Seguidores

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El sueño de la poesía



Hay quien no se mira mas se da a ver, que es el don del que no se detiene a mirarse en agua ni espejo alguno aunque sea de una fuente cristalina.
Tampoco el pez rubrica las aguas y el poeta Muso Soseki (1275-1351) recuerda que "nunca los pájaros han dejado huellas en el cielo azul".
El sueño de la poesía es el de desaparecer en su propia huella.

(Foto: Pitt Tristán)

32 comentarios:

  1. Quizá no, Pitt, yo creo que la poesía más bien sueña con dejar una huella eterna, y es uno de los pocos sueños que se cumplen.
    Pero es una frase muy bonita y evocadora.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La posee el lector en el momento de ser leída, la contiene en su interior y desaparecen las rimas y los caireles.
      Besos.

      Eliminar
  2. Yo estoy de acuerdo con Soseki, ningún pájaro por más bello que sea, deja huella alguna, y creo que hay pocas cosas más bellas que observar el vuelo de una mariposa, por ejemplo. Es afán del hombre el pasar a la historia por haber realizado grandes hazañas. Cuantos poemas bellísimos jamás habrán visto la luz????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario de lo más acertado, en mi opinión.

      Eliminar
  3. Creo que la poesía, el vuelo de un pájaro, o un perfume fugaz, sí que dejan huella. Pero no la dejan en la piel. Quizás quede marcada sobre la carne que descansa bajo la piel y por eso no somos conscientes.

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, madre mía. Qué transcendencia. Vamos, Zum, di algo elocuente sobre la poesía... Em... aaam... ehh... Ehh... Pues no sé. A la mierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, Zum, esa modesta sinceridad también tiene algo de poesía. Aunque sospecho que es una postura, me parece que eres más trascendente de lo que quieres parecer, por algo en la tradición filosófica, la trascendencia supone un "más allá" del punto de referencia.,

      Eliminar
  5. Bellísimo tu texto y tu fotografía...¿Eres poeta, Pitt...además de demostrar en otras entradas un excelente humor? Este post me suena a nostalgia...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ni soy poeta, ni escritor, ni filósofo, ni humorista, es que, vosotros, sois muy amables conmigo.
      Besos.

      Eliminar
  6. Los que editan sí que quieren dejar huella, los que se las guardan para ellos son como los pájaros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, la misma metaliteratura desea ser literaria, quizá sea un percepción sobre la poesía un tanto teórica.

      Eliminar
  7. Qué bonito...
    menudas fotos!! esta me encanta...parece de un día con niebla
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y era un día de niebla en efecto, el lugar imagino que lo reconoces...
      Besos.

      Eliminar
  8. Me recuerda a L'albatros, de Baudelaire.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Poeta es igual a este señor del nublo,
      Que habita la tormenta y ríe del ballestero.
      Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,
      Sus alas de gigante le impiden caminar.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Te diré... los pájaros, a veces tienen tan buena puntería que nos dejan unas huellas! Vaya, que ni con cloro...Quizá el Soseki ese no acostumbraba ir de parque. Y lo de la poesía, mmm, no me da para entenderlo, es que occidente y oriente, tenemos diferentes formatos, ya ves que allá con un Haiku tienen pa mucho y nosotros toda la vida pa entender un poco lo de Sor Filotea... que si Sor Juana hubiera tenido que escribir en japonés, quizá también le hubiera acortado mucho...
    Besos mi Pitt!
    p.d. jajaja! ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Pero como todos los sueños, no siempre se cumplen, porque la poesía deja huella en el poeta y en el lector.
    Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sea una huella indeleble y que en ella no aparezca la sombre de la soberbia.
      Cariños.

      Eliminar
  11. Pues yo prefiero recordarla, aunque es cierto que no siempre las más recordadas son las mejores. Biquiños Pitt!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que preferimos recordarlas, como recordamos el vuelo de los pájaros o el sonido de un rio.
      Besos.

      Eliminar
  12. Qué bonito... La huella que deja es de otro tipo, invisible a los ojos!
    V.M.
    www.castaway2.wordpress.com

    ResponderEliminar
  13. E. M. Ciorán el más descreído de los filósofos despreciaba todos los saberes, incluso el suyo de la filosofía. Para él no había ninguna certeza y todo era para nada. No había un saber verdadero en la ciencia ni en la religión, sólo poses. Por eso para él la única brizna de verdad estaba en lo que nos gustase o nos diera placer, en lo efímero o en lo bello. Solo apreciaba la poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo esa duda sobre el saber anterior ha sido el motor de los descubrimientos científicos y el avance de la propio filosofía, por eso no podemos tener ninguna certeza que no sea la belleza. Totalmente de acuerdo. En cuanto a la poesía, cada lector busca algo en el poema, y no es insólito que lo encuentre. Ya lo llevaba dentro.

      Eliminar
  14. Pitt, mi entrada de hoy, te la dedico a ti... a propósito de los pájaros.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Me gusta la última frase.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. Pues en mi humilde opinión en todo poeta habita un narcisista, pudoroso a veces, descarado en otras, pero narcisista al fin y al cabo. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, ya es un acto de cierta soberbia, en verso o en prosa, someter a una persona (el lector) a un larguísimo monólogo en el que no puede intervenir, jajajajaja. Pero me parece que querer "conocer" al poeta, al escritor, es como sí conocer al mago nos permitiera entender su magia, personalmente nunca he tenido tendencia a conocer a un autor por mucho que me guste su obra, excepto en el caso de María José Tirado, donde se da el efecto contrario: tendría gran interés de conocer a la autora aun antes de conocer su obra.
      Besos.

      Eliminar