Seguidores

jueves, 23 de agosto de 2018

Relatos jueveros: Un pañuelo y una corbata



Para participar o leer todos los relatos aquí

El pañuelo y la corbata

1915. Era poco más de mediodía y se desató el caos. Las explosiones. El pánico que sólo dejo paso al terror. Un hombre de mundo que viajaba con su esposa mantuvo la calma, vacío una botella y le pidió el pañuelo a su mujer, se desanudó su corbata de seda, y le dijo: Siempre juntos. Introdujo ambos en el interior del envase junto con algo que escribió en la misma etiqueta del vino: "No encuentro otro papel. Adiós. Nos hundimos con el Lusitania".
Este mensaje apareció flotando dentro de aquella botella en las costas de Irlanda bastantes años después de que un submarino alemán echara a pique aquel orgullo -lujo, vapor y hierro- del Atlántico Norte.

39 comentarios:

  1. Dentro de todo el caos y lo que pudo ser olvido ... un mensaje, emotivo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay un momento para un mensaje, incluso en una botella.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Qué pena... y que detalle tan bonito el del pañuelo y la corbata...

    Muchos besos, Pitt.

    ResponderEliminar
  3. Impactante, amo las historias de barcos y naufragios, me ha encantado . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier, las verdad es que el mar, la navegación han sido argumento de maravillosas novelas, relatos, de literatura al fin.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Fantástico... Un relato muy bueno , espero que el matrimonio se salvaran.
    Te deseo una feliz noche besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí, se salvaron y se retiraron a vivir a un pueblo de la meseta de nuestro país precisamente, bien alejado del mar, que por algo dijo Goethe que España era 'el bello país del vino y las canciones'. Pero esa es otra historia.

      Besos.

      Eliminar
  5. Bien. Como la vida misma.
    El final presumo que no es feliz, pero pocos finales son felices.
    El final, es eso, final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de escribir relatos es que el final lo puede poner el escritor e incluso el lector como en este caso.

      Eliminar
  6. En el fondo fue una reacción inteligente
    tenía razón
    fueron los únicos inmortales
    pues "un hombre es recordado, cuando su nombre es revivido"

    Ésa corbate y ese pañuelo, era parte de ellos, de su ADN, de sus gustos de su identidad y de ese momento, y eran conscientes que si la botella se libraba, también se libraban ellos, pues su historia sería contada.

    Y así está siendo

    Bss Piiittt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres ese lector activo con el que sueñan los escritores, ese lector inteligente que sabe completar la historia que cuenta un texto, porque no se debe decir todo lo que deseas al escribir, sino dejar una franja de interpretación para que el relato respire, menos es más, porque cuando lo leen personas como tú le confieren el remate personal que resulta ser como una extensión de lo inventado por el autor.
      Gracias por existir, también lo agradecen los protagonistas.

      Besos, Almatina.

      Eliminar
  7. Me encantó tu relato, a pesar del trágico desenlace.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Myriam. Es una opinión que valoro mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha encantado. Tu si que eres romántico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, voy a terminar siendo un misántropo romántico.
      Gracias.

      Eliminar
  9. Una botella que mantenía vivos dos corazones latiendo al unísono. Muy buen relato con las prendas que proponían.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en matizar "con las prendas que proponían", porque si el tema hubiera sido "dos corazones latiendo", convierto al protagonista en un aristócrata que viaja con su valet al que le ordena que una vez muertos su esposa y él mismo, sean los corazones de ambos los que introduzca en la botella.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. En el momento más oscuro siempre brilla la luz del amor.
    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque hay que reconocer que los tienes que tener bien puestos y la señora, también, que si no le entra el atque histérico y se ha fastidiado el romanticismo.

      Gracias por esos besos enormes. Igualmente.

      Eliminar
  11. Buenísimo, aunque triste.
    Te dejo un abrazo, Pitt.

    ResponderEliminar
  12. Que historia tan triste, romántica pero dolorosa. Siempre las guerras truncado las cosas más puras! Original tu historia, Pitt. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Más que lo escrito en papel, lo que hizo y lo que dijo a ella, triste y romántico.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que los relatos tienen que ser la conjunción de dos o más historias, el papel refleja la relaidad, los complementos, lo sentimental.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Es un relato para volverse un misantropo. Y la vez para dejar de serlo, por como se comportó el protagonista y su esposa.

    ResponderEliminar
  15. Atarse a la vida aún cuando la muerte trunca el amor. Precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O atarse al amor cuando la muerte tranca la vida.
      Muchas gracias.

      Besos.

      Eliminar
  16. Y ese acto en si los hizo inmortales....bellisimo, besos.

    ResponderEliminar
  17. No sé que me gusta más últimamente, si tus relatos o como interactúas con tus lectores.
    Tus ganas, tus desganas, si te provoca (para bien o para mal) algún comentario o envías algún mensaje subliminal.
    Sin animo de juzgar y/o cotillear me siento de cuando en vez como James Stewart en "La ventana indiscreta" dando juego a mi sesera.
    ¡Que!¿Ya menos calor, no?
    Un saludo estimado Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, ten cuidado, recuerda, tomando como pie "la ventana indiscreta", la frase que dice Stella (Thelma Ritter) en la película: "Nada ha causado más problemas a la raza humana que la inteligencia".
      Mira que eres suspicaz y larga, creo que capaz de causar muchos problemas, jajajajaja.
      Aquí el calor a días, si hace viento, las noches son frescas, si se para, otra vez calor. El tiempo va cambiando. ¿Lo quieres en clave romántica?:
      Se ha ido la luz, pero está todavía. Como un recuerdo o un presentimiento. Como el amor, que se va mucho antes de irse, y permanece hasta mucho después de haberse ido.

      ¿A esto te refieres con interactuar? Jajajajajaja.

      Un saludo estimada amiga.

      Eliminar
  18. "Siempre juntos...."
    La emoción me invade...

    ResponderEliminar
  19. Vaya arsenal de corbatas se carga tu protagonista. Lo mismo le han de abundar las anectdotas sensuales. Muy bien planteado.
    Saludo

    ResponderEliminar
  20. Breve pero remueve sentimientos tu texto. Es breve, ágil, emotivo y ...trágico. No te he leído antes porque estoy hospitalizada. Gracias por participar
    Saludos

    ResponderEliminar