Seguidores

lunes, 30 de noviembre de 2020

No sois mejores. No somos mejores.

 


 Relata Jorge M. Reverte, una anécdota de su paso por la Feria del Libro de Madrid cuando colaboraba con los empleados de la caseta, donde firmaba sus ejemplares, a vender libros a quien los pida, sin intentar que fueran los suyos. Nos cuenta:

“Era la época en que Stephen Hawking vendía millones de sus libros sobre el Big Bang. Una señora se me acercó y me preguntó:

- ¿Tiene usted el libro del subnormal ese?

Y yo supe a quién se refería. Dios me castigará por ello”.

22 comentarios:

  1. Hola Pitt. Él si supo a quien se refería la mujer. Pero ya quisiera la mujer que preguntó por él, tener la cabeza que tenía el subnormal ese.
    A veces hablamos y ofendemos, no había costado ningún trabajo dar su nombre o decir las cualidades si no sabia como se llamaba. Preguntar por el hombre que hablaba de las estrellas, del universo,.. no es tan difícil. En fin que hay de todo en la viña del señor.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Es una excelente entrada.
    No es necesario poner nada. Está todo dicho, y además condensado.
    salut

    ResponderEliminar
  3. Desde luego la señora se retrató haciendo ese comentario. ¡Hay gente para todo!
    Feliz noche

    ResponderEliminar
  4. Normal no era la señora, o quizás si, se trataba de una subseñora.

    ResponderEliminar
  5. No conozco personalmente a Jorge M. Reverte, pero sí he leído algún libro de él, y no me extraña su anécdota, aunque es graciosa. A mi también me castigaría Dios.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. La anécdota no tiene desperdicio , pero la buena señora se pasó tres pueblos. Si no te gusta un libro ni me intereso por el autor ..Ayyyy dios mio que vida tan dura ajjaja. Besos y achuchones, hoy estoy generosa!!!

    ResponderEliminar
  7. Considero que esa "señora" es una hija de la gran puta.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  8. Probablemente esta señora había regresado de un agujero negro.
    Salud

    ResponderEliminar
  9. No deja de ser curioso que todos nos escandalicemos con el comentario, pero que demos por supuesto el saber a quien se refiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... como queríamos demostrar.

      De eso trata el post, y eso quiere resaltar Jorge M. Reverte.

      Eliminar
  10. Dejando a un lado la poca amabilidad de la señora con el genio, hay que reconocer que estamos cargados de estereotipos y es bastante común que caigamos en ellos, todos, es que ni nos damos cuenta.
    Una buena anécdota, si señor, así funcionamos muchas veces, y luego nos extraña tanto lo mal que va el mundo jajajaja.

    Buen día ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. ¡¡¡NO SOMOS MEJORES!!!

    Nada más que decir.


    ResponderEliminar
  12. Muy bueno. Desde luego, si el subnormal llega a ser medio normal rompe con la pana

    ResponderEliminar
  13. Hola Pitt, la verdad es que la señora podría haberlo catalogado de otra forma, pero si te digo, que conociéndome, con lo despistada que soy, si llego yo a estar allí, le hubiese preguntado... Señora, ¿a quién se refiere usted concretamente? Especifique, especifique. Y claro, la buena señora me habría soltado alguna fresca también, ja ja. Besos Pitt

    ResponderEliminar
  14. Y yo me pregunto ¿quién es normal? yo no, desde luego...

    ResponderEliminar