Seguidores

jueves, 20 de enero de 2022

Cosas que hacen sentirme bien


 Me gusta la opaca voz de un amor; la hendidura de tus senos que suben hacia la hermosura; la isla soleada en el sempiterno tiempo; la colección de besos que guardo en la memoria. Me gustan esas promesas que no fueron mentira; los pozos que no terminan nunca de secarse; los funambulistas sin red. Me gusta llevar un reloj de bolsillo para engañar al tiempo; el frescor de la brisa en la noche en el estío; la sombría perfección de una sibila; el silencioso calor que dejan los besos; el reflejo de tu rostro en la laca del piano. Me gustan esos lugares dónde ya no te acuerdas de todo lo demás; los faroles de papel, que no están quietos con el aire fresco; esos bosques que destilan esencia de frescura; los recuerdos de apagados misterios...

27 comentarios:

  1. Si todo eseo te hace feliz no me extraña en los pequeños detalles es donde realmente se encuentra la felicidad, tranquilidad y paz. Una muy bonita entrada. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Soy de valorar las pequeñas cosas, como un café y algo de lectura en una terraza en primavera, el aperitivo sin calor frente al mar o el primer trago de la cerveza...
      Besos y abrazos también para ti.

      Eliminar
  2. Preciosa entrada.
    Prestar atención y disfrutar de las pequeñas cosas es la mejor cura contra la idiotez rampante y un acto revolucionario contra el avance del "metaverso".
    Saludos, Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, para las personas modestas, las que no tenemos grandes mansiones, ni hacemos viajes extraordinarios, ni poseemos obras de arte, es de una gran importancia saber disfrutar con las cosas pequeñas. Mi jardín es el parque de mi urbanización; mis cuadros y esculturas son los de los museos y exposiciones que me rodean y visito cuando lo deseo; mis viajes son navegando en el barco de una novela que me acerca a lugares insospechados e ignotos. ¡Qué más puedo pedir!

      Saludos, Fernando, con mayúscula.

      Eliminar
  3. Amigo Pitt, excepto el caso del funanbulista, coincido en casi todas estas cosas que mencionas. A mí también me gustan los pequeños detalles: los diamantes, los rubies... y me gustan las cosas negras: arroz negro, caviar, chocolate negro, el café... Añado las excelencias de un rodaballo al horno o un plato de macarrones.
    Abrazos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, me has recordado inmediatamente a Julio Camba y su "La Casa de Lúculo" dónde se plantea toda una filosofía a través del paladar. Solo recrimino a Camba que se enemistara con el ajo, aunque es prueba de su carácter iconoclasta y anarquista, jajajajajaja. Siempre un placer leerte.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. He puesto "funanbulista" ¡oh, error! quería decir funambulista. Perdona.
    Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lapsus calami sin importancia, a mi me ocurre a menudo y pido disculpas por el atropello con el que escribo y mi condición de disléxico teórico, sin diagnosticar. Los disléxicos también somos persianas.

      Eliminar
  5. Hola Pitt, esta entrada es preciosa. Me gusta el valor de los pequeños detalles, las pequeñas cosas que nos rodean, y que quedan ahí como suspendidos en la memoria. Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es que soy una persona muy sensible.

      Besos.

      Eliminar
  6. Te he acompañado con cada palabra, perdida en la imagen que me atrajo en cuanto la vi.
    Abrir el ordenador y deleitarse en algo que te conmueve, es y seguramente será lo mejor del día.


    Gracias Pitt, muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy amable y que me encanta. Como le digo a Margarita, es que soy muy sensible. Muchísimas gracias.

      Muchos besos también.

      Eliminar
  7. Me has dejado Obnubilada con esta entrada tan bella. La imagen divina, preciosa y enorme arboleda que llega hasta el cielo. Las frases preciosas. Hoy estas encantador, me ha encantado leerte.
    Abrazos Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo quieres reconocer pero soy una persona muy sensible.

      Abrazos.

      Eliminar
  8. Realmente no me extraña que todas esas cosas te hagan sentirte bien, son por las que todos deberíamos aferrarnos para sentirnos felices, bien con nosotros y con los demás.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Una de las entradas más bellas que creo, has escrito.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Con estos comentarios estoy tentado de convertirme, ser una personal normal, tener amigos...

      Salut.

      Eliminar
  10. Yo también tengo ataques de sensibilidad, lo reconozco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo, Daniel, somos personas sensibles que lo ocultamos y nos expresamos de una manera determinada solo para conservar un prestigio, que tantos disgustos nos ha costado conseguir.

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hay elementos interesantes en esa lista, que inevitablemente hacen bien. Y pertenecen a las cosas verdaderamente granes, a las que ambicionar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Y a quién no le gusta esos momentos y lugares maravillosos... idílico Pitt
    Bss

    ResponderEliminar
  13. Me quedo con lo de las promesas que no fueron mentira. Son algo preciado, por lo escasas que son.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.