Seguidores

sábado, 3 de marzo de 2018

Monólogo



Rara vez se leen relatos en un blog. Les llamamos así pero la mayoría son monólogos -género dignísimo pero harto banalizado en nuestros días-, y casi todos caen en el mayor peligro de un monólogo que es, valga la paradoja, en lo monológico. Es decir, toda palabra que aboca al sermón o a la prédica y que, en consecuencia, incumple las reglas de lo dramático, que ha de ser ante todo lucha, tensión... Por ello, el monólogo debe ser esencialmente dialógico -confrontación con el otro, asunción de voces y mundos dispares para llegar a ser, más que exposición de certezas, planteo de incertidumbres, aunque el autor no oculte sus ideas.
Es posible que yo caiga en mi blog en el mismo vicio que aquí critico, esto es, en esa literatura maleducada tan propicia al desahogo de todas las miserias, pero presento un ideal literario, nunca dije que yo lo encarnase.

23 comentarios:

  1. Tampoco importa. El monólogo es también un género literario. Yo suelo huir de los relatos autobiograficos, pero no me parecen mal

    Un abrazo. Feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no me refiero a que sea o no autobiográfico, que es un tema que puede ser tratado desde diversos estilos, novela, epistolar, relato, monológico,... a lo que me refiero es que siempre tiene que haber un enfrentamiento con otra postura, sino suena a sermón y a mi los sermones me aburren profundamente. Si le importa o no le importa al autor es cosa suya.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tengo el gusto de leer relatos en blogs, muchos surgidos a partir de Este jueves, un relato. Y yo suelo escribirlos.
    Incluso conozco blogs de historietas.

    Es todo un desafío lo del monologo. Como bien lo explicás-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero a que en el microcuento, o el relato corto, tiene que pasar algo, tiene que haber unos personajes y una acción. Una alocución del autor o de un personaje, es lo que entiendo por monólogo.

      Eliminar
  3. Yo no sé cómo definiría mis letras, no me considero ni siquiera una "escritora". Es más, a pesar de ciertos buenismos, sé muy bien que ciertos escritos no son ni siquiera "decentes". Tampoco me gusta escribir mucho sobre mí, aunque si no logro sea tooooooodo una ficción, debo conectar con algo personal. Igualmente creo que las letras, como todo, tienen que llegar(te), tocar(te) dentro...

    En fin...me gusta leerte (aunque a veces me dan ganas de tirarte con algo...jajajaja!)

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía si poner esto en otra entrada pero te lo voy a enchufar a ti que para eso eres profesora:
      Sales a dar un paseo en bicicleta en un pueblecito de la costa donde pasas unos días de asueto. Tomas una senda rodeada de árboles que te dan una agradable sombra, tras una curva se abre ante tus ojos el mar, sonríes, respiras y sientes la libertad de la inmensidad del oceáno ante ti. Continuas tu camino y vuelves hacia una parte más boscosa, con agradables revueltas que terminan por llevarte a un pequeño riachuelo que busca su curso entre las rocas, paras a observar los pececillos en sus aguas claras, incluso te refrescas un poco en su caudal. Ahora no estás muy seguro si sabes coger el camino de vuelta, has disfrutado del paisaje pero no estás tan seguro de saber volver como cuando has salido. Montas de nuevo en la bici y continuas hasta un altozano, ya divisas el pueblo, ya es visible la torre de su iglesia, tomas esa dirección, según los giros del camino desaparece y aparece a tu vista, notas el frescor de la sombra en unos lugares y una mayor calidez cuando la vereda queda al descubierto. Has encontrado una nueva trocha para volver. Llegas a la plaza y apoyas la bici y te sientas en una terracita a tomar algo.
      ¿Te gusta ese tipo de paseo? O prefieres coger la bici... y sales en un pueblecito de la costa donde pasas unos días de asueto y tomas una carretera asfaltada que gira en torno al pueblo entre altas paredes de cemento, como una carretera de circunvalación, sigues pedaleando y pedaleando y pedaleando -qué buen ejercicio, te dices- hasta que llegas otra vez al pueblo, dejas la bici y te tomas algo.
      Mi opinión:
      El monólogo me debe llevar por un camino que no me aburra, ese monólgo que como el primer recorrido, dialoga conmigo enseñándome una cosas y ocultando otras, creando una cierta incertidumbre, incluso me puede llevar al extravío, a la congoja, a la casa de la bruja o, si se levanta un ciclón, a la Ciudad Esmeralda en vez del pueblo. Si me lleva por el segundo, que resulta ser un sermón, con sus paredes de cemento que son las cerradas ideas del autor, se convierte en un un aburrimiento donde me pegas la charla, y es que ni dejo la bici, la tiro a tomar por culo directamente.
      En mi caso concreto seguramente la tiraría a tomar por culo también el primer día, pero esa es otra historia y tiene que ver más con la bici y conmigo.

      Eliminar
  4. Seguramente tienes razón, pero para conseguir lo que dices... hay que saber bastante.

    Muchos besos, Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La que tienes razón eres tú, porque me ocurre que quiero explicarme y como no sé lo bastante no logro hacerlo.
      Besos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Es la respuesta más lúcida que he leído.

      Eliminar
  6. Veo que has activado los comentarios, a veces son interesantes para ahondar en temas que se prestan a ello, como el tema de hoy: pienso que el monólogo, el micro , el relato, formas distintas de jugar con las palabras y que no tienen porqué estar encorsetados en sus características. Es lo que pienso, aunque no tengo porqué tener razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi punto de vista, de alguien que no sabe, que intenta aprender, que me gustaría saber escribir, por eso intento conocer la base de géneros y sus reglas, porque sigo aquello de T.S. Elliot que era partidario de emplear todo -eso sí siempre que ayudara a llevar adelante la acción- pero que advertía: "...siempre me ha parecido poco aconsejable violar las reglas antes de aprender a observarlas".
      Cuando uno no es un genio, como es mi caso, en vez de diseñar una silla digna de exponerse en el Guggenheim, mejor hago una silla que sirva al menos para sentarse.
      Pero vamos ya sé por donde vas.
      ¿Sabes lo primero que se tiene que aprender antes de pintar con acuarela, acrílico, óleo, técnicas mixtas; antes de pintar abstracto, figurativo, impresionismo, fauvismo, realismo...? A dibujar.
      Dice algunos, ya pero yo pinto lo que me da la gana. Sí, claro que sí... y se nota. Eso es como no querer ir a la escuela.

      Eliminar
  7. Me dejas pensado pero cuando escribes una historia o una entrada y dejas los comentarios puestos o esperas las criticas ya activaste el dialogo

    ResponderEliminar
  8. Ahhhh?

    Yo sólo vine a saludar.....😝

    Besossss

    ResponderEliminar
  9. de monólogos poemas y otras cosas uno se topa ...claro que uno sabe que el 99,9 por ciento es ficción pero igual gusta retorcer la mirada e inventarle tragedias al autor ... el ser humano es animal peliagudo y poco confiable le gusta hacer y hacerse bola para rodar por el paisaje jejejeje

    salutos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano es complejo, y bueno. Luego hay de todo.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Tomo nota de lo que dices, sobre todo del paseo en bicicleta. Me lo copio para pensarlo. Escribir es muy fácil, escribir bien es muy difícil. Hace falta técnica, conocimientos, vivencias, capacidad, alma y chispa, entre otras, entre otras. Escribir es fácil y se resume a eso, a escribir cada cual lo que le sale y de la forma que sea. A mi me gustaría el primer paseo en bici pero también para eso hace falta tiempo-el de París-, y hace falta trabajo y más cosas que, a falta de tenerlas, acaba una conformándose con dar cuatro tecletazos. Ojú, qué manera de extenderme.
    Besos, muchos Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el empeño de aquel al que le gusta escribir es leer, e intentar aprender algo de técnica junto con una indudable perseverancia.
      Muchos besos, Luisa.

      Eliminar
  11. Entiendo que se pida un nivel en los libros que se leen (que hay cada uno, que en fin), pero ¿en un blog de estos personales? No sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No exijo ningún nivel, ya es bastante regalo que la gente escriba y divierta o entretenga gratuitamente a los lectores que libremente lo acepten. Precisamente esa generosidad me parece que merece el aporte de otro aprendiz, para mejorar o empeorar su discurso. Los blogs son relativamente personales, algo personal es para uno mismo, siempre me choca la paradoja del que dice de su blog -u otros textos publicados- que "escribe para sí mismo", si es así guárdalo en tu cajón, porque si lo exhibes lo estas exponiendo al lector y su crítica, consejo o comentario.
      Por otro lado observarás que en raras ocasiones hago crítica de textos en el propio blog del autor, soy cobarde, hipócrita y poco generoso por ello, lo sé.
      Parafraseo una demoledora crítica que se publico en la prensa hace muchos años sobre el estreno de obra de teatro, el incisivo crítico sólo dijo esto: "Se ha estrenado la obra "tal y cual", de Fulano de Tal. ¿Para qué?"
      Amiga hécuba, esto se podría decir de muchos blogs.

      Eliminar
  12. Mi monólogo favorito está en Hamlet.
    Y en el tuyo.
    Cierto que el monólogo se va desvirtuando.

    Besos, Pitt.

    ResponderEliminar