Seguidores

lunes, 14 de diciembre de 2020

Apariencia o realidad

 


Un poco en la línea del comentario de ayer de Tot Barcelona viene este tradicional cuento:

"Te adentras en la oscuridad, sin vislumbrar apenas lo que hay unos pasos más adelante. De repente, te asustas, ves una sepiente enroscada en medio del camino. Antes de que puedas reaccionar, adviertes que se trata solo de una soga. El caso es que te pareció que la soga era una serpiente, antes de darte cuenta de que no lo era. Tu vivencia de la realidad despertó una emoción y puso en marcha la memoria semántica, pero éstas cambiaron radicalmente cuando la ilusión se desvaneció. La causa de la ilusión no fue la soga, que tampoco sufrió cambio alguno por parecer una serpiente. Lo que cambió fue la apariencia de la soga. La apariencia de la serpiente fue real, pero la realidad de la serpiente fue solo una apariencia".

El cuento es una enseñanza metafísica de Sankara, el gran no dualista y exponente del "aduaita vedanta". Percibes tu realidad del mismo modo que percibiste una serpiente en la soga, adscribiéndole cualidades que no le pertenecían.
La verdadera realidad no cambia porque cambie su apariencia. Ciertamente, parece cambiar, pero lo único que cambia es la apariencia. La verdadera realidad no es distinta de tu experiencia (la serpiente es tu experiencia), aunque a ti te lo parezca.
La verdad no es el autor o el creador o la causa de tu percepción, esa responsabilidad te compete solo a ti. Pero, en tu propia naturaleza, no eres distinto de la verdad. Solo pareces serlo. Tú eres la soga.

14 comentarios:

  1. Si me encuentro a media luz la soga que sale en la imagen, también me saca un pedo, lo reconozco.

    ResponderEliminar
  2. Hay un libro muy interesante de Bertrand Russell con el mismo título que expones. Anteriormente podemos recordar a Platón y su simil de la Caverna. Imaginamos cosas a partir de ideas pre-concebidas, PITT. Creo que ahí radica el problema del ser humano. Escuchamos poco y oímos demasiado.
    Gracias por citarme.
    Un abrazo y cuidate, que esto acaba de empezar y han abierto la veda del gasto.
    Salut

    ResponderEliminar
  3. Las apariencias no engañan, son apariencias.

    ResponderEliminar
  4. Un cuento filosófico muy acertado para la realidad en la que nos encontramos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. En este texto comprobamos que la emoción es un lastre que enmascara la realidad. No podremos tener un conocimiento científico y claro si antes no nos deshacemos de las emociones personales.
    Saludos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  6. Hola Pitt, muy bueno el texto. Leí un libro hace tiempo "Inteligencia Emocional". La cabeza nos juega malas pasadas. Era algo así: un hombre estaba obsesionado con uqe le robaban en casa. Una de sus hijas o su esposa, no recuerdo bien, se escondió en un armario. Él pensó que era un ladrón y cuando apareció de pronto la persona disparó el arma y lo mato. Las emociones nos hacen ver y sentir muchas veces lo que no es.


    ResponderEliminar
  7. Interesante entrada, es cierto que nuestra mente puede y es nuestra mejor o peor aliada.Ella nos hace ver cosas que después no son tal como las vimos en una primera visión , cuando nos adentramos es algo totalmente diferente, pero si en ese intervalo hemos cometido un error, ya no tiene solución. Por eso nunca hay fiarse de las apariencias algunas veces son solo espejismos en el desierto . Gracias Pitt me encanto esta entrada. Abrazos el lunes.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pitt, a mi ya me dado un susto nada más ver la imagen ya que tengo fobia a los reptiles.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Me has recordado la película "En el nombre del Padre".
    Se da un caso similar cuando el chico irlandés está sobre el
    tejado con una escoba y los británicos creen ver que está con una escopeta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Al hilo del cuento, este verano vi una serpiente que confundí, por su perfecto dibujo, con un cinturón de piel. Menos mal que se movió, era una variedad venenosa, pero la cosa es que que pasé de la indiferencia a la repulsión inmediata. La realidad seguía siendo la misma, mis sentidos me habían engañado, sin embargo entre la apariencia de lo real y la realidad material y objetivable, hay poca diferencia en nuestra mente. Confundimos continuamente y, lo que es peor, decidimos según esta confusión. Así nos va.

    ResponderEliminar
  11. Este cuento me ha traído a la memoria algo que le pasó a mi madre hace muchos años. Ocurrió que dando un paseo por el campo se encontró sobre una piedra una bonita cuerda de colores, cuando fue a echarle mano se dio cuenta que era una serpiente. Jajajaja. Te puedes imaginar el susto de la pobre mujer ¡Con el miedo que le daban esos animalitos! Las apariencias engañan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Qué buen texto. A mí me encantan las serpientes pero no quisiera encontrarme una venenosa estando por ahí, en medio de la nada, como hago muchas veces.
    Lo cierto es que las apariencias engañan y muchas veces vemos cosas porque estamos sugestionados, o por vivencias que hemos tenido...interesante entrada.

    ResponderEliminar
  13. Ese cuento es muy complicado para mí.
    Salu2, Tristán.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho el cuento, es una teoría con la que estoy de acuerdo. Creo que la realidad es lo que cada uno percibe. No hay una sola aplicable a todo el mundo, porque tenemos la increíble capacidad de crear nuestra propia realidad, como lo de ver el vaso medio lleno o medio vacío ¿quién tiene razón?. Nos pasamos la vida con regla mano midiendo centímetro arriba o abajo ¡qué pérdida de tiempo! en mi opinión.

    ¡Un beso Pitt, buen día!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.