Seguidores

viernes, 6 de mayo de 2011

Bebelplatz

En el lado sur de Unter del Linden, muy cerca ce la Universidad Humboldt y de St. Hedwig, la iglesia católica más antigua de Berlín, Bebelplatz (antes Opernplatz) conserva una losa de cristal, a través de la cual se puede contemplar una estantería vacía, y una placa con un texto escrito por Heine, gloria de la literatura en alemán del XIX. La frase del último gran romántico podría traducirse como: "Eso sólo fue un preludio, ahí donde los hombres queman libros, terminan también quemando personas". Esto viene a cuento de la violencia, de la incultura, del mercantilismo que nos invade, de la similitud de la quema de libros con la negación de la cultura como un valor social. También fue Heinrich Heine quien escribió:
"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente solución de volverse loca".
Estos textos tienen casi doscientos años y duele pensar que poco hemos avanzado desde entonces, excepción hecha del descubrimiento de la penicilina y el invento de la lavadora, ¡ah! y los blogs.

5 comentarios:

  1. Ahí va una de Unamuno;La locura, la verdadera locura, nos está haciendo mucha falta, a ver si nos cura de esta peste del sentido común que nos tiene a cada uno ahogado el propio.,

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo Pitt. A veces pienso que una vez evolucionamos de mono a humano... parece que ahora empezamos a volver hacia atrás.
    Un saludito desde la platanera.

    ResponderEliminar
  3. Va a ser que si. Tiempos difíciles.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez somos más primitivos, cuantos más avances tenemos, menos civilizados nos volvemos, es una cosa curiosa.

    Sobre los libros, con esto del e-book, pronto nos quitarán hasta las hogueras, no sé, por la parte ecológica está bien, pero un libro, pasar la mano por sus páginas, el olor del papel... creo que no quiero que me quiten eso.

    ResponderEliminar
  5. De un bibliófilo a un misántropo (creo que también bibliófilo): La imagen de la estantería vacía me ha producido dos sentimientos encontrados: Tristeza y sosiego.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.