Seguidores

martes, 28 de julio de 2015

Las chicas del Can



Vuelve la música al misántropo. La letra de esta canción me recordó a mi amigo Pablito Rueda. Pero quiero que advirtáis que la letra dice: "...háganle una rueda a Juana"; al principio yo también entendí: "...háganle una juana a Rueda", de ahí pensar en Pablito.
Disfruten con estas latinas de saborrrrrr.

lunes, 27 de julio de 2015

Contra el dolor de la sensibilidad



Ahora utilizo Sensodyne, es rápido y sensacional, ¡elimina en instantes ese dolor que nos produce la sensibilidad!... ¡Anda, mira, un niño muerto en la acera...! Bueno, como os iba diciendo...

jueves, 23 de julio de 2015

Madre no hay más que una... dando gracias a Dios.



- Soy García, de homicidios, ¿quién es?

- Agente Escobar.

-¿Qué ha pasado?

- Asesinato de un varón de 38 años. Su madre le ha dado 6 puñaladas por pisar lo fregao.

-¿Han detenido a la madre?

- No, todavía está mojado...

martes, 21 de julio de 2015

A pesar del calor, más calor.



Se desnudó mientras él seguía acariciándola y besándola por todas las partes y le desnudó a él, ya sin ningún pudor. Besó ávidamente sus labios y su pecho y le hizo echarse desnudo junto a ella sobre la hierba. Le acarició el vientre y los muslos, le besó cada vez más apasionadamente hasta desencadenar su más ardiente deseo. Él la dobló debajo de sí y la poseyó con todas sus fuerzas, como si fuese la última vez que gozaba de su cuerpo y de su amor, y vio los ojos de ella iluminarse, su rostro trasfigurarse en un placer cada vez más intenso y conmovedor, sintió sus manos y sus uñas hundirse en los hombros y en la espalda y la oyó finalmente gritar en el delirio del placer sin límites ni ataduras, aquel que sólo los dioses pueden conceder a los mortales.

jueves, 16 de julio de 2015

El hombre apurado



El calor, el tremendo calor de este verano; la crisis griega; los radicales; dejar de fumar; si bebes, no conduzcas (o sea, no conduzcas); los asesinos de toros; los idiotas, esos numerosos idiotas cotidianos... ¡Dios mío! Dame fuerza y paciencia. O si no dame un millón de euros y, si eso, ya me las arreglo yo...

miércoles, 15 de julio de 2015

Reynaldo Arenas



"¡Oh, luna Siempre estuviste a mi lado, alumbrándome en los momentos más terribles; desde mi infancia fuiste el misterio que velaste por mi terror, fuiste el consuelo en las noches más desesperadas, fuiste mi propia madre, bañándome en un calor que ella tal vez nunca supo brindarme; en medio del bosque, en los lugares más tenebrosos, en el mar; allí estabas tu acompañándome; eras mi consuelo, siempre fuiste la que me orientaste en los momentos más difíciles. Mi gran diosa, mi verdadera diosa, que me has protegido de tantas calamidades; hacia ti en medio del mar; hacia ti junto a la costa; hacia ti entre las costas de mi isla desolada. Elevaba la mirada y te miraba; simepre la misma; en tu rostro veía una expresión de dolor, de amargura, de compasión hacia mí; tu hijo. Y ahora, súbitamente, luna, estallas en pedazos delante de mi cama. Ya estoy solo. Es de noche".

Reynaldo Arenas.

lunes, 13 de julio de 2015

¡A por ellos!



Después de unas cuantas entradas, con sus correspondientes críticos comentarios, sobre la tauromaquia, leo tantas opiniones en contra de las corridas de toros y de la defensa de los derechos de los animales que me voy adentrando en este mundo tan filantrópico, delicado, de tanta justicia y calado intelectual que ya me están convenciendo de la necesidad de cambiar de gustos. Como he dicho por ahí también lo hago porque me gustaría ser normal, tener amigos. Así que he decidido convertirme al "animalismo", quiero decir a defender a los animalitos no a ser un animal. Un animal era antes, cuando iba a los toros, cuando, como dicen los antitaurinos, bueno, decimos los antitaurinos, iba a disfrutar del dolor del toro, a disfrutar con su sangre, ver como se consumía y retorcía de dolor hasta la muerte mientras te tomas un gintónic en barrera, gintónic que dejabas apoyado cuando lo iban a matar para disfrutar en detalle como le entra la espada y ver su gesto de desgarro, ver la muerte en sus ojos, lo único que molestaba era que acertara el torero a la primera y la muerte fuera fugaz, se disfrutaba más cuando entraba varias veces y lo tenía snagrando un buen rato y, lo que era la hostia es cuando te tocaba la muerte del toro debajo mismo de donde estabas en el tendido que lo veías tan de cerca que sólo esperabas que te saltara su sangre a la camisa. En fin, todo eso quedó atrás, ahora espero poder ir publicando periódicamente entradas referidas a la defensa de los animales y trayendo las opiniones de gente más versada que yo en esta defensa. Defensa que es antigua pues han sido muchas las ocasiones que se ha intentado abolir las corridas. Recien estrenado el siglo XVIII y con la llegada de una nueva dinastía a España, los Borbones, y en general la aristrocacia afrancesada, despreciaba estos espectáculos por considerarlos indignos y propios del populacho, como me parecen a mí ahora, por lo que Felipe V prohibió su ejercicio a sus cortesanos.
En fin, para no cansaros y que lo lea Pat.mm (tiene que ser corto), rectificar es de sabios y reniego de la tauromaquia, esa forma de tortura y, como dicen voces más autorizadas que la mía, de "asesinos". Va a ser que tengo algo de aristócrata. Y de buena persona. Favor que debo a seguidores como Noelplebeyo, Marian Abella Miranda, Maman Bohème y un señor de Murcia, entre otros.
"Las corridas son un espectáculo con un suplicio paulatino". (Miguel Delibes, escritor y cazador).
Continuará...