Seguidores

lunes, 18 de febrero de 2013

Geografía de lágrimas

Este texto pertenece al libro en construcción "Geografía de lágrimas" de Ana Rossetti:

"El centro está en lo que me arrastra; la fuerza, en lo que me golpea, la voluntad en lo que me domina.
La razón amordazada por la incoherencia, el corazón paralizado por el anonadamiento, la emoción entregada al pánico.
Y ya no puedo gobernar mi consentimiento para sentir ni para pensar ni para creer: el espanto se ha hecho cargo de todas las operaciones.
Ya no me pregunto si el conmoverse es lícito o no, ni qué hacer o cómo hacer. Sencillamente, rompo a llorar".

Aunque me parece tan bello como para poder disfrutarlo todos nosotros, es posible, e intencionado, que alguna persona en concreto -una persona con la sensibilidad, el coraje y la inteligencia de la misma Rossetti- si lo lee, le encuentre su significado personal.

12 comentarios:

  1. Rompo a llorar

    No quiero pensar en un "estoy vencida", en un "ya no tengo fuerzas" y si en un "me hundo para regresar con más fuerza"

    El fragmento es completo y muy profundo Pitt, me ha encantado, es un fragmento de un seguro gran libro

    Besos Pitt

    ResponderEliminar
  2. ni sensibilidad, ni coraje. quiero unas tijeras para soltarme, para moverme, solamente el pensamiento no me sirve, necesito mas espacio y libertad. Saltos y brincos que ya he encontrado las tijeras

    ResponderEliminar
  3. Es tan profundamente bello que para mi es difícil encontrar un nuevo significado. Tan solo se me ocurre pensar que el llanto es la única manera que tenemos la mayoría de las veces de liberarnos.

    ResponderEliminar
  4. "La razón amordazada por la incoherencia, el corazón paralizado por el anonadamiento, la emoción entregada al pánico".

    Todo el fragmento es bellísimo, pero esta frase para mí es la mejor. Me ha parecido la mejor descripción de lo que se siente cuando el amor se apodera de tí. Tienes pánico a sufrir, a ser decepcionada, a que no pueda ser... pero no tienes el control, ya no puedes gobernar. Romper a llorar, ¿por miedo? ¿por impotencia?, no lo creo, es la pura demostración de la sensibilidad.
    Me ha encantado Pitt.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todas por vuestros emotivos comentarios. La belleza no es nada si no hay una mirada capaz de reconocerla.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito. He sentido como un pellizco en el corazón.
    Besoss

    ResponderEliminar
  7. Es díficil no leerlo y que las lágrimas no broten a las cuencas.

    ResponderEliminar
  8. Yo también he sido partícipe de esa emoción entregada al pánico. Ocasionalmente. Las verdades expresadas así suelen ser doblemente bellas.

    ResponderEliminar
  9. Aunque cobarde, comento también. Encuentro que describe muy expresivamente, una conmoción, quizás una mala noticia, algo muy ingrato. Ésa es su vivencia y quizás habría que dejarlo hasta aquí. Me llama la atención que pueda llorar, lo que indica que la angustia ha disminuido, aliviada por algún influjo benéfico. Como estoy soñolienta y medio aturdida, sin perder la esperanza, por todo lo que ha ido ocurriendo en el último mes, digo esto en estado semi sonámbulo.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  10. Yo, yo lo he SENTÍO, pero claro a mí no te referías.

    ResponderEliminar
  11. Cuando no queda nada más, llorar es un buen método de escape, de soltar adrenalina, aunque últimamente he optado por la bici, incluso las lágrimas se secan, al igual que las hojas en otoño caen.

    ResponderEliminar