Seguidores

jueves, 4 de abril de 2019

Relatos jueveros: Las horas de los miedos subterrráneos

Desde el blog de Neogéminis nos llega la propuesta de este jueves.



Estaba en el estrado dispuesto a leer mis poemas y nunca pensé que fuese tan difícil, hasta el punto de temblarme la voz y las manos.
Leía los versos ante aquel auditorio lleno de personas ciegas y sentía que cada frase debía superar la prueba de la oscuridad.

38 comentarios:

  1. A veces la oscuridad es propicia para entender lo que a plena luz no somos capaces de ver. De hecho, muchas veces es en esa opacidad, donde nacen los versos más hermosos.

    Breve, profundo y evocador...

    Un placer leerte, Pitt.

    Bsoss, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una metáfora sobre la trascendencia que deberían tener las palabras, que fueran capaces de crear una imagen donde sólo existe un sonido. Pocos los consiguen.

      Gracias.

      Besos.

      Eliminar
  2. Has elegido algo difícil de hacer ..y es que con unas frases has logrado darnos una idea del miedo a la oscuridad y al tener que hablar ante un público que no te ve , solo siente tu voz con ella es suficiente para saber que es lo que quieres transmitir ..
    Me gusto enfoque que le diste al proyecto de este jueves .
    Un abrazo y estas que te sales..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El escritor siempre debería temer no transmitir al lector, en este caso, sólo con su palabra sonora, sin poder releer.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  3. Y el miedo fue vencido y el resultado satisfactorio
    👍

    ResponderEliminar
  4. "Las horas de los miedos subterráneos"

    A menudo he implorado a las sombras que se aparten de tu camino y el mío, son como rehalas errantes, listas para devorar cualquier deseo.
    Esta es la última vez que te arrastro a mis noches insomnes, que mis emociones se disparan cuando entre mis labios vibra tu nombre. La última vez que forzo tu cercanía para que todo termine en lo mismo.
    Tú allá y yo contigo.

    😀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado de piedra. Inmenso. Intenso. Belleza e intensidad.

      Eliminar
    2. El recuerdo de tu ausencia es más triste que la profunda noche del Erebo. Servirte como el esclavo llena una copa, ver humedecerte los labios con el brebaje y volver hacia mí la negrura de tus hermosos ojos abrillantados y suavizados por una lucecita de vivo resplandor. Un ramo de flores de loto, de un azul celeste las unas, las otras de un rosa delicado como las yemas de los dedos de la gran diosa Isis.
      Tú allá y yo contigo.

      Eliminar
    3. A veces, la noche te nombra, su oscuridad sujeta mi mente, aspiro lento y profundo y te busco entre sus sombras y abismos... y te encuentro, adherido a mi pecho, como herida latente, que sana por fuera y duele por dentro.
      Tú allá y yo contigo.

      Eliminar
  5. Comprendo el nerviosismo de tu protagonista. No se puede expresar mejor en menos palabras.

    ResponderEliminar
  6. Cuando tienes miedo a hablar en público, la gente te dice... Piensa que están desnudos!!!
    Pero si son ciegos (de verdad) pues no sé qué decir jajaja me he quedado afónica de golpe. 🙂 Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ciego con la sensibilidad auditiva a flor de piel.
      Besos.

      Eliminar
  7. Contundente y redondo. Un placer leerte Pitt. Muchas gracias por participar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Con escuchar tus poemas sera suficiente, los ciegos ven y sienten, lo que otros no pueden...saludos

    ResponderEliminar
  9. Los ciegos deben de sentir la voz de otra manera mas intensa que los que vemos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la gran responsabilidad que debe tener el orador.

      Besos.

      Eliminar
  10. Muy bueno, amigo. Hoy yo también me vestí de ciega, como tus espectadores

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. En pocas palabras lo has dicho todo.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
  12. Los versos al desnudo y el alma más expuesta.
    Me gusta mucho este texto.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Cuando cierras los ojos todo en tu entorno se agudiza, haz la prueba. Buen texto mis felicitaciones.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  14. Hay miedos que cuando salen, los primeros sorprendidos somos nosotros mismos.
    Muy bueno tu micro-relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
  15. La voz es un instrumento magnífico, y las palabras en determinadas voces, cobran vida. Existen personas que te pueden hacer temblar todo con un sólo fonema, con un pequeño susurro... pero eso es un don que pocos poseen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso también causa temor la responsabilidad implicita en la voz.

      Un beso.

      Eliminar
  16. En ocasiones, somos una pequeño saco de canicas con miedo de que se abra y caigan sin saber cómo recogerlas. Enfrentarse a uno mismo ante los demás no es tarea fácil, pero hay que estar dispuesto. Los caballos galopan dentro pero nuestras son las riendas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que lo hiciste bien y que tus poemas traspasaron sus almas. Besos.

    ResponderEliminar

  18. Hola Pitt,
    Me encanta! Es de lo más original, dices mucho en un micro conciso pero contundente.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  19. A veces no es necesario ver con los ojos lo que puedes imaginarte con las palabras.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
  20. Contundente, conciso y estremecedor micro-relato.

    Un abrazo, Pitt

    ResponderEliminar
  21. Puede que la audiencia note el temblor en la voz, pero a veces las presiones nos las ponemos nosotros mismos. Me ha encantado.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.