Seguidores

miércoles, 10 de febrero de 2021

Fernando Pessoa

 


   Pensemos en el Bernardo Soares de Pessoa, rebelde y pasivo, fugitivo y sedentario, viviendo entre los otros, en soledad, en su oficina comercial y en su habitación alquilada en un cuarto piso de la Rua dos Douradores de Lisboa.

    Qué bien expresa Pessoa mi pensamiento en este fragmento de su "Poema en línea recta" del heterónimo Álvaro de Campos:

Toda la gente que conozco y que habla conmigo
nunca hizo nada ridículo, nunca sufrió una afrenta,
nunca fue sino príncipe - todos ellos príncipes - en la vida...

¡Ojalá pudiese oír la voz humana de alguien
que confesara no un pecado, sino una infamia;
que contara, no una violencia, sino una cobardía!
No, son todos el Ideal, si los oigo y me hablan.
¿Quién hay en este ancho mundo que me confiese que ha
sido vil alguna vez?
¡Oh príncipes, hermanos míos,
¡Leches, estoy harto de semidioses!
¿Dónde hay gente en el mundo?

¿Seré yo el único ser vil y equivocado de la tierra?

10 comentarios:

  1. Quizá no era merecedor de confesiones el señor Pessoa ja, nunca se sabe! saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí encontramos una serie de denuncias a las máscaras, la falsedad e hipocresía de la sociedad que aún siguen vigentes. El poeta confiesa al lector su inadaptación ante un mundo contemporáneo que funciona por medio de apariencias. Esa es la idea del autor, y la mía propia.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Todos somos semidioses y mediocres depende con y para quién. Y no todo el mundo se merece ese punto de confianza donde el alma de sabre sin tapujos sino a pelo. Pero sin duda un buen pensamiento, nadie es perfecto y quien lo crea mal vamos. AbrAzos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poema crea un panorama del sujeto poético, y también de la sociedad portuguesa de la cual hacía parte el autor.

      Abrazos.

      Eliminar
  3. No lo había leído nunca.
    Me ha gustado.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fueron escritos entre 1914 y 1935. Durante la lectura, nos damos cuenta de cómo el heterónomo concibe a la sociedad y la critica, observando y diferenciándose de los que lo rodean.

      Gracias a ti por pasar.

      Eliminar
  4. Debe ser muy aburrido sólo hablar con gente tan perfecta, que por otra parte aunque no lo digan o digamos, todos tenemos algo que esconder. Es bueno ser locos de vez en cuando o de cuando en vez :-)
    Muy bueno lo que has compartido.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que nos da a entender todo el mundo, esa hipocresía que tantas veces traigo a este blog.

      Abrazos.

      Eliminar
  5. El último verso es demoledor. No me extraña que lo escribiera alguien que está acostumbrado a ver cómo se pone el sol.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tiene que ver con la puesta de sol quien odia y ama?. Gracias, Francesc, por recordame ese cuento de Pessoa. A continuación lo comparto.

      Salud.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.