Seguidores

viernes, 24 de enero de 2020

Palabras en un blog



Escribir en un blog tiene mucho de mensaje en una botella o de sonda espacial. Escribimos y lo enviamos al océano o al espacio de la red, a un destinatario sin nombre, ni rostro, y la incógnita parece acrecentarse aún más ante el infinito potencial de “ojos” diferentes que pueden descifrarlo: los ojos de un espacio del que nada sabemos; que pueden escrutarnos o dejar pasar nuestro mensaje y abandonarlo al frío de las nebulosas.

Al hilo de estos pensamientos recuerdo lo que escribió Lichtenberg en uno de sus cuadernos: “Autobiografía: no olvidar que una vez escribí la pregunta: ¿qué es la aurora boreal?, la deposité en el granero de Graupner con esta dirección: ‘A un ángel’, y lleno de timidez volví a la mañana siguiente en busca de mi recado. ¡Oh, si hubiera habido un bromista que lo contestara!”.

Con esta esperanza nacen también nuestras palabras y, aunque su destino sea invisible, ellas no dejan de volar.

24 comentarios:

  1. Me gusta eso, sobre lo que se escribe en un blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No deja de ser un diario abierto al público.
    En él se inserta todo lo a uno le interesa, desde una frase, pasando por una vivencia y acabando por un objeto.
    Siendo como es personalista, con el bloc invitamos a otras personas a opinar sobre aquello que nos interesa.
    Con el tiempo se perderá. El ser humano va a lo rápido y no admite contraposiciones. Y eso es válido tanto para el "escribidor" como para el lector.
    salut

    ResponderEliminar
  3. En realidad es una forma de desnudarte el alma. Escribimos de mil cosas diferentes, de lo que nos gusta y de lo que no, con lo que nos sentimos bien... y tomamos nuestra dirección. Y, a veces, somos tan valientes que echamos la botella y esperamos la llegada de ese ángel. Otras, nos convertimos en ángel.
    Nuestras letras son cartas al viento. Así lo defino yo. Siempre he dicho que escribo al viento.
    Un beso enorme y me ha gustado mucho esta entrada. Le he visto ternura.

    ResponderEliminar
  4. Podemos tener la sensación del náufrago, dejamos nuestros mensajes y nuestras reflexiones a la deriva, no sabemos quien los leerá, pero esto es como todo, desconocemos el destinatario y no sabemos si se reirá de nosotros o lo haremos llorar, creo que esto poco importa, cada uno con sus sensaciones y su sensibilidad. Al final, sin embargo, se constituye una pandilla de amigos que comparten y opinan, no está mal.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me pregunto si Hoper tendría hoy en dia un blog. De hecho aquí de lo que estamos tratando es de comunicar, de una manera o de otra, y no te engañes, esto acaba en el corrillo endogámico de toda la vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta en especial hoy la entrada por las letras que nos dejas y la imagen.Si lo pensamos bien es cierto que todo lo escrito en la red, es como un mensaje dentro de una botella.
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho tiempo que los blogs y los blogueros ya no estamos de moda. Somos seres virtuales extraños y ajenos en un mundo dominado y secuestrado por youtube, netflix, xvideos, facebook, twitter, instagram, los juegos en línea, etc. Y sin embargo cuando la gente navega en internet en busca de soluciones y respuestas, se da cuenta que en los blogs (también) las encuentra.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Mensajes en una botella, me ha gustado eso...
    Algún día llegan a cualquier isla desierta 😉
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Nunca un ángel ha comentado alguna de tus entradas? En mi blog sí lo han hecho...

    Me gusta imaginarlo como mensajes en una botella, con la suerte de que en este caso sí llegamos a intuir algo de quienes reciben el mensaje.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. De hecho, cada mañana acudo al granero buscando el mensaje.
    Precioso escrito, Pitt.

    ResponderEliminar
  11. Pues si, Pitt. No dejan de volar nuestras palabras, y de vez en cuando se posan en alguien que las lee...¡y quién sabe si no dejarán alguna huella en algún sitio! Muy bonita tu reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No sé qué pensar, las palabras nacen y mueren.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Escribir es una forma de terapia en la que hay muchos loqueros escuchándote...
    Las redes hacen que quede constancia de la recogida de botellas.

    Un beso escritor.

    ResponderEliminar
  14. No se si será un mensaje en una botella al escribir en un blog, lo que sí es que cuando se escribe te liberas, es como un orgasmo placentero.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. A mí me encanta lanzar mi mensaje al mar, sin destino, y cada vez que llega a una orilla nueva, ese día hago fiesta.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  16. yo descubrí, que con lo caos que soy, el blog ordenaba cronológicamente lo que escribía,le daba orden. Ya no pierdo todo, ahora solo pierdo un poco y más ordenadito. Para mi el blog es la caja de botellas

    Abrazo Pitt

    ResponderEliminar
  17. Hola Pitt. Lo cierto es que escribir en un blog puede dar lugar a todo. Cuando comencé con el mio, hace casi cinco años, pensé que haría muchas reflexiones, pero después, empecé a dejar volar la imaginación creando cuentos e historias de otros, por así decirlo. Hoy en día voy mezclando.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  18. Al final, los comentarios son las repuestas a tu escrito en la botella(blog), aunque aquí llegas a "conocer" al que contesta.

    Besos listerine 😉

    ResponderEliminar
  19. ¡Quién sabe en qué mano caerán las palabras!
    Salu2.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias a todos por comentar y, sobre todo, por leer sin esperar nada a cambio.

    Mis queridos amigos.

    ResponderEliminar
  21. Cuando alguien nos lee, agradecemos y lo comunicado ya es portador de la energía del que ha creado, un abrazo feliz!

    ResponderEliminar
  22. Qué buena reflexión, Pitt. Nunca me había planteado esa metáfora, pero sí tenía esa intención de lanzar mis entradas al ciberespacio por si alguien con los mismos intereses o preocupaciones las leía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar