Seguidores

jueves, 29 de agosto de 2013

¡Qué buenos son!

Me ausento unos días pero quería dejaros esta divertida, pero sincera opinión.
Me maravilla esa buena gente que, cuando le preguntan cuál es su mayor defecto, con gran desenfado presentan por tal lo que evidentemente es una virtud sólo que en grado superlativo: "Soy demasiado auto-exigente", "soy demasiado sensible", "soy demasiado generoso". Resulta que a algunos de ellos los conozco personalmente y a mí mismo me vienen a las mientes con prontitud otros feos vicios que les convendrían mucho mejor. Nadie confiesa: "Soy mezquino, envidioso, tacaño o resentido", o cualquiera de las cosas desagradables que tanto menudean en la condición humana.
Hasta pronto, y mirad a vuestro alrededor, a mi me aparece una sonrisa...

martes, 27 de agosto de 2013

La maestrica

No puedo resistirme a dejar este fragmento de "La maestrica", obra del venezolano Miguel Otero Silva:

"Es imposible olvidar a Pedrito Juliac, un trigueño refistolero que bajaba desde la Pastora con su cuellito de marinero y que, cuando la maestra le preguntaba:
- ¿Cuánto es 9 por 7, Pedrito?
Él respondía vuelto un caramelo de chocolate:
- Lo que usté quiera, mi blanca."

lunes, 26 de agosto de 2013

Sólo la muerte

En cada página, un cadáver.

Un poema de Pablo Neruda, sobre la muerte, de la que tanto habla la poesía:

"A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie,
como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo
sin piedra y sin dedo, llega a
grito sin boca, sin lengua, sin garganta.
Sin embargo, sus pasos suenan
y su vestido resuena, callado como un árbol".

sábado, 24 de agosto de 2013

Inmensa tensión



Si pudiera hablar, acaso lo haga, el mar lo haría de su inmensa tensión, de su enorme esfuerzo por recobrar la lisura, de la tiranía del viento que lo sojuzga, de su profundidad insondable y tenebrosa. A veces pienso cuanto nos parecemos al mar.

(Foto: Pitt Tristán)

viernes, 23 de agosto de 2013

Recuerda...

Consultorio sentimental de Pitt el loco.

Sólo leed estos versos de Eugenio García Fernández:

"Recuerda: no la dejes
marchar si te sonríe,
si te viste su túnica de oro, si abriga como el viento.
Amarga es la memoria de la ocasión perdida.
Yo lo he aprendido tarde."

martes, 20 de agosto de 2013

Roda de Isábena y Monasterio de Obarra







Tras un día de excursioneo no he podido resistir la tentación de dar la tabarra, a mis queridos y sufridos lectores, con las típicas fotitos de rigor. Ahí quedan como testimonio, eso sí, del maravilloso patrimonio aragonés, en este caso oscense, de una vista desde un balcón de Roda de Isábena, el puente romano sobre el río Isábena y una imagen con aire vintage del Monasterio de Obarra.

(Fotos: Pitt Tristán)

lunes, 19 de agosto de 2013

La muerte de... Alexandr Pushkin



En cada página, un cadáver.

Probablemente sea Alexandr Pushkin el padre de las letras rusas. Todas las corrientes del siglo XVIII convergen en él y de él arrancan todos los ríos del siglo XIX.
Harto de la corte de Nicolás I, Pushkin se retiró varias veces a la paz del campo, y con versos de lapidaria brevedad (Ya es hora, amiga, ya es hora/ el corazón quiere sosiego) intentó inducir a su esposa por el camino de una existencia más reposada. Pero Natalia no quería faltar a las funciones de palacio por nada del mundo, y con irresponsable ligereza abonó el terreno en el que finalmente su marido iba a perecer. En 1834 apareció en San Petersburgo el apuesto aristócrata francés Georges D`Anthés, al ver a Natalia Goncharova en los bailes imperiales, no pudo resistir coquetear con ella. A fines de 1836 comenzaron a llegar cartas anónimas anunciando el nombramiento de Pushkin como miembro de la Orden de los Cornudos. En enero de 1837 D`Anthés se casó con la hermana de Natalia, pero las maledicencias no cesaron, y Pushkin (que ya había desafiado al francés en una ocasión) consiguió comprometerlo en un duelo, sin que nadie pudiera impedirlo. El 17 de enero de 1837, en un descampado de las afueras de la capital, D`Anthés descerrajó un tiro en el estómago de Pushkin, y este cayó en la nieve mortalmente herido. Tras dos días de dolorosa agonía, durante los cuales una multitud acudió a su domicilio para interesarse por su salud, el autor de Eugenio Oneguin expiró.

sábado, 17 de agosto de 2013

Te Faruru



Hace tiempo que ninguna entrada hace honor al título del blog. Me está madurando una cínica indiferencia nacida tiempo atrás, una arraigada indiferencia que va agudizándose con los años. No armonizo con la rutinaria y mezquina vida del hombre. Así, confieso no tener fe ni interés por el destino. Un profundo escepticismo lo llamaría yo. Si acaso fantaseo con huir a Faruru, una isla de la Polinesia. El nombre de la isla proviene de una serie de grabados en madera de Gauguin, "Te Faruru", que en lengua maorí significa "aquí se hace el amor".

viernes, 16 de agosto de 2013

Válgame Dios. Niña Patori y Falete.



No es la dulce canción de los martes; no es la alegre canción de los domingos; no es la música clásica de los jueves, probablemente porque hoy es viernes, pero son todas juntas en un joya de belleza, contenido y, por qué no, de significado.

jueves, 15 de agosto de 2013

Lo inaudito

No hace falta bucear bajo el hielo de la Antártida o adentrarse en una cueva no visitada por nadie en treinta mil años para encontrar lo inaudito, ni para descubrir en uno mismo y en quienes lo rodean abismos de extrañeza. Hay una poesía de lo desmesurado y lo remoto y otra de lo más próximo. Las latitudes de Baudelaire y Walt Whitman no contienen más misterio que el breve jardín de Emily Dickinson.

sábado, 10 de agosto de 2013

Me gusta, no me gusta

Siguiendo una iniciativa de la que se hace eco nuestra insigne amiga Maite N. en su blog "el sitio de mi recreo", recupero este "me gusta...":

Me gusta la hendidura de tus senos que suben hacia la hermosura.
Me gusta la opaca voz de un amor.
Me gusta la isla soleada en el sempiterno tiempo.
Me gustan los faroles de papel, que no están quietos con el aire fresco.
Me gusta la colección de besos que guardo en la memoria.
Me gusta llevar un reloj de bolsillo para engañar al tiempo.
Me gusta la sombría perfección de una sibila.
Me gustan esas promesas que no fueron mentira.
Me gustan los funambulistas sin red.
Me gusta el frescor de la brisa en el estío.
Me gustan esos lugares dónde ya no te acuerdas de todo lo demás.
Me gustan los pozos que no terminan nunca de secarse.
Me gustan esos bosques que destilan esencia de frescura.
Me gustan los recuerdos de apagados misterios.
Me gusta el reflejo de tu rostro en la laca del piano.
Me gusta el silencioso calor que dejan los besos.

Creo que falta lo que no me gusta pero es que NO ME GUSTA todo lo demás.

viernes, 9 de agosto de 2013

Sobriedad

A veces alguien te pide opinión sobre un relato, sobre algo que ha escrito y, como cuando lees cualquier otra cosa, piensas en la sobriedad. Se dice fácil esto de la sobriedad, el estilo llano y la transparencia, pero uno tiene la impresión de que es infrecuente el cultivo de dichas cualidades en los textos, quizá porque son inadecuados para llamar la atención. También porque presuponen un grado elevado de madurez humana, el cual, para decirlo a la manera de Fray Luis de León, sólo se da en los pocos sabios que en el mundo han sido.

jueves, 8 de agosto de 2013

Concierto para piano núm. 21. Andante. W.A. Mozart


El más conocido de los tres movimientos de esta obra, con breves momentos de "tristeza", pero en general de un tono brillante y calmo. A pesar de su popularidad me parece que se puede escuchar infinitas veces.

miércoles, 7 de agosto de 2013

En blanco

Quiero una página en blanco para escribir un poema de amor, un espacio limpio en el que el pasado no haya puesto su mano.

martes, 6 de agosto de 2013

Cheek to Cheek. Louis Armstrong and Ella Fitzgerald



Pedazo de clásico para las canciones de siempre en los martes, dedicado a todas esas encantadoras mejillas que lo son, cheek to cheek.

lunes, 5 de agosto de 2013

Vida y pensamiento

Compte-Sponville dice en alguno de sus libros que considera sabio al que habita el espacio entre la vida y el pensamiento. Es decir, que no hay que tomar la vida (como totalidad) por un concepto ni los conceptos por vida. Todo comienza en el presente y en él termina, así que habrá que hacerse cargo de la presencia.

viernes, 2 de agosto de 2013

Amor intelectual

Consultorio sentimental de Pitt el loco.

Toda una declaración de intenciones la última entrada de Maite N. en su blog
http://elsitiodemirecreo-unknown.blogspot.com.es/
, que nos hace sonreír -una autora siempre inteligente y divertida- ante su postura hacia las relaciones amorosas. Pero uno (o una) puede leer con fruición los "Fragmentos de un diario amoroso", de Ronald Barthes, libro que debería servirle para articular una postura intelectual acerca de la experiencia del amor, que la realidad se encarga de desmontar con suma facilidad, porque a la hora de la verdad uno se enamora perdidamente sin que ninguna teoría le sirva de ayuda.