Seguidores

jueves, 24 de enero de 2013

El mundo es un texto

Ocurre con las palabras, con las ideas y, espero, con las ilusiones. Como escribió Wittgenstein: "Algo rojo puede ser destruído, pero el rojo no puede ser destruído y es por eso por lo que el significado de la palabra rojo no depende de la existencia de una cosa roja".

10 comentarios:

  1. ¡Como el amor! puedo dejar de amar a "X", pero el amor allí queda, para cuando aparezca otro a quien amar.
    Anís y un beso.

    ResponderEliminar
  2. No se destruye por mas que muchas veces, ese sea el deseo.
    En todo caso lo que si se destruye, es uno mismo; y ese es el peor error luego de tan bella creación ;)

    Besote

    ResponderEliminar
  3. Olvidaba... Para cuando mi entrada de Bienvenida???
    Anónima o no, te sigo igual.
    La espero con ansias y todos los honores,jajja

    Besote doble.

    ResponderEliminar
  4. Aunque esto sea muy típico al leerte lo he recordado: por mucho que la rosa no tuviera su nombre, seguiría desprendiendo su peculiar perfume. Siempre releyéndote y meditando tus palabras.....

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé... y yo que a veces creo que se gasta... :-/

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ese es el verdadero milagro de las palabras.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, el rojo no existe porque solo es una percepción que tenemos cuando los fotones rebotan en un lugar y en una cierta longitud de honda nos llegan al ojo que lo interpreta como color. Solo vemos fotones rebotados entre 618 y 780 nm(creo que esta era la frecuencia pero no me hagas caso que lo leí hace poco y ya lo estoy olvidando). Wittgenstein pudo poner como ejemplos nabos y peras, o zanahorias y melones.

    ResponderEliminar
  8. El rojo, (o el amarillo), no pueden ser destruidos, pero pueden ser distorsionados para que sean odiados. Es más práctico que pretender acabar con todo el color y mucho más efectivo.

    ResponderEliminar
  9. Todo es según la percepción de las cosas ya que es como todo, como la gente que ve el rojo verde...

    ResponderEliminar
  10. Impresionantes los análisis de Wittgenstein. Escarbando y hallando en la lógica y en el lenguaje. "Los límites de mi lenguaje, son los límites de mi mundo".

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.