Seguidores

jueves, 3 de marzo de 2011

Lord inglés

Lord Hugh Cecil tenía el arte de decir mucho en pocas palabras. En cierta ocasión, un tedioso charlatán, lanzado a un torrente de reminiscencias, hizo una pausa para preguntarle:
- ¿Le aburro, Lord Cecil?
- Aún no,- respondió cortesmente.

8 comentarios:

  1. Creo que uno de los secretos de un buen conversador, consiste en ser consciente de que quizá no le interese lo que está diciendo a la persona que tiene delante.

    ResponderEliminar
  2. Ya te he contestado en mi casa, pero aquí te agradezco de nuevo el consejo con este sencillo ejemplo, un besito!!!

    ResponderEliminar
  3. El Lord no era político, ya que el arte que se precisa en tal caso, es el de hablar mucho sin decir nada.

    ResponderEliminar
  4. Le dio una pista preguntándole.
    ¡Me cachis!, charlatán y tonto.
    Besos y ya casi...buen viernes.

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno si breve, dos veces bueno.
    Pero es que... jolines a veces también gusta tejer unas cuantas palabras de más, aunque sea para despistar.

    ResponderEliminar
  6. Pues la verdad es que hay multitud de personas que cuando se ponen a hablar o a escribir, no saben muy bien lo que están poniendo o eso es lo que parece por que después de muchos renglones, resulta que no han dicho nada y es bastante pesado, por que lees o escuchas esperando que haya algo de provecho en todo aquello o que pare un momento para poder decir tu algo, opinar o al menos cortarlo, pero nada no hay manera, sigue y sigue y parece que nada puede hacerlo terminar, es entonces cuando rezas por que suene un teléfono, que jamás suena entonces o por que algo o alguien corte aquel absurdo o al menos te de pié a hacerlo tu mismo, pero volviendo al teléfono, nunca suena cuando debe sonar, en cambio hay veces que, la verdad casi siempre, es muy inoportuno e interrumpe sin la menor compasión tanto una confidencia como un acalorado debate o una apasionada declaración, mientras cuando esperas que suene.......... jejejeje ¿De verdad has leído hasta aquí?

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que he leído hasta ahí Piedra y, como diría lord Cecil, aún no me aburría.

    ResponderEliminar
  8. Yo, he de reconocerlo, sé escuchar de maravilla. Intercalo monosílabos en los momentos oportunos y hago preguntas que indican que presto atención, aunque no me comprometen. Son los años de práctica que dan sus frutos. Caigo muy bien a la gente porque escucho y... sonrío. Y eso da puntos.
    No, no me suele aburrir nadie... porque tengo facilidad para encontrar el hueco en le que decir: "Uyyyy, qué tarde. No llego. Siempre con prisa, qué rabia. Nos llamamos, ¿vale?"
    Besos con sonrisa.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.