Seguidores

martes, 18 de octubre de 2011

Una reflexión sobre el Principio de Peter

Esta mañana, tomando café con un compañero (no con Pitt, que está de vacaciones),  posiblemente hablando de matrimonios, divorcios y cosas de éstas, ha hecho una observación que me ha parecido divertida y que estaba relacionada con el Principio de Peter.

Por si acaso alguien no sabe de que va el citado principio (es posible que haya algún lector que no sea aficionado a este tipo de cuestiones/lecturas o, que siéndolo, sea del planeta Marte), lo que dice es que en una empresa la gente es promocionada hasta llegar al nivel de incompetencia.  En el momento en que resulta incompetente ya no asciende más.  A resultas de esto, el trabajo real en una empresa lo realiza la gente que no ha alcanzado aún dicho nivel.  El tal Peter era consultor de temas de recursos humanos y observaba que gente que era, por ejemplo, un gran profesor, terminaba de director del colegio.   En muchas ocasiones ser un buen profesor no implicaba ser un buen director.  De hecho lo que implicaba en ocasiones es que como director era un completo desastre.  Además,  la gente se queda en el nivel de incompetencia ya que quienes lo designaron para el puesto, no quieren reconocer su error.

Bueno, la observación era la siguiente:  "Ser un gran novio o novia, no implica para nada ser un gran marido o esposa, dado que ambas cosas requieren habilidades/características personales distintas.   Es un poco como lo del Principio de Peter." 

Me ha hecho gracia y he querido compartirlo con vosotros.

11 comentarios:

  1. MMM al principio he confundido a ese Peter con un tal Dilbert de unos libros que alternan tiras de prensa y prosa escrita por alguien que habla mucho dle mundo laboral. Pero el principio es el mismo y desde luego que lo conozco y hasta he tenido mucha fe en él mientras trabajaba en ciertos lugares con ciertos gerentes. En cuanto a la observación es adecuadísima. Además está el hecho de que los veteranos en una empresa se esfuerzan mucho enos porque ya tienen el contrato indefinido asegurado y los novatos son los que se dejan la piel. Sigo hablando de novios y esposos.

    ResponderEliminar
  2. Pues gracias por compartirlo porque de verdad, merece muchísimo la pena.
    Es bestial.
    Besos y que descanses.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pepe, que buena analogía planteas. Se da mucho en la burocracia, las personas más incompetentes son ascendidas. Por muchas razones, principalmente para que no le representen competencia a quien los designa. Es todo un rollo.
    Besillos.

    ResponderEliminar
  4. Vale, Pepe y Pitt, las dos caras del mismo misántropo, ahora empiezo a entender...me parece una buena reflexión, pero no creo que las funciones entre novia y esposa sean tan distintas. Si puede explicármelo, se lo agradecería...

    ResponderEliminar
  5. No conocía el principio de Peter, me parece muy lógico y explica muchas cosas. Respecto a la diferencia entre novia y esposa, también estoy de acuerdo, supongo que por eso tantos hombres y mujeres se pasan la vida lamentándose de haber cometido un error al casarse. Ser novia es mucho más divertido, por otra parte.
    Besitos, Pepe.

    ResponderEliminar
  6. Respecto al asunto de la promoción en la empresa.... tengo otra teoría.... hay gente que no vale para dirigir equipos, ni para asumir responsabilidades, ni asumir riesgos.... por otro lado para llega "al top" no tienes porqué ser el más competente en un asunto, sino miremos a nuestro alrededor, pero sí especialmente agresivo. De hecho no lo mejores llegan al top, salvo excepciones, sino los más agresivos.

    Decía un empresario norteamericano que los negocios son un 50% trabajo duro y 50% un buen puro.... está claro que para escalar en la empresa y fuera de ella hay que tener un equilibrio entre resultados y política (relación), volcado en un extremo u otro nada se consigue.... aunque de conseguirlo por algún camino, el de la política suele dar mejores resultados.... mientras uno curra duro, el otro se relaciona...

    Zaragoza es un buen ejemplo de todo lo que comento. Respecto al tema pareja, creo que hablamos de otro universo....

    ResponderEliminar
  7. es verdad, en las macroorganizaciones burocráticas se asciende, en general, por cualquier cosa menos por méritos.Y más hoy cuanto todo funciona con un Figura y su equipo, como los caballeros feudales, en bloque todos.

    Novios/as, casados/as: yo creo que es que la situación cambia: se pasa del tiempo de las ilusiones -todo parece posible e ideal- al tiempo de las realidades -la realidad siempre gris- como los políticos en la oposición y en el poder.
    Interesante blog. Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  8. Es un principio interesante, pero no me gusta el final jajajaja.
    Es una verdad como un templo. El problema es que nadie sabe cuando parar y permanecer donde uno es útil de verdad. La mayoría de ellos ni siquiera son conscientes de sus limitaciones...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, gracias a todos por vuestros comentarios.

    Ada: Creo que algunos de los comentaristas de esta entrada, como Jana de la niebla y José Antonio del Pozo, dan respuesta a la cuestión que planteas.

    Antonio Saz: Si pasamos al tema de la política, podríamos pensar que para gobernar no hace falta ser bueno gobernando, sólo ganando elecciones... Mejor no me meto más en estos temas...

    ResponderEliminar
  10. Genial, esa teoría explica tantos y tantos fracasos que ....
    Hay una que que me gustará alcanzar para saberlo: Ser bisabuelo.
    Magnifico Blog, te/os robo, con la firma, claro, esta blogueria.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que es muy acertado el ejemplo del profesor, ser un buen docente y saber transmitir, no lleva implícito ser un buen gestor, de la misma manera que hay personas con conocimientos muy profundos en determinadas materias, pero no sirven como docentes. En el tema de las parejas, creo que la convivencia y sobre todo la rutina, arruinan a los novios/as perfectos, que quizá, no lo eran tanto.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.