Seguidores

lunes, 3 de octubre de 2011

Fragancias

El aroma de una persona puede llegar a constituir una seña de identidad tan reconocible que uno pueda cifrar en ella toda una relación amorosa.

10 comentarios:

  1. Nenuco o BLV II de Bulgary


    Marikosan

    ResponderEliminar
  2. Buen ejemplo de ello es la novela El perfume.

    ResponderEliminar
  3. Pero entonces puede resultar muy engañoso, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Querida Jana, amar y tener juicio apenas si está concedido por los dioses.

    ResponderEliminar
  5. Que curioso Marikosan: Bvlgari pour homme Extréme.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que confesar que la novela de Süskind me impactó muy positivamente.

    ResponderEliminar
  7. yo tengo fijaciones fortísimas con los aromas, cada perfume que usé en determinada etapa de mi vida se quedó grabada con el recuerdo de la persona que estaba a mi lado en ese tiempo, de modo que cuando vuelvo a esos aromas es inevitable recorda a ese alguien... qué intesidad no?

    ResponderEliminar
  8. Así es como ocurre, es la magdalena de Proust. También con los besos, un día hablaremos de los besos.

    ResponderEliminar
  9. Curiosamente los aromas también fomentan la misantropía. Al menos en el autobús, sobre todo en verano, a mi me pasa.

    ResponderEliminar
  10. El aroma dice mucho de una persona, además activa la química entre dos personas que se gustan.

    Un abrazo perfumado, Pitt!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.