.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Iluminar la noche



Antiguo oficio humano, este de querer apagar la luz ¿Te acuerdas de la última vez que creímos poder iluminar la noche?

martes, 26 de agosto de 2014

Pujol



Por si alguien -catalán o no- pensaba que los catalanes eran diferentes, son... ¡como los demás!
¿Honorable?
¿Cuántos Más?, perdón, quise decir ¿Cuántos más?

Queden con Dios.

sábado, 23 de agosto de 2014

Los sueños



Algunas cosas las vi, otras las descubrí y otras las soñé. Pero mis sueños son tan importantes como todo lo que adquirí furtivamente. Más importantes, porque son lo intuitivo en su estado más puro. Sin ellos, los hechos no son más que una especie de despojos, como cuentas sueltas de un collar. Los sueños son tan veraces y manifiestos como las verjas de hierro, que centellean negras con la lluvia. Más veraces, quizá. Son el esqueleto de toda realidad.

(Foto: Pitt Tristán)

miércoles, 20 de agosto de 2014

Medicina y felicidad







Escuchar esa música de jazz; oler esa casa llena de flores; el canto de los pájaros; ver los atardeceres en el mar.
No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.

(Fotos: Pitt Tristán)

Drunk in love. Beyoncé



Vámonos preparando para despedirnos de las playitas y las amiguitas y los amiguitos, cualquier día se acaba Agosto.