Seguidores

lunes, 1 de noviembre de 2010

Sólo amor

Un hombre conoció a una hermosa mujer y decidió casarse con ella.
Ella le dice:
- ¡Pero, no sabemos nada el uno del otro!
Y él responde:
- No es problema, nos iremos conociendo con el tiempo.

Ella accedió.
Se casaron y se fueron de luna de miel a un lujoso resort.
Una mañana, estaban tumbados junto a la piscina cuando él se levantó, subió a un trampolín de 10 metros, realizó una
perfecta demostración, de todos los saltos que existen y luego volvió junto a su esposa.

Ella le dice: - ¡Ha sido increíble!
Y él responde:
- Fui campeón olímpico de saltos ornamentales.
Ya te dije que nos conoceríamos con el tiempo'.
En esto ella se levanta, entra en la piscina y empieza a nadar, ida y vuelta a una velocidad impresionante.
Después de 30 vueltas, sale del agua y se tumba junto al marido.

Él dice:
- ¡Estoy sorprendido! ¿Fuiste nadadora olímpica?
Y ella contesta:
- No. Puta en Venecia y atendía a domicilio...

10 comentarios:

  1. Vaya! el marido debió quedarse sorprendido al enterarse de que era italiana.

    XD

    ResponderEliminar
  2. Creo que jamás terminas de conocer a una persona, por muchos años que duerma a tu lado. De hecho creo que dos personas que comparten lecho con el tiempo pueden convertirse en dos extraños, más de lo que pudieron ser.

    ResponderEliminar
  3. Yo en veranito en la playa...es lo primero que pienso al ver a las socorristas nadar.
    Y digo yo: ¿Tan poco ganan las "lumis" en italia que han de buscarse la vida aquí?


    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente Piedra, sólo le sorprendió que fuera italiana; pensando que era... ¿francesa?
    Todo el mundo sabe que cuando no hablan las mujeres es cuando más mienten.

    ResponderEliminar
  5. Una vez más, tengo que darte la razón, los silencios de una mujer tienen dos causas, reproches o mentiras.

    ResponderEliminar
  6. Cuando estamos calladas, tb podemos reflexionar sobre "vosotros", los hombres, esos especímenes raritos que nos vuelven locas. ¿Cómo puede ser eso con lo inteligentes que somos nosotras?? Ainss...

    ResponderEliminar
  7. Pues me ha hecho reir el chistecillo. Podría reflexionar sobre él pero es que con la gracia que me ha hecho no necesito más. Esto es repelente para el romanticismo cursi. Por eso me gusta.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajajajajajajaja! Justo lo que necesitaba, una dosis de humor.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.