Seguidores

domingo, 21 de enero de 2018

La fábula de la cebolla o La cabeza de Puigdemont



(Donde pone niña debe poner niño, pero es que soy tan igualitario que lo mismo me da que me da lo mismo. ¡No al sexismo!)

Anédota grabada dePuigdemont de pequeño y su madre.

-Mamá, me voy a comer esta manzana.
-No, hijo, que eso es una cebolla.
- Es una manzana.
-No, es una cebolla.
-¡Es una manzana!
-Puigdemoncito, es una cebolla.
-¡Es una manzana!
-Bueno, pues cómetela.

15 comentarios:

  1. seguro que es una cebolla españolista !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si dice que es una manzana, es una manzana, ¡aunque sepa a cebolla que mata!

      Eliminar
  2. Jaaaa , hay que ver el vídeo es genial , ese niñ@ comiendo " algo redondo , color blanco y por la cara podría decirse que hace llorar".. bueno dejaremos que llegue hasta el final , quizás ahí se de cuenta que se comió una cebolla con sabor a manzana ajajajja muy bueno.
    Abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paradigma de la tozudez.
      Si dice que es manzana se la termina como si fuera una manzana, antes que dar su brazo a torcer, jajajajaja.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. Las manzanas no hacen llorar, está claro.
    y lo de persistir en una opinión emitida, aunque lo saboreado sea desagradable es algo que se suele dar.
    Claro que podría estar la opción de decir Que fea está la manzana
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De este individuo cualquier cosa, jajajaja.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Jajajajaja
    Esta entrada no tiene precio jajajaja, estoy llorando como la niña, no de comerme la cebolla, sino de la risa.
    Y lo de Puigdemoncito, jajajaja, es que me parto, jajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es raro hasta que desayuna y después, todo el día.

      Eliminar
  5. no no no no... me llorar los ojos nada mas de verlo...

    ResponderEliminar
  6. Para algunos o algunas, por lo del sexismo, que te apedrean, que les toque una de esas cebollas que no es que te hagan llorar, es que te mandan al hospital porque ni puedes abrir los ojos.

    Besos, Pitt.

    ResponderEliminar
  7. No hay más ciego que el que no quiere ver.

    ResponderEliminar