Seguidores

miércoles, 20 de marzo de 2013

Impromptu Fantasía. Chopin




Qué comienzo más sublime. Qué forma de interpretar, de hacer revolotear unos frágiles y, al mismo tiempo, poderosos dedos por entre los sostenidos y bemoles de esta maravillosa obra de Federico Chopin (1810-1849) compuesta en 1834 y que el propio Chopin ocultó mientras vivió.

En la pieza hay muchas polirritmias (la mano derecha toca semicorcheas mientras que la izquierda toca tresillos). El tempo inicial indicado es allegro agitato y luego cambia a largo y más tarde, cuando cambia a re bemol mayor, a moderato cantabile. Después vuelve al tempo inicial al continuar en do sostenido menor. Termina con un final fantasioso de una forma misteriosa y tranquila en el que la mano izquierda repite las primeras notas del tema de la parte moderato cantabile y la mano derecha sigue tocando … esas maravillosas … semicorcheas.

De nuevo do sostenido menor … qué increible tonalidad … De nuevo … Chopin. Siempre, eterno Chopin. Sobre el papel pautado, sobre esas cinco eternas líneas paralelas, cientos de fugaces notas, alteradas algunas de ellas por esa armadura presidida por los cuatro sostenidos: Fa-Do-Sol-Re. Do sostenido menor. Chopin. Eterno Chopin. Y eternas las cuatro manos interpretando de forma simétrica, reflejadas en la negra madera del instrumento. Las manos de Valentina Igoshina.

16 comentarios:

  1. GRACIAS, con todas las letras, y con todas las lágrimas.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias.
    Sublime. Me ha transportado fuera del tiempo y del dolor, muy gratamente.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre disfruto leyéndote, pero cuando escribes de música: más.

    ResponderEliminar
  4. Divina música que compartes Pitt, gracias.
    Se te nota que sabes de música y te envidio, :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Creía que era sobre Chpoin pero era sobre el romanticismo que destilas hasta cuando hablas de música. Pasión por el arte, desde el arte y hacia el arte. Y lo mismo por el conocimiento.

    ResponderEliminar
  6. Y no quería que viera la luz para que no le acusaran de haber copiado claro de luna. Y por eso lo tituló improvisado. Muy agradecida por traer esta pieza musical. Abrazos, no salto por no distraer.

    ResponderEliminar
  7. Yo de la explicación no me he enterado de nada, pero de la música... ¡ay Pitt! sin palabras estoy y la piel de gallina... cuando me quede sola la volveré a escuchar.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Qué triste pensar que antes de mi lesión yo tocaba esto... :'S
    aiiis... Melancolía ModeON

    Besitos, Pitt!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo podías haber expresado mejor. A mí me pasa lo mismo...
      Saludos, Xi.

      Eliminar
    2. No te lo creerás, pero esta tarde he desempolvado la partitura, y me he lanzado (hasta donde he podido, claro).
      En fin, a veces hace tanto bien soñar...
      Besos, Xi

      Eliminar
  9. Cuando escribes sobre música se ve que lo vives y transmites esa emoción.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Súblime música que es capaz de transportarnos a fondos submarinos de la conciencia. Súblime música que nos llena de bienestar y conciencia. Y admirable la concienzuda interpretación en todos los ambientes y matices. Enhorabuena por el blog. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Simétricas... Pero no desde el punto de vista del espectador. Y luego está la sombra de las manos sobre el piano. Parece ser ella la que pulsa las teclas y no los dedos de la pianista, a veces, ligeros como laboriosas patitas de araña.

    Con decir "revoloteando" es suficiente y bello y exacto, pero ya he escrito demasiados comentarios en este blog que luego no envío. Así que allá va este.

    Saludos cordiales :)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.